3 may. 2020


El sábado 2 de mayo, 14 trabajadoras del Área de Fortalecimiento Familiar de la Municipalidad de Tigre fueron despedidas. En este contexto complejo, el Intendente Julio Zamora (Frente de Todos) decidió recortar un área sensible y clave para el abordaje de situaciones de violencia, que se han incrementado por el aislamiento social obligatorio. (Por La Retaguardia)

✏ Redacción: Rodrigo Ferreiro
💻 Edición: Fernando Tebele
📷 Fotos: Cicop

Que el día del trabajador y trabajadora tiene un sentido diferente según las banderas ideológicas que flameen en cada corazoncito es harto conocido. Sin embargo, no se puede negar que siguen apareciendo conmemoraciones originales. Despedir trabajadoras en el fin de semana inmediato posterior al recuerdo de los mártires de Chicago difícilmente tenga parangón con nada. Al massista rosarino Julio Zamora le corresponde la cocarda.


“El sábado las compañeras reciben un llamado de un particular, que no identificaban entre sus coordinadoras o autoridades municipales”, comienza el relato de una trabajadora del Programa. “Ahí, les avisan que su contrato, ya vencido porque debía renovarse el 1° de Abril, no continuaba. Por supuesto, ellas habían consultado qué estaba sucediendo. Pero las respuestas de sus superiores eran evasivas, desentendiéndose de la situación”.


Conviene recordar los nombres de quienes toman o avalan decisiones. El quinteto está conformado por: Cecilia Ferreira en la Secretaría de Desarrollo Social y Políticas de inclusión, Natalia Reynoso en la Subsecretaría de Políticas de Género y Diversidades, Graciela Basso en la Dirección General de Promoción y Fortalecimiento Familiar, Aldana Aguirre en la Dirección General de Políticas de Género y Violencia laboral y Nadia Olivieri en la Dirección y Coordinación de Infancia Adolescencia y Familia.


El testimonio de la trabajadora tigrense continúa. “A esto se suma que existen 21 trabajadoras monotributistas que aún no renovaron contrato y siguen sin respuestas. A otras 2 trabajadoras, que están en planta transitoria, les dijeron que les iban a acortar las horas de trabajo, reduciéndoles el sueldo. Existen otras áreas con descuentos importantes en marzo, con eliminación del pago de horas extras y reducción de horas, Deportes y Cultura son las más afectadas. Por otro lado, todas las despedidas son mujeres y no está de más comentar que el 50 % de los trabajadores y las trabajadoras tiene contrato monotributista”.





La decisión política de ajustar un 20 % de la planta de trabajadoras y trabajadores en un área tan sensible, si bien nunca es aceptable, no se toma en el momento más adecuado. “Si en nuestro laburo cotidiano, en contextos normales tenemos mucho trabajo, precario, con múltiples tareas, y contratos que no se renuevan cuando vencen, imagínense en un marco complejo y de excepción como el actual, porque somos un servicio esencial, que trabaja con niños, niñas y adolescentes en situación de maltrato y abuso sexual, y con mujeres en situación de violencia, cuestiones agravadas en el contexto actual de aislamiento. Estas medidas afectan a 10.500 niños y niñas y adolescentes y a 17.500 mujeres ”, describe la trabajadora.


Ante estas medidas adoptadas por el municipio, que incluso viola el Decreto de Necesidad y Urgencia 329/20 (Prohibición de despidos en cualquier área), las trabajadoras y los trabajadores ya comenzaron a pensar acciones para visibilizar y denunciar, tratando de modificar la decisión del intendente Julio Zamora. “Nosotras venimos haciendo un proceso de organización y de lucha con Cicop (Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires) desde hace tres años. Logramos remover en noviembre de 2019 a Víctor Molina, Director de Infancia, por maltrato laboral, violencia de género hacia las trabajadoras e incompetencia como funcionario público” explica la trabajadora consultada. Prosigue, realizando una lectura atendible y que se observa habitualmente por parte de las patronales: “Creemos que esto también debe leerse como una represalia en torno al trabajo sindical y de lucha que venimos llevando a cabo”. Y cierra, anunciando la jornada de lucha: “Estamos pensando una medida de fuerza para el Lunes 4 de mayo, a las 10 de la mañana. Una concentración frente al Palacio Municipal de Tigre, en Avenida Cazón 1514, para reclamar la renovación de los 35 contratos suspendidos, que abarcan el área de Fortalecimiento Familiar y otras, y la reincorporación de las 14 compañeras. Habrá una radio abierta, una asamblea y la participación de diferentes organizaciones de la zona junto con la comunidad tigrense”.

0 comentarios:

Publicar un comentario