6 ago. 2020




El TOF Nº5 rechazó el pedido realizado por la defensa de Jorge Eduardo Tigre Acosta, para acceder al beneficio de la prisión domiciliara después de haber dado positivo su testeo por coronavirus. Acosta fue internado ayer en el Hospital Naval, al que fue trasladado desde el Penal de Ezeiza, donde cumple su condena a prisión perpetua a la que fue condenado en varios tramos de la megacausa ESMA. (Por La Retaguardia)

✏ Redacción: Fernando Tebele 💻 Edición: Pedro Ramírez Otero 📷 Foto de portada: Acosta antes de la sentencia en ESMA III (AFP)

El Tigre Jorge Acosta, quien se encuentra desde ayer en el Hospital Naval de Parque Centenario, al que fue trasladado después del resultado positivo del hisopado que le realizaron por Covid-19, deberá regresar al Penal de Ezeiza cuando reciba el alta. Ayer, mientras era llevado al hospital, sus abogados volvieron a presentar un pedido para que se le otorgue el beneficio de la prisión domiciliaria. Con velocidad, el Tribunal Oral Federal en lo Criminal Nº5, respondió hace instantes con su decisión: "Mantener en un todo el rechazo del arresto domiciliario de Jorge Eduardo Acosta, resuelto el 17 de abril próximo pasado; en el entendimiento de que el presente es un complemento de lo resuelto oportunamente en aquel resolutorio". El TOF considera que su enfermedad no debe cambiar su condición de detenido, porque “no se advierte un trato más gravoso respecto de Acosta, o que pueda ser tildado como cruel o indigno, por lo que no habrá de hacerse lugar al pedido de prisión domiciliaria efectuado por la defensa”. Las querellas habían solicitado este rechazo ayer mismo. 

El informe médico del SPF, del 27/7, en el que Acosta y Etchecolatz dieron 
negativo por Covid-19, pero permanecieron preventivamente en aislamiento.
Tiene la firma de un médico pediatra. (Foto: La Retaguardia)


Acosta fue el jefe del grupo de tareas 3.3.2 que con base en la ESMA secuestró, torturó y desapareció a miles de personas. Estaba cumpliendo aislamiento preventivo desde el 19 de julio, por el contacto estrecho con otro genocida condenado, con que el que convive en uno de los pabellones especiales de la Unidad carcelaria 31 de Ezeiza, especialmente acondicionado para quienes participaron en el Terrorismo de Estado imperante en el país durante la última dictadura cívico-militar-eclesiástica hasta 1983. En esa unidad, las condiciones distan de tener el hacinamiento en que viven las y los presos en el resto de las cárceles del país. El 27 de julio, el hisopado realizado a Acosta resultó negativo, al igual que el de Miguel Etchecolatz, otro alto jerarca del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional. Sin embargo, tras un nuevo testeo, ambos dieron positivo ayer. El genocida Etchecolatz también volvió a intentar que le otorguen el beneficio, pero resulta difícil pensar que los varios tribunales que lo condenaron, coincidan en dárselo.

1 comentarios:

  1. El tigre siempre fué considerado un animal fuerte, poderoso y valiente. Nunca entendí que un miserable cobarde como este asesino, especializado en torturas monstruosas a gente indefensa, pudiera llevar ese apodo. Deseo que se pudra en la cárcel.

    ResponderEliminar