21 abr. 2020



“Nos alegra ser reconocidos en todo el mundo a través de los aplausos, pero la realidad es que así no podemos vivir”, comentan las trabajadoras del Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora sobre la situación de la Institución en el contexto de la emergencia Sanitaria por el coronavirus. Una recorrida por el hospital y entrevista de Agustina Salinas a las enfermeras Marta Romano y Natalia Ledezma, ambas delegadas de ATE Sur y al trabajador de Limpieza del Hospital, Martin Román, miembro de la comisión directiva del mismo sindicato.  (Por La Retaguardia)

🎤 Entrevista: Agustina Salinas ✏ Redacción: Agustina Salinas 💻 Edición: Rosaura Barletta 📷 Fotos: Agustina Salinas


“Los y las trabajadoras de la salud perdieron más del 50% del  poder adquisitivo en los últimos años y algunos salarios están por debajo de la canasta familiar”, dice Martin. En el marco de la emergencia se evidencia aún más la precarización en los modos de trabajo, la falta de recursos y capacitaciones para enfrentar la emergencia sanitaria cuyos picos máximos de contagio ocurrirán en las próximas semanas. Las enfermeras nos comentan sobre el riesgo sanitario al que se enfrentarán cuando se deba profundizar la atención a personas que estén infectadas por el Virus Covid-19. “Es realmente preocupante la escasez de insumos que envían desde el Ministerio aunque se refuerzan con donaciones que nos hacen, no es suficiente”, agregan. Están alerta ante tantos trabajadores de la salud de otros hospitales infectados con el virus y puntualizan en la necesidad de contar con los insumos básicos como alcohol en gel, productos de limpieza, camisolines, antiparras. A esta carencia de insumos se suma la falta de trabajadores, camilleros y personal de limpieza necesarios para una correcta atención por sectores. Informan que hay déficit de recursos humanos para la capacidad que debería albergar la institución: se necesitan 80 enfermeros para poder cubrir la demanda. Estos reclamos no son nuevos, pero ahora se vuelve urgente que se salde esa falta de personal para cubrir de una manera adecuada a los posibles infectados y mantener las atenciones actuales del hospital.
Al requerimiento de personal se le suma la falta de insumos: “Tenemos solo una botella de alcohol por día para desinfectar a más de 100 pacientes“, dice Marta. Su compañera agrega: “Cuando comenzó la cuarentena nos empezamos a preparar con lo que teníamos a mano: yo me traje la mascarilla que usé en 2009, por la gripe porcina”. Los trabajadores mantuvieron reuniones con Directivos del Hospital para alertarles sobre la escasez de insumos básicos. Hay faltantes de Barbijos N95, los necesarios para el cuidado esencial. "La mayoría de los recursos que recibimos son materiales donados y bastante escasos", comenta Martín. Ante la consulta sobre si recibieron algún tipo de capacitación, responden: “Estamos teniendo algunas reuniones entre compañeros y compañeras pero no hay información ni capacitación. Todos tenemos miedo de infectarnos, estamos en contacto directo con pacientes y más allá de ser rigurosos en nuestra higiene, el temor siempre está. Entre nosotras nos rotamos en los puestos para cuidarnos, y nos contenemos así”.
En el recorrido por el hospital, los carteles demuestran que los reclamos de los y las trabajadoras no son solo salariales, también el reconocimiento como profesionales de la salud viene hace tiempo.  Son la primera línea de atención ante la pandemia, además de otros trabajadores igual de esenciales, aquellos que realizan la limpieza de hospital. Quienes se encargan de esta tarea están  contratados desde la gestión previa a través de la empresa “Distribon” que terceriza el servicio y con la que mantienen conflictos salariales. Los trabajadores se organizaron y mantuvieron un paro de tareas para exigir que les paguen sus salarios. Desde el decreto de la cuarentena el 20 de marzo pasado, y aún sin cobrar, decidieron ser parte de la primera línea y están realizando las tareas de limpieza normalmente. Sus compañeros del hospital están intentando resolver colectivamente la situación irregular de los 13 trabajadores de limpieza para afrontar de una mejor manera el ritmo de trabajo que se avecina. A la fecha pudieron cobrar sus sueldos al 50% del sueldo del mes de marzo.
Además de las dificultades ante el Coronavirus, la problemática que enfrentan es la de la infección por dengue: de un total de 459 casos en la región sexta de salud (abarca las localidades de Ezeiza, Berazategui, Lanús, Quilmes, Avellaneda, Florencio Varela, Almirante Brown, Esteban Echeverría y Lomas de Zamora), 80 se concentran en el Municipio de que dirige Martín Insaurralde. Los casos confirmados de coronavirus en estas localidades ascienden a 96. El Hospital Gandulfo cuenta con un sector preparado para atender a 20 pacientes con Covid-19. Hasta la fecha se reportan dos casos confirmados en el hospital. Hubo muchas consultas de personas con sospechas de infección, pero sus análisis dieron negativos.










0 comentarios:

Publicar un comentario