8 jul. 2020


A partir de un relevamiento llevado a cabo en la Comuna 11 de la Ciudad de Buenos Aires, tras iniciativas de vecinos, vecinas y asociaciones comerciales, se concluyó que la situación de las PyME en medio de la pandemia de Covid-19 es muy crítica. En entrevista con el programa Tengo una Idea, la periodista y vocera vecinal Mónica Rodríguez, describió un escenario alarmante: estas pequeñas y medianas empresas no pueden pagar los sueldos, tampoco los servicios, y muchas de ellas han tenido que cerrar las persianas. (Por La Retaguardia)


🎤 Entrevista: Carlos Morchio/Nicolás Rosales
✏ Redacción: Nicolás Rosales
💻 Edición: Pedro Ramírez Otero
📷 Foto de portada: Página12

 Mónica Rodríguez, periodista y vocera vecinal, explicó de qué se trató el relevamiento que se realizó en la comuna porteña que comprende a los barrios de Villa General Mitre, Villa Devoto, Villa del Parque y Villa Santa Rita: “Entre el 29 de mayo y el 1 de junio realizamos un relevamiento en la Comuna 11 , acerca de cómo estaba la situación de las MiPyme, que son las mircro, pequeñas y medianas empresas. Nosotros lo observamos a título de buen cubero circulando por la zona. Pero queríamos saber con más precisión cómo estaban y lanzamos una encuesta. Nosotros tenemos una base muy grande de empresas de la región. Surgieron datos que eran bastante alarmantes, y que después se fueron constatando a medida que pasó el tiempo. Los datos son alarmantes fundamentalmente porque cuando uno habla de pequeña y mediana empresa, está hablando del conglomerado de PyME que en la Ciudad de Buenos Aires son la principal actividad económica. El 97% de las empresas son pequeñas y además dan trabajo al 45% de la población de la Ciudad y del conurbano bonaerense. La desaparición de la pequeña y mediana empresa significa el quiebre económico no solamente en la Ciudad, está pasando algo similar en la Provincia de Buenos Aires. El proceso de destrucción se acelera a medida que avanza la cuarentena”.

“Nosotros sacamos una serie de conclusiones a partir de este relevamiento. Para que ustedes tengan una idea, el 80% de las empresas de la Comuna 11 piensa que no pude pasar fines de agosto. Estarían quebradas para principios de septiembre manteniéndose la cuarentena. Y manteniéndose los mismos tipos de ayuda o no del Gobierno. Porque los únicos que han dado un nivel de ayuda es el Gobierno nacional. Solamente el 27% de las PyME de nuestra zona han obtenido esta ayuda, ya sea vía ATP (Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción) para el pago de una parte del salario, o vía Monotributo. Estas son las únicas ayudas y, en nuestra encuesta, ninguna empresa accedió al crédito del 24% (para el pago de sueldos a tasa fija) y por parte del gobierno de la Ciudad hasta al día de hoy no hay ningún tipo de ayuda. Más que ayuda, las empresas empiezan a necesitar salvatajes. Porque  directamente están en plano de quiebra”, dijo analizando algunas conclusiones.
“Le hicimos llegar la encuesta a las empresas, vía Whatsapp, redes sociales y mail. La verdad es que recibimos una importante recepción. Después que hicimos el relevamiento, continuó abierta para más respuestas, y las tendencias se siguen manteniendo prácticamente de la misma manera. La Comuna 11 en el mes de junio ha sido privilegiada, porque ninguno de los centros comerciales fueron cerrados. Pero en la Ciudad de Buenos Aires, se mantuvieron sin la posibilidad de poder abrir 22 centros comerciales de grandes avenidas. Es decir, gente que no ha abierto nunca, o a lo sumo la dejaron abrir una semana”, agregó.

Nueva etapa de cuarentena

Desde el miércoles 2 de julio, se comenzó con una fase de mayor restricción para intentar frenar la circulación de personas y achatar la curva de contagios de Covid-19. Esto, en términos económicos para el sector empresarial al que se viene haciendo referencia, representa una crisis mayor. “Esto va hacia un mayor agravamiento. Los que venden take away, como las casa de comidas, principalmente restaurantes, están trabajando a un 5%, o 10 % de la actividad. Lo que observo en los últimos 60 días es que hemos terminado en una cuarentena económica, y el único proceso de destrucción y de cierre es el de las pequeñas y medianas empresas. Mientras que se las prohíbe trabajar, en paralelo la gente está circulando, te das cuenta de esto en el barrio. Si el Gobierno no presta atención rápido, vamos a frenar el virus, pero vamos a generar un derrumbe económico de impredecibles consecuencias. Vuelvo a repetir, en Argentina el 98% de las empresas son PyME, producen para el mercado interno y dan el 65% del empleo del país. La gran mayoría, más allá de que las tres cuartas parte del país hoy está en distanciamiento social y no aislamiento, la mayor parte de las empresas están el conglomerado del AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires), entonces si no se toma una medida y se va hacia una cuarentena estratégica y segmentada, lo que tenemos es que el virus no lo vamos a parar, y por el otro lado se va seguir generando un proceso de destrucción que cada día es más acelerado. Porque cada día el empresario tiene menos reservas”, expresó la periodista.

Por último, Rodríguez detalló: “Este estudio lo hicimos en conjunto con la Unión de Comercio de Villa del Parque, y ellos a su vez lo elevaron FECOBA (Federación de Comercio e Industria de la Ciudad la Ciudad Autónoma de Buenos Aires)  y CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa), y desde esas entidades están permanentemente trabajando, sobre todo FECOBA, con el Gobierno de la Ciudad, que creo que algunas cosas las entienden pero no aplican medidas. Yo escuché el otro día a Rodríguez Larreta cuando hizo la conferencia el presidente y el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, que esta semana iban a lanzar algunas medidas crediticias, pero hasta el momento no hay nada. Una de la preguntas que hicimos era qué es lo que les estaba afectando más la mayoría dice que los impuestos y los servicios. Tengamos en cuenta que venimos de grandes tarifazos que se dieron en los últimos cuatro años. Con un agravante que se están dando en el marco de la cuarentena: están llegando tarifas de servicios que están infladas o con el mismo nivel de arancelamiento de cuando las empresas estaban funcionando. Hay clubes, que no son empresas pero que están cerrados, y que tienen que hacer frente a  un montón de gastos. Les están llegando tarifas de servicios de 80, 100, o 145 mil pesos por ejemplo del gas. Como si tuvieran la pileta abierta, y hace 4 meses que no funciona”.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario