10 may. 2020



Hace algunas semanas, el futbolista de Boca Juniors Sebastián Villa fue denunciado por su expareja, Daniela Cortés, por violencia de género. Primero en redes sociales y luego ante la justicia a través de la Fiscalía N° 2 de Esteban Echeverría, Cortés acusó al jugador por amenazas y lesiones y pidió una restricción de acercamiento. Para ahondar sobre el tema, Sol Baracat, integrante del colectivo Feminismo Xeneize, habló en el programa Hasta que vuelvan los abrazos y contó el trabajo militante que realizan las pibas en los clubes para visibilizar la problemática de violencia machista dentro de las instituciones deportivas. (Por La Retaguardia)


🎤 Entrevista: Giselle Ribaloff/Fernando Tebele
✏ Redacción: Diego Adur
💻 Edición: Pedro Ramírez Otero
🖍️ Ilustración: Lorenzo Dibiase

La denuncia por violencia de género que realizó vía redes sociales Daniela Cortés contra su expareja, el futbolista colombiano de Boca Juniors, Sebastián Villa, tomó amplia repercusión. La mujer relató en un video cómo el jugador la maltrataba, la golpeaba y hasta contó que perdió un embarazo por sus golpes. Si bien el futbolista lo negó, aludiendo que nunca le había levantado la mano a una mujer, las acusaciones fueron ratificadas frente a la fiscal Verónica Pérez, de la comisaría de Esteban Echeverría y se emitió un pedido de restricción de acercamiento. El club Boca Juniors, quien tiene contratado a Villa, emitió un comunicado donde expresa su voluntad para ponerse a disposición de la justicia.

La visibilización de estas situaciones es cada vez más frecuente en el ambiente del fútbol, donde hace algunos años la violencia de género estaba completamente silenciada. Las organizaciones feministas son las grandes responsables para que esto suceda y más cuando funcionan dentro de los clubes de fútbol o, al menos, en torno a ellos. Es el caso de Feminismo Xeneize, un grupo de pibas de Boca que decidieron juntarse para problematizar sobre la cultura patriarcal dentro del mundo del deporte. Sol Baracat es integrante del colectivo y contó acerca del manejo de esta denuncia en particular: “Apenas vimos el comunicado de Daniela en las redes sociales, desde Feminismo Xeneize empezamos a tejer redes para poder comunicarnos con ella y dejarle algún contacto, brindarle asesoramiento y contención. Cortés realizó las denuncias, pero no sabemos muy bien sobre el acompañamiento que está recibiendo y es una de nuestras mayores preocupaciones”, aseguró Sol e instó a que el club llevara adelante un protocolo especial para situaciones de este tipo: “Las instituciones deportivas todavía muestran dificultades para estar a la altura de las circunstancias cuando tienen jugadores, que son empleados, denunciados por violencia de género. Se podría solucionar si entraran protocolos dentro del club. Por ejemplo, la Ley Micaela para capacitar a dirigentes y que los comunicados y acciones estén atravesados por una perspectiva de género, para que se tenga en cuenta el acompañamiento a las víctimas y no ser tibios a la hora de tomar un rol determinante en estas situaciones”, expresó.

La militante contó que el origen del colectivo surgió a partir de las elecciones a presidente de Boca del año pasado y que si bien no forman parte de la política del club, esperan que se les dé preponderancia a las mujeres y al deporte femenino, una de las promesas del oficialismo: “Feminismo Xeneize es un colectivo feminista y popular que tiene dentro un montón de otros espacios. Nos juntamos para trabajar en conjunto porque destacamos la lucha colectiva. No participamos en la política del club. No es oficial. Ninguna de las integrantes tiene un rol político en Boca. Siguen destacando que en esta gestión de 4 años van a darle importancia al rol de la mujer en el club y al fútbol femenino. Todavía es muy reciente, más ahora con la pandemia de por medio. No hay mucho trabajo del club”, dijo.

Por último, Baracat se refirió a la constante presencia de violencia machista en las instituciones deportivas y explicó de qué manera buscan desde su colectivo una solución: “Los clubes de fútbol están totalmente atravesados por el sistema patriarcal. Reproducen acciones machistas. Es necesaria la lucha colectiva y repensar en conjunto desde una perspectiva feminista: desde los roles de género, por qué en las dirigencias hay más integrantes masculinos que femeninos, por qué no hay disidencias. Queremos repensar estas cuestiones y generar una nueva visión en el armado de clubes. Boca no tiene protocolo de acción en caso de violencia de género. Trabajamos y pensamos en eso. Junto a la Ley Micaela, un protocolo lo contemplaría. Se accionaría de una manera totalmente diferente en los casos como el de Daniela Cortés y todos los que hubo. Estamos muy conscientes de que es un trabajo arduo y duro. Entre muchas se piensa mejor y los reclamos tienen más fuerza. Las mujeres siempre estuvimos interesadas en todo lo que tiene que ver con el fútbol. No deja de ser un deporte que nos interesa, más allá del género. Queremos repensar las instituciones deportivas desde su rol sociocultural”, finalizó.

0 comentarios:

Publicar un comentario