14 ene 2021



Se realizó ayer una conferencia de prensa por la niña Carmen Elizabeth Villalba, Lichita, hija de los referentes del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), Carmen Villalba y Alcides Oviedo, quienes están presos. También se conocieron novedades de las dos niñas argentinas asesinadas en setiembre en un campamento del EPP al que habían llegado para conocer a su padre y madre. (Por La Retaguardia)

✍️ Texto y cobertura de la conferencia: Julián Bouvier 
💻 Edición: Fernando Tebele
📷 Foto de portada: Archivo Natalia Bernades/La Retaguardia


Participaron integrantes de la Gremial de Abogados y Abogadas; Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz y coordinador del SERPAJ; Marisa Graham, integrante de la Defensoría de Niños/as y Adolescentes; Pablo Pimentel, referente de la APDH de La Matanza; Nora Cortiñas, madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora; además, integrantes de otros organismos de Derechos Humanos, abogados/as representantes de diversos espacios, y periodistas de diferentes medios de comunicación. Carlos Aznarez coordinó la conferencia.

En el comienzo, Laura Taffetani, de la Gremial de Abogados/as, hizo un repaso de los sucesos que vienen ocurriendo desde setiembre. Comentó que hay una delegación de la Gremial que está ahora haciendo un relevamiento en Paraguay, internándose en el monte para recorrer el lugar de las ejecuciones e intentar conectar con pobladores de la zona para recabar más pruebas.

Relató que en 2019 la familia Villalba migró a la Argentina debido a la persecución política que venían sufriendo. Y que Laura Villalba, junto a otras cuatro menores de edad vinieron a visitar a su familia este país. En la mañana del 2 de setiembre, mientras la familia desayunaba, llegó un grupo militar del Paraguay, de las FTC (Fuerzas de Tareas Conjuntas) y se llevó detenidas a Lilian y a María Carmen, ambas de 11 años. 

La abogada aseguró que pudieron ratificar lo que ya suponían, a partir de la declaración de dos de las niñas que estuvieron en el lugar de los hechos (Tania y Anahí) y que vieron que María Carmen y Lilian estaban vivas cuando las llevaron, por lo que aseguran que luego las ejecutaron. La versión oficial sostiene que hubo un enfrentamiento entre el Ejercito y tropas del EPP (Ejército del Pueblo Paraguayo) en el que las niñas estaban armadas.

Taffetani relató también que el grupo de niñas que sobrevivieron, entre ellas Carmen Elizabeth, quien ese día sufrió una herida en su pantorrilla izquierda, lograron escapar. Los días siguientes, cuando huían por el monte, continuó la persecución, incluso con helicópteros. En noviembre, mientras tres militantes estaban intentando sacar a las niñas del lugar, fueron asesinados a sangre fría por el Ejército.  

Durante los constantes tiroteos a la zona donde estaban las niñas. Una de ellas, Carmen Elizabeth (Lichita), de 14 años, fue herida en su cabeza. Días después, otras dos nenas que estaban con ella, salieron en búsqueda de alimentos y cuando volvieron, Carmen ya no se encontraba allí. Estaban sus pertenencias y una botella con agua, lo que para Taffetani es una prueba del secuestro, ya que si la niña se hubiera ido por su cuenta a caminar por el monte, lo lógico sería que se hubiese llevado la botella consigo. Desde ese día la niña está desaparecida. 

Las otras dos niñas que sobrevivieron, Anahí y Tania, lograron escapar y llegaron a la Argentina. Mientras tanto, Laura Villalba, está en Paraguay, presa en un cuartel militar.  

Luego de este relato de la situación vivida por las niñas, la integrante de la Gremial comentó que la Cancillería argentina pidió al Estado paraguayo que deje ingresar al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) para que pueda ser parte de la investigación y realice una nueva autopsia sobre los cuerpos de las niñas para que se les pueda realizar una nueva autopsia. Pero el gobierno paraguayo se niega, excusándose en que falta documentación que asegure que las niñas eran argentinas. Según la abogada, eso es falso, ya que el gobierno argentino presentó dicha documentación.

Al testimonio de Laura Taffetani, le siguió la voz de Marisa Graham, Defensora de Niños/as y Adolescentes de la Nación, quien aseguró: “Tenemos claro que fue un asesinato y que lo que dice el Estado paraguayo demuestra ser confuso desde el principio”. Contó que “después de asesinarlas, quemaron la ropa de las nenas so pretexto del Covid, y les montaron un traje militar con el fin de decir que eran terroristas”. 

Además aseguró que el gobierno paraguayo se niega a dar garantías de la investigación y pone en cuestión toda la información aportada por su par argentino. “Solicitamos al gobierno argentino que dé impulso al pedido de que el EAAF haga una nueva autopsia y que se ponga firme en la búsqueda de la niña desaparecida, porque esto no es un problema de relaciones bilaterales, es un incumplimiento de los derechos humanos”, concluyó.

A las palabras de la Defensora de Niños/as y Adolescentes, le siguió la voz de Adolfo Pérez Esquivel, del SERPAJ, quien destacó el trabajo conjunto que se viene realizando entre los diferentes espacios: “Tenemos que buscar qué herramientas e instrumentos hay desde lo político, lo jurídico, lo institucional, porque hay que recordar que la desaparición es un crimen de lesa humanidad que no prescribe en el tiempo”. Además, resaltó que mientras se hacía esta conferencia de prensa, un grupo de militantes, sobre todo del feminismo, estaba entregando una carta al presidente de la Nación, Alberto Fernández, exigiendo entre otras cosas, sanciones comerciales al Paraguay.

Hacia el final, luego de las preguntas de los/as periodistas, dijeron unas breves palabras Nora Cortiñas y Pablo Pimentel,  sobre todo de acompañamiento a Miriam Villalba, familiar de las niñas.
El cierre fue el agradecimiento de Miriam a la Gremial y a todos los organismos y espacios que vienen acompañando esta lucha por justicia y por aparición con vida de Cármen.

0 comentarios:

Publicar un comentario