20 oct 2020




Belén Kukoc es la hermana de Juan Pablo, el joven de 17 años que fue asesinado por el policía Luis Chocobar en diciembre de 2017. Mañana miércoles se reanuda el juicio oral contra el efectivo policial incriminado por dispararle por la espalda con su arma reglamentaria. En esta nota, Belén recuerda a su hermano y convoca a acompañarla en los Tribunales de Comodoro Py, donde recibirá el apoyo de madres y familiares que se nuclean en la Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil. ¿Qué se resuelve en la audiencia de mañana? 


Por Colectivo de Medios Populares (*)


“Cuando vi en la tele que estaban todos apoyando a Chocobar dije: ‘voy a empezar a hablar’. Nosotros no íbamos a ir por la cuarentena, pero ahí empecé a comunicarme con las madres que conocí en las marchas y nos organizamos para ir este 21”, nos cuenta Belén. En su voz se percibe el dolor que viene arrastrando desde aquel fatídico diciembre de 2017. Es que el inicio del juicio al policía que asesinó a su hermano, Luis Chocobar, no trajo sólo expectativas de justicia. Las manifestaciones en los Tribunales de Comodoro Py de quienes lo defienden en nombre de “la mano dura” también sumaron angustia. El respaldo a Chocobar encontró sus réplicas no sólo en los medios hegemónicos de comunicación, sino también en asociaciones policiales y hasta en legisladores nacionales.  


Ese apoyo tuvo sus consecuencias para el grupo familiar: “Estamos muy mal, muy tristes por todas las cosas que nos dijeron, las amenazas. Gracias al ex presidente (en referencia a Mauricio Macri, que apoyó a Chocobar desde el primer instante) recibimos amenazas, hasta a mis hijos, todas cosas que jamás haría, nunca”, agrega Belén. “La gente habla mal por una cosa que pasó. Mi hermano hasta que se lo olvide va a ser un asesino, un chorro, por algo que hizo, y eso no se va a cambiar nunca. Nosotros jamás haríamos eso, no hablaríamos mal de la gente, somos de un barrio humilde y jamás haríamos eso. Hay gente que es ignorante, cada uno piensa como quiere, pero nosotros nunca fuimos así de desear el mal a nadie”.

Pero el recuerdo de Juan Pablo excede los discursos que sobre él han querido instalar: “Todos los que lo conocimos siempre lo vamos a recordar cómo un chico al que le encantaba el fútbol, que siempre amó a su familia, que quiso lo mejor para todos nosotros y nunca fue un pibe malo. Que la gente diga lo que quiera, nosotros sabíamos lo que era mi hermano y jamás lo vamos a dejar sólo. Vamos a pedir justicia por mi hermano y por todos los pibes que también fueron asesinados por las fuerzas de seguridad, exigiendo basta de gatillo fácil”.




El miércoles 21 a las 8 horas, la familia de Kukoc está convocando junto con la Marcha Nacional Contra el Gatillo Fácil a las puertas de Comodoro Py 2002, para repudiar los apoyos brindados al policía asesino y exigir justicia. “Nosotros confiamos en los abogados que tenemos, en el juez, que ojalá nos dé justicia porque la verdad que es lo único que tenemos”, indica Belén. 

Por su parte Pablo Rovati, abogado de la familia que acusa a Chocobar por el homicidio agravado de Juan Pablo, explicó que “en la próxima audiencia ante el Tribunal Oral de Menores 2, se va a comunicar la decisión a la que llegaron los jueces en relación con el pedido de suspensión del juicio que hizo una vez más la defensa del acusado”. Los abogados Fernando Soto y Luis Cevasco sostuvieron que había que suspender el juicio al menos hasta tanto no esté resuelta definitivamente por la Corte Suprema, que es el único tribunal que queda, la cuestión del juicio por jurados”. 

“Este planteo de ser juzgado por un juicio por jurados ya lo había hecho hace meses la defensa de Chocobar, y tanto la fiscal general como los querellantes dijimos que no”, indicó Rovati. “Pero es importante aclarar que no decimos que no porque sea un capricho, sino porque no hay ninguna ley que prevea el juicio por jurados en la administración de justicia nacional. Y sin una ley es absolutamente imposible. Es la ley la que regula la manera de hacer un juicio por jurados, de dónde se seleccionarían los jurados, cuál sería el régimen de mayorías para tomar decisiones, toda una serie de cuestiones que sin ley es imposible. El Tribunal de Menores le dijo que no, la Casación le dijo que no y el propio Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad también le dijo que no. Así que ante el nuevo planteo nosotros dijimos que no correspondía suspender el juicio desde ningún punto de vista, la fiscalía contestó lo mismo, la defensa del chico imputado y la defensora de menores lo mismo. Así que tenemos fe de que el Tribunal resuelva favorablemente en el día de mañana y el juicio pueda continuar”. 

El abogado de la querella también aclaró que “Chocobar no prestó declaración indagatoria, la parte del juicio cuando el presidente del Tribunal le da la oportunidad al acusado de dar su versión de lo que pasó. Eso tiene lugar después de la lectura de las acusaciones (que sí sucedió en la primera audiencia) pero no se llegó al momento en que los acusados, Chocobar y el menor, declararan. Habrá que ver, dependiendo de cuál sea la decisión del Tribunal, si estas declaraciones se llevarían a cabo en esta audiencia o no”. 

Desde la Marcha Nacional Contra el Gatillo Fácil brindaron detalles de la polémica decisión del Tribunal de enjuiciar al mismo tiempo a Chocobar y al menor al que se acusa de haber participado del robo que habría realizado Juan Pablo Kukoc. “El juicio fue planeado por el poder político y los jueces para que Chocobar sea juzgado por un tribunal de menores, utilizando la excusa de preservar al menor imputado para dejarnos afuera de poder presenciar el debate a los familiares de víctimas, a las distintas organizaciones antirrepresivas, de DDHH, sociales, políticas, eliminando nuestro derecho y posibilidad de acompañar a la familia de Pablo y del menor que será juzgado”, indicaron en un comunicado.

“Sabemos que la inseguridad no se resuelve con balas ni violencia, son necesarias políticas educativas, laborales, culturales y sociales, verdaderas políticas que ayuden a los pibes y pibas a tener un proyecto de vida para construirse como seres humanos, herramientas indispensables para que  esos pibes o pibas que hoy están silenciados o atrapados por las drogas  puedan levantarse y gritar con todo su corazón y fuerza ‘¡queremos ser lo que alguna vez soñamos!’ y no esperar que los maten o encierren. Ante este panorama tenemos claro que nuestros pibes y pibas nos son peligrosos, están en peligro”, continúa el comunicado.

“Mi hermano no está solo en esto, está la familia y toda la gente que nos quiera apoyar”, subraya Belén. “Quienes nos quieran acompañar estaremos en Comodoro Py temprano, desde las 8 am, necesitamos apoyo y acompañamiento”, solicita. Y cierra con una frase que es ya un mandato para todes les familiares de les pibes que mueren todos los días a manos de las fuerzas de seguridad: “Nunca lo vamos a dejar solo, siempre vamos a pedir justicia por mi hermano”.

(*) La Retaguardia, Radio Gráfica, Radio Presente, FM Riachuelo, Revoluciones, Agencia Paco Urondo, Sur Capitalino.

0 comentarios:

Publicar un comentario