19 may. 2020



Lo dijo Irina Alonso, actriz, docente y directora teatral en referencia a la situación actual de los trabajadores y trabajadoras de la cultura, en especial de las artes escénicas. Alonso dialogó con el programa radial Tengo una Idea y explicó el momento crítico que atraviesa el sector independiente, en el marco de la pandemia de COVID-19 (Por La Retaguardia)

🎤 Entrevista: Graciela Carballo/Nicolás Rosales
✏ Redacción: Nicolás Rosales
💻 Edición: Pedro Ramírez Otero
📷 Foto de portada: http://irinaalonsoactriz.blogspot.com

La precarización y desprotección de los y las trabajadoras de la cultura independiente se intensificó con el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Irina Alonso explicó cómo viven en este contexto de pandemia: “Hubo muchas encuestas en estos días de parte de diferentes entidades para ver en qué situación estamos los trabajadores del teatro. Estamos en una situación muy delicada porque la mayoría vivimos de nuestras funciones y de nuestras clases, ambas interrumpidas. Por lo cual tenemos a muchísimas compañeras y compañeros que están sin ningún ingreso”.
La actriz también mencionó algunas medidas que el sector está proponiendo. “Por un lado estamos pidiendo que los dirigentes de la Asociación Argentina de Actores elaboren un padrón nacional que debería estar confeccionado por las delegaciones y asociaciones afines al sector en todo el país que avale la tarea de los artistas que representan. Ya sean afiliados al sindicato o no. Después solicitamos que ese padrón sea llevado a las autoridades del ANSES como para ser incluidos en el Ingreso Familiar de Emergencia. Y también hacer extensiva una copia al Ministerio de Desarrollo Social para quienes necesiten obtener y gestionar la Tarjeta Alimentaria”, dijo.

“Se está pidiendo la exención de pago de los Ingresos Brutos para los y las trabajadoras del sector que trabajen en aquellas provincias donde no se encuentre exento. La suspensión de los pagos de los servicios públicos para todas las salas y centros culturales. Celeridad por parte de las instituciones correspondientes como el INT (Instituto Nacional del Teatro), el FNA (Fondo Nacional de Las Artes) Iberescena, Proteatro, FMA (Fondo Metropolitano de las Artes), Consejo Provincial del Teatro Independiente para la tramitación de subsidios”, continuó exigiendo.

Alonso se animó a proyectar el después de la pandemia con más propuestas: “Que haya una articulación con los Ministerios de Educación y de Ciencia para realización de contenidos que puedan ser viabilizados por los canales de televisión universitarios. Apoyo para la realización de festivales escénicos una vez que se la crisis finalice y así cubrir toda la necesidad de trabajo que habrá en el sector”, manifestó.
“Entendemos que el país está pasando por una situación compleja donde los gastos en sanidad se llevan la mayoría de las partidas presupuestarias pero también creemos que es importante direccionar la mirada a aquellos organismos, entidades privadas, que sean los recaudadores de las grandes sumas de dinero como supermercados, industria de la construcción, la farmacéutica, laboratorios, creemos que es el momento que lo que más tienen aporten para los sectores más vulnerables”, expresó la directora teatral.

Cerca del final, Alonso remarcó que este contexto de pandemia es una oportunidad para visibilizar la enorme desprotección en la que se encuentra la actividad cultural autogestiva, en particular la de los trabajadores de las artes escénicas. “Es una oportunidad también para empezar a revertir esta situación a partir de políticas concretas con leyes específicas. Nuestras condiciones de trabajo están muchas veces están idealizadas bajo el rótulo de pasión. Pero ya eran precarias desde antes del coronavirus. Este nosotros y nosotras no pretende recortar un segmento en particular sino que comprende a todos los roles del quehacer escénico: actores, directores, dramaturgos, bailarines, coreógrafos, titiriteros, escenógrafos, iluminadores, realizadores, técnicos, talleristas, docentes, coordinadores de espacios culturales”, agregó.

“Lo que decimos desde este sector es que no hay ninguna normalidad a la que hay que volver, porque es en esa normalidad en la que se funda nuestra precarización. Lo que ahora proponemos es crear alianzas corriendo el foco de lo individual o de lo sectorial. A ver si podemos repensar nuestro lugar dentro del tejido social y económico como trabajadores de la cultura. Así podemos tal vez lograr que no se nos siga considerando prescindibles ya sea con o sin pandemia de por medio. Al final de esta cuarentena a lo mejor nos encontramos con menos recursos pero ojalá nos encontremos con mejores estrategias porque nunca en nuestra historia se realizaron tantas encuestas y relevamientos sobre el sector cultural, y nunca antes fue tan clara la importancia económica y simbólica de nuestra actividad. El indudable diálogo con el resto de los actores de la sociedad, incluido el Estado. Pensamos que volver a la normalidad es hacer caso omiso a esta enorme evidencia.”, concluyó.

0 comentarios:

Publicar un comentario