9 ene 2021




(Por La Retaguardia)

Alcanzarían seis palabras para definirlo: estaba, estaba, estaba; él siempre estaba. Juan Carlos Sánchez, o el Profe Juanca, era de esas personas a las que, si sos militante de derechos humanos, te cruzabas siempre.
Desde esa lucha incansable por las causas justas, en todos los espacios por los que circulaba, interpelaba con la escasa visibilidad para los derechos de las personas con discapacidad. No fuimos la excepción por supuesto. Su hipoacusia no le impedía escuchar. Siempre estaba dispuesto a dar pelea, con su boina infaltable y la solidaridad permanente.
Cada vez que había una jornada en La Retaguardia, él venía. Disfrutaba del espacio y del encuentro. Nos va a doler su ausencia en las próximas, cada vez que pensemos que nos falta que cruce la puerta con sus pasos lentos, pero siempre seguros de por dónde había que caminar. 
Andaremos esos pasos con su notoria ausencia y haciendo presente su lucha, que también es la nuestra. 

0 comentarios:

Publicar un comentario