20 jul. 2020



Lucas Peralta Luna, de 21 años, murió el viernes 10 de julio. Conducía su moto como repartidor sobre la Avenida Corrientes, en el barrio porteño de Villa Crespo. Sebastián Di Pietro, quien manejaba el vehículo que lo arrolló a más de 100 km/h, tenía 1.7 de alcohol en sangre. Sabrina Mascarello, la mamá de Lucas, habló acerca del hecho en el programa Otras Voces, Otras propuestas, donde manifestó que buscan testigos oculares para declarar y lograr el cambio de carátula, mientras que Di Pietro está en libertad. (Por La Retaguardia)


🎤 Entrevista y testimonios: Luis Angió 
✏ Redacción: Nicolás Rosales
💻 Edición: Pedro Ramírez Otero
📷 Foto de portada: Gentileza de la familia
📷 Fotos: Luis Angió

—La Retaguardia: ¿Cómo están? 

—Sabrina Mascarello: Estamos un poco más tranquilos, porque se difundió la noticia que no había tenido repercusión. Desde el viernes 10 de julio que estamos, y recién el lunes empezamos a hablar con los medios. Agradezco a  las Madres del Dolor que lo hicieron posible y les agradezco a ustedes que se pongan en contacto para mantener al tanto a la gente de lo sucedido.  Lucas estaba trabajando como todos los días por Avenida Corrientes, el es delivery. Y este hombre vino de atrás y lo mató directamente. No midió las consecuencias. En realidad, una persona que sale con 1.7 de alcohol en sangre a manejar un auto a 150 km por ahora, no midió muchas cosas. No solamente que iba a atropellar a alguien. Nosotros estamos muy mal. Yo estoy entera porque necesito hacer justicia por mi hijo. Este hombre está libre, a dos días de haber estado solamente preso,  y yo todavía sigo esperando que me den el cuerpo de mi hijo. Como dije ayer en los medios, la comisaría fue muy escueta con muchas cosas, y tengo recién para mañana o quizá pasado el cuerpo de mi hijo. Son muchos días después de lo que sucedió. Con muchas cosas en el medio, extravío de documentación, varias cosas. Yo creo que la policía después de haber visto que nosotros exigíamos que ellos estén más al pendiente, empezaron a mover un poquito también los hilos.

—LR: Muchos vecinos y vecinas se acercaron para solidarizarse, ¿también hubo gente que se haya ofrecido a prestar testimonio?

—SM: Nosotros desde el principio pedimos que se acerquen testigos, que el que sabe algo llame al 0800 de las Madres del Dolor  Mi hermana creó un grupo en facebook, “Justicia por Lucas”, porque yo estoy con tantas cosas en la cabeza que necesito ayuda. Después tenemos un grupo por Whatsapp en el que nos estamos comunicando para hacer marchas. La realidad es que queremos que este hombre esté preso. Yo creo que la gente se acercó porque se enteró de que él estaba libre, de la impunidad de este caso. La gente se solidarizó desde ese lugar y aparecieron muchos testigos. Mucha gente nos comentó que pudo auxiliar a Lucas desde un principio, que pudo detener a este hombre para que no se escape, que se dio cuenta que este hombre se quería ir de la escena. Gente que pudo contar un poco lo que sucedió. Cuesta mucho que la gente declare, lamentablemente. Todos tenemos mucho miedo, pero yo creo que hay que solidarizarse. Los argentinos somos solidarios. Hoy lo hablaba con una amiga, y somos muy solidarios en estos casos, en estas cosas. Nos falta ese poquito de no tener miedo, de perder un poquito de tiempo y acercarse a la comisaría para declarar. Ayer se acercaron tres o cuatro testigos, por suerte varios que lo vieron venir, que era lo que nos faltaba más que nada. Después tenemos las cámaras: el domo de Juan B. Justo ya está a disposición y las cámaras de las cuadras también. Estamos ya a pasos de cambiar la carátula, creo yo.

—LR: El domo que mencionás se encuentra a dos cuadras de donde terminó Lucas. Según cuentan las personas que estuvieron presentes, desde allí venía zigzagueando hasta que chocó con un auto y atropelló a Lucas, ¿es así?

SM: Tenemos que ver exactamente cómo fue. No sabemos si Lucas llegó a ver a este hombre cuando lo embistió. Estamos esperando las pericias: la cantidad de metros del primer empujón hasta donde terminó Lucas es de media cuadra. Volaron zapatillas, casco anteojos, voló todo lo que tenía mi hijo puesto prácticamente. Y el golpe fue tan fuerte que murió en el acto. Es impresionante, ese tipo de golpes no te lo dá un auto que va 30 km por hora. Ese auto iba a 150 km por hora fácil. Esperemos que la cámara de Juan B. Justo lo demuestre.

—LR: ¿Qué argumentos dió la justicia para no entregarte el cuerpo? (Al momento de la entrevista, aún no le habían entregado el cuerpo a la familia)

—SM: Tengo que esperar que la comisaría me llame por teléfono para poder ir. Yo fui cuatro días seguidos a la comisaría para pedir pruebas, los datos de este hombre, un montón de cosas que amigas y abogados me fueron diciendo que tenía que pedir. Y la comisaría siempre era muy escueta en decirme algo. Ayer, después de haber hablado con los medios, la comisaría está a 5 cuadras y habrá visto o escuchado lo que yo fui diciendo, que dije que yo quiero el cuerpo de mi hijo y que no tengo ninguna respuesta; me acerqué a la comisaría. Me atendieron, faltaba que me dieran una silla de oro para contenerme, ayudarme, y contarme lo que iba sucediendo. Yo creo que se apuraron un poco más y esto sirvió para que ellos se movilizaran.La gente obró de justiciera porque vió lo que había pasado. La gente del barrio lo primero que dice es que escuchó el ruido, que pareció como una bomba. Después de haber tenido lo de Pigmento la otra vez, es como que ya están un poco sensibles. Escucharon eso y pensaron que era una bomba, no un accidente.Esto pasó a las 23:20, yo fui a las 2:00 y ví el destrozo, lo que era la moto de mi hijo. Porque el auto era un asco, pero la moto de mi hijo estaba a la mitad prácticamente. Le faltaba todo, yo doy gracias a Dios que mi hijo no quedó atrapado ahí. Porque era terrible la escena, ver pedazos de cosas tiradas por todos lados. Y no imaginarme cómo pasó esto. La moto quedó a 30 metros de la esquina y mi hijo quedó en el medio, el choque empezó media cuadra atrás. A 100 metros del accidente quedó la moto, imaginate cómo fue eso. Yo llegué y pensé que mi hijo había volado hasta ahí, que había dado la cabeza contra el tacho de basura, me imaginé una escena terrible. Después me fueron diciendo como fueron siendo las cosas y mi percepción fue cambiando, pero en el momento yo estaba totalmente impresionada.

—LR: ¿Cómo era Lucas?

—SM: “Lucas fue feliz desde que nació. Un chico libre, que todo lo hacía él. Compañero. Compañero mío, de sus abuelos. En el último tiempo se había ido a vivir con Luana (su novia), a la casa de los abuelos de ella, pero tenían planes de irse a vivir solos. Estaban juntando dinero para eso. Pero después vino esta pandemia, Luana no pudo empezar a trabajar, trabajaba él solo. Él vio esta oportunidad de trabajar como delivery ya que tenía la moto. Todos le dimos para adelante, pensando siempre en tener cuidado, pero la verdad es que nunca pensamos este triste final. Siempre se sabe que estando en la calle uno tiene miedo, pero nunca pensé que mi iba a tocar a mí, que le iba a tocar a mi hijo. Yo siempre pensé que iba a tener nietos, que iba a ser viejita y que él me iba a venir a buscar, o por lo menos que me iba a llevar a un asilo (ríe), pero no este final. Era mi único hijo, ya no tengo nada. Yo hacía el esfuerzo, quería comprar su casa, quería hacer cosas para él, y a mí ya no me queda vida, no me queda un resto. Yo ya no sé qué hacer.

Por último, Mascarello expresó: “Yo agradezco a mi familia de corazón, porque no somos muchos, pero de corazón era toda gente que se vio: amigos de Lucas, amigos míos, del padre, amigos de mis amigos. Gente que lo conoce a Lucas desde bebé, que crecieron con él  y que no lo pueden creer. Hoy hicimos un móvil con familiares yla gente se va acercando, todos pidiendo justicia. Queremos que este hombre pague por lo que hizo, y que lo metan preso lo más rápido posible, porque salió a matar”. Además agradeció la buena predisposición de Natalio Nicodemo, el abogado que está haciendo fuerza para que con la recolección de pruebas se pueda cambiar la carátula. El expediente de la causa corresponde a La Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N° 22, el Fiscal es el Dr. Eduardo J. M Cubría.


Novedades

El viernes 17 de julio desde las 18 horas se realizó una concentración en el lugar del hecho para pedir justicia por Lucas. “La novedad es que se hicieron presentes los testigos, ya declararon 4, de la cantidad que hay. Muchos aportaron pruebas muy interesantes para la causa. Creeriamos y esperamos que el juez nos escuche y que resuelva esto. Otra de las cosas que nos contaron es que el abogado de Di Prieto renunció. La semana que viene se van presentar más testigos. Aportamos las imágenes desde una cámara del momento del hecho que ya están siendo virales. Queremos que todos vean como Sebastián Di Prieto asesina a mi hijo”, dijo Sabrina a La Retaguardia, que estuvo presente. El papá de Lucas, Sebastián, declaró: “Estamos destruidos, esperamos que se haga justicia. Con todas las pruebas que tenemos yo creo que puede cambiar la carátula, es lo que esperamos, lo que le pedimos a Dios, y lo más justo que puede pasar. Porque este tipo no pude estar en libertad, tomando mate en su casa, mientras mi hijo está 10 metros bajo tierra”.



Por su parte, el abogado de la familia aportó su testimonio. “El miércoles se pudo hacer la autopsia y el jueves fue la entrega del cuerpo. Hasta el martes 21 declararán por videoconferencia ante el Juzgado Criminal 46 los 12 testigos ofrecidos por la querella. Se están analizando todas las cámaras de la zona. Ya algunas registraron el hecho que fue exactamente a las 23 horas 16 minutos 10 segundos. El impacto fue a mitad de cuadra y el cuerpo de Lucas quedó en la esquina. En los próximos días estarán los resultados de pericia accidentológica. Se estima que la velocidad del imputado era superior a 140 km/h, cuando la máxima es 60, la  toxicológica y  de sangre (alcohotest dio 1.7 g/l alcohol), retrospectiva de alcohol (el alcohotest fue casi 3 horas después del hecho por eso se calcula que tenía al momento del hecho más de 2 g/h). Se peritó el celular del imputado Sebastián Di Pietro,  pedido por la querella. Renunció el defensor particular del imputado (era su padre) y pidió Defensor Oficial. Desde la querella pedimos varias medidas de prueba que están en plena producción. Además de la muerte de Lucas hay una persona con lesiones graves. El imputado fue indagado el domingo por el homicidio y por violar la cuarentena, el mismo se negó a declarar e igual fue excarcelado. La calificación hoy es la de ‘homicidio culposo agravado’ (pena de 3 a 6 años) a lo que se le puede sumar por concurso real la violación de la cuarentena (serian 2 años más), como asimismo el concurso ideal por las lesiones graves y daños (rompió un semáforo, caja de luz, conteiner y un comercio particular). La situación del imputado se comienza a agravar a medida que avanza la investigación, no descartando esta querella analizar, luego de todas las pruebas producidas, pedir un cambio de calificación a ‘homicidio simple’ , con penas de entre 8 y 25 años de prisión”, detalló.
“Nosotros, hasta que la causa no cambie de carátula, vamos a venir todos los viernes a la esquina donde falleció mi hijo, Corrientes y Serrano, a las 18 horas. Igualmente nos estamos moviendo por redes sociales. También queremos decir que nos entregaron el cuerpo, y pudimos darle sepultura en el día de ayer. Estamos esperando que el juez dictamine que este hombre tiene que estar preso y que cambie la carátula. Y justicia por mi hijo”, reclamó la mamá de Lucas.

0 comentarios:

Publicar un comentario