26 dic 2020




La periodista Micaela Cannataro pasó por el programa radial Hasta que vuelvan los abrazos. Allí reflexionó acerca del machismo y la discriminación en el deporte, y festejó la habilitación de Mara Gómez como la primera jugadora trans en el fútbol femenino a nivel profesional. (Por La Retaguardia)


🎤 Entrevista: Fernando Tebele/Rodrigo Ferreiro
✍️ Redacción: Julián Bouvier
💻 Edición: Pedro Ramírez Otero
🖍️ Ilustración: Archivo Lorenzo Dibiase/La Retaguardia



"Cuando Mara a través de sus redes comunicó ‘Soy oficialmente jugadora de la máxima categoría del fútbol femenino en Argentina’, fue una bocanada de alegría. Mara Gómez es una jugadora trans y es la primera que va a poder disputar un torneo de AFA (Asociación del Fútbol Argentino). Está contratada por Villa San Carlos (Buenos Aires). Ella era jugadora de este club, pero el torneo anterior no había podido competir profesionalmente. Ahora puede competir y es un paso adelante impresionante, sobre todo porque abre puertas a un montón de jugadoras y jugadores que quedan excluidos porque en nuestro fútbol no hay espacio para la diversidad", comenzó Micaela Cannataro, periodista del Diario As.


 

También destacó la importancia de retomar la Ley de Identidad de Género y pensar lo que implica en materia de derechos para las diversidades sexuales: "Nosotros y nosotras desde el 2012 tenemos esta ley en nuestro país, que entre otras cosas establece que todas las personas tienen derecho al reconocimiento de su identidad de género y a ser tratadas o tratados con la identidad con la que se identifican. Entonces, tenemos una ley que avala esto, y los deportes deben aggiornarse. Y realmente lo de Mara se dio hace un tiempo pero no lo habían anunciado. Lo hicieron oficial y hay que ver cómo se sigue después. Pero sin dudas marca un precedente. Invita y obliga a un montón de asociaciones y federaciones a replantearse un montón de cosas. En estos casos tenés que definir de qué lado de la mecha te encontrás y no te podes quedar en el medio. Me parece que es así”, explicó la periodista.

Herramientas para la igualdad de derechos

Acerca de la jugadora de 23 años, contó: “Mara en un montón de entrevistas contó que quiso quitarse la vida. Que se sentía perseguida. Que sufrió muchísima discriminación cuando comenzó a cambiar su vestimenta, como ella dice, sobre todo en la escuela. Tenía miedo de salir de casa y dice que el fútbol la salvó. Entonces tenemos que empezar a entender que el fútbol y los deportes son un derecho. Son herramientas transformadoras, de inclusión social. Son herramientas que llevan hacia la igualdad. No podemos negar eso. Tenemos que empezar a transformar desde ahí. El caso de Mara puede no solo abrir las puertas desde los clubes sino también a la inversa. Un montón de personas descartaban esa posibilidad. Porque sabemos que las mujeres trans en nuestro país pareciera que tienen un único destino, que es la prostitución. Es durísimo”. Y apuntó contra quienes se manifiestan en contra de la ampliación de derechos para las personas travestis y trans: “Algunos dicen ‘¿por qué tenemos que hacer un cupo laboral trans?’ Lo tenemos que hacer porque no las toman en ningún trabajo. Y lo mismo pasa con las personas trans que quieren hacer deporte. Tienen pocas posibilidades, y no podemos desconocer eso. Entonces esto es revolucionario por donde se lo mire, y tiene que ver con la lucha de un montón de colectivos, con la de Mara, y con la de un montón de gente que acompaña esta lucha y que pelea porque esto suceda", planteó.

Cannataro además reflexionó sobre las características patriarcales que se reproducen en el fútbol masculino y el tabú de la homosexualidad: "Todos varones hetero cis. Aunque sabemos que no es así. Tampoco están obligados a manifestarse públicamente, obvio que no. Pero esas personas se están teniendo que ocultar, reprimir, callar. Es durísimo tener que elegir entre poder vivir una vida plena y libre o hacer el deporte que te gusta. Había un varón, justamente ahora que se habla tanto del rugby, que jugó en los Pumas, Vittorio Rosti, que contaba en un evento que durante todo el tiempo que jugó en los Pumas no pudo ser libre. Y que cuando dejó de jugar  eligió la libertad. Horrible tener que elegir”.

Sobre el final, se refirió a las discusiones que se generaron a raíz del fallecimiento de Diego Armando Maradona: "Personalmente me duele mucho cuando dentro del feminismo las compañeras nos peleamos entre nosotras, siento que eso debilita y tampoco soy necia, dentro de todos los movimientos pensamos distinto. El debate que se dio acerca de lo de Maradona y el feminismo fue enriquecedor. Entonces lo celebro, pero me duele cuando hay chicanas o golpes bajos que definitivamente no enriquecen. Particularmente yo soy feminista y soy maradoniana.  No desconozco un montón de actitudes de Maradona. Pero pensar a Diego es pensarlo en completo. El feminismo también es lo popular. Es la lucha por las causas justas. Es pensar en los oprimidos. Y creo que Diego fue todo eso también. Es difícil. Son contradicciones que nos interpelan”, dijo. Y continuó opinando acerca de cómo repensar la idolatría de nuestras y nuestros referentes: “No estamos justificando. Pero me parece que la figura y lo que fue Diego Maradona es tan enorme, que desconocer esa enormidad tampoco me parece justo. Es muy difícil, realmente. Yo me lo pregunté un montón de veces. No quiero tener que elegir. Me parece que discutir esto es poner sobre la mesa un montón de cuestiones, de cosas que no se hablan. Siempre hablamos de machismo, pero está bueno que este debate puede llegar a un montón de lugares donde hoy no está. Es complejo, yo también estoy en un proceso de deconstrucción y también aparece el cómo analizamos a nuestros ídolos o cómo los queremos ver: ¿queremos creer que nuestros ídolos son personas perfectas, impolutas, intocables, inalcanzables? Es difícil porque es algo que me pregunto. Pero yo lo admiro mucho a Maradona. Porque era un pibe que no tenía nada para comer, que no tenía zapatillas y que un día no pudo salir más a la puerta de la casa. Él era un chabón que tenía un don, un astro. Un tocado por mil varitas. Y es muy difícil convivir con eso. Me gustaría que podamos debatir eso. Sin justificarlo, no es justificarlo, pero no podemos analizar sin contextualizar un montón de cosas. Me parece que la figura de él nos da esto también, poder armar estos debates, que sirven para que todos y todas podamos aprender, crecer, y poner sobre la mesa temas de los que muchas veces no se habla", concluyó. 

0 comentarios:

Publicar un comentario