18 abr. 2020



Silvia Ferreyra, de Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLa), dialogó con Hasta que vuelvan los abrazos sobre la violencia de género antes y durante el aislamiento preventivo, social y obligatorio. El disparador fue el femicidio de Camila Tarocco apareció en una bolsa, semienterrada, a doscientos metros de la casa del principal acusado. (Por La Retaguardia)

🎤 Entrevista: Giselle Ribaloff/Fernando Tebele
✏ Redacción: Andrés Masotto
💻 Edición: Pedro Ramírez Otero/Fernando Tebele


"Nosotros desde MuMaLa no nos resignamos a seguir contando casos como este, a seguir contando femicidios día tras día. Nosotras hace pocos días, el 9 de abril, dimos a conocer el resultado de los primeros 100 días de femicidios en Argentina y llegamos a la cifra de 82 femicidios. Y tenemos a la vez 61 casos de intentos de femicidio aparte de estos 82, que ahora son 83 con el de Camila. Y tenemos además otras 14 muertes violentas que están en investigación que se suman y dejan como saldo 96 muertes por violencia machista. Y nos parece que sacude, porque toda la sociedad está sensibilizada aun en cuarentena. Nosotras tenemos que la cuarta parte de estos femicidios se dieron a partir del 14 de marzo, cuando empezaron las medidas de restricción por la pandemia”, empezó a enumerar Silvia Ferreyra, integrante de Mujeres de la Matria Latinoamericana, horas después de que Camila Tarocco, de 26 años y mamá de dos niños, sumara otra víctima más.


Aislamiento social y machista

Apenas decretada la cuarentena obligatoria, muchos sectores empezaron a preguntarse qué hacer con las personas que, a partir de ese momento, estarían obligadas a aislarse en la casa que comparten con su agresor. "Nosotras tuvimos hace una semana una entrevista con gente del Ministerio (de las Mujeres, Géneros y Diversidad) justamente por una carta que habíamos acercado días atrás, solicitando algunas medidas de urgencia en el marco de la pandemia. Le planteamos la necesidad de instrumentar mayor coordinación, mayor celeridad, entre el Ministerio Público Fiscal, la justicia y las fuerzas de seguridad que son las tres instituciones que actúan cuando se presenta una denuncia por violencia de género” señaló Ferreyra. Y continuó: “También acercamos la propuesta de mayor asistencia a nivel local, porque a pesar de la cuarentena nos parece que todas las oficinas, secretarías y direcciones de género a nivel local necesitarían ser tomadas como servicios esenciales y que no detengan su asistencia, que desplieguen mecanismos para poder tener llegada a todas las personas que lo soliciten. También ampliar la cantidad de plazas dispuestas para las situaciones de emergencia, porque los refugios, los hoteles y las casas de mujeres se cuentan con los dedos de una mano y hace falta instrumentar medidas de urgencia para localizar a las víctimas en lugares más seguros. Ayer hubo una reunión de autoridades del Ministerio con tres titulares de la cartera de Justicia y Seguridad, pero nos parece que las medidas son urgentes para que haya más protección para las víctimas".

El rol de los medios

Hace un mes que la agenda de los medios de comunicación, sobre todo de los tradicionales, está ocupada por la pandemia de coronavirus. Pero, como denuncian muchas agrupaciones y colectivos, en Argentina hay otra epidemia un tanto postergada informativamente: la violencia machista. La integrante de MuMaLa reforzó la necesidad mantener la problemática en la agenda mediática: "Me parece que tiene que haber una alerta en toda la sociedad. Yo creo que lo peor que podemos hacer es naturalizar esta situación, y en muchos casos se cae en ese lugar de esperar a que se dé con el paradero de la persona buscada y no difundimos con suficiente fuerza. Pero nos parece que en ese sentido hace falta seguir en alerta. Es importante que no se detenga esta cadena de alerta al conjunto de la sociedad. Pero también sabemos que la principal tarea la tiene el Estado, que es quien tiene más herramientas y dispositivos para poder llevar adelante esta tarea en el caso de la desaparición de las pibas. Es importante, también, lo que se hace desde la justicia. Porque en los primeros días de la cuarentena, en los casos de Claudia Repetto y otra piba en Lanús, nosotras vimos que la primera hipótesis de la justicia en caso de desaparición tiene que ser violencia de género y femicidio. Entonces eso tiene que orientar la búsqueda para hacerla más efectiva. No averiguación de paradero como sucede en muchos casos", finalizó Silvia Ferreyra.

0 comentarios:

Publicar un comentario