6 feb 2021





El dirigente piquetero se encuentra privado de su libertad hace casi 2 años, condenado por la toma de la Comisaría de La Boca, en el año 2004, luego del asesinato del dirigente barrial Martín “Oso” Cisneros. Participó del programa radial Sueños Posibles. (Por La Retaguardia)

🎤 Entrevista: Alfredo Grande/Irene Antinori     ✍️ Redacción: Julián Bouvier 💻 Edición: Fernando Tebele


  
En diálogo con Irene Antinori y Alfredo Grande, el dirigente social Luis D’Elía, quien se encuentra detenido por una protesta, analizó la realidad política y social El psicoanalista introdujo la charla teorizando sobre la línea política de continuidad que él nombra como “MMM”, en referencia a Menem-Macri-Massa. D’Elía agregó algunos nombres: “Yo en esa línea sucesoria en el tiempo agregaría a De La Rúa. De La Rúa y Cavallo, que terminaron siendo otra trágica página neoliberal-conservadora. Estas ideas de Milton Friedman, que cada vez que ganan algún espacio hacen estragos. En nuestro país o donde recalen”. Y continuó: “Creo que estamos en un momento de mucha incertidumbre, mucho debate entre nosotros. Uno tendría que abrir los editoriales del Diario La Nación, que es algo que yo hago todas las mañanas, leer al enemigo, Clarín y La Nación, para ver a dónde apuntan. Ayer, uno de los voceros de la oligarquía, Joaquín Morales Solá, en un extenso editorial, preanuncia que este año van por Cristina Fernandez de Kirchner y su libertad. En esto que se da por llamar Plan Lawfare, otros lo llaman Plan Atlanta, otros Plan Cóndor 2, pero que en definitiva es una versión remozada de un plan del Imperio, diseñado en 2012 en el Estado de Atlanta por el Departamento de Estado y socializado con todas las derechas latinoamericanas. Un plan más sofisticado, que se aplica en toda América Latina, que tiene por objetivo perseguir drásticamente a aquellos que construyeron el 4 y 5 de noviembre(de 2005) en Mar del Plata el No al ALCA y todas sus derivaciones. Los que hicieron el No al ALCA están presos, procesados o muertos. Esto es muy duro. En este contexto de persecución y de anuncios estridentes que hace el diario de la oligarquía, aparece Sergio Massa diciendo que él no cree en el Lawfare y no cree que haya presos políticos. Todo lo demás me exime de cualquier comentario, porque describe el cataclismo en el que estamos en el Frente de Todos. Es un verdadero terremoto que no sé cómo se va a resolver”, analizó.

 
A partir de nombrar al hoy Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa,  consultado sobre qué opinión le merece la convivencia hacia adentro del Frente de Todos, D’Elía les respondió: “Cuando Massa le da un reportaje al Diario El País de España, despliega todo el discurso de la derecha. Golpea a Venezuela. Dice que hay que volver a clases a como dé lugar. Que hay que pactar con las patronales del campo. Que no hay que otorgar ni indultos, ni amnistías. Y que en Argentina no hay Lawfare. Por lo pronto, desarrolló todo el discurso de la derecha en nombre del Frente de Todos”. Y agregó: “Massa acompañó a Macri, presentó el proyecto de Ley del Arrepentido, que abrió el camino al Lawfare. Les hizo varios favores. No me extraña que lo atiendan tan deferentemente. Lo que no se qué va a pasar es si finalmente Cristina queda detenida. Ella no tiene fueros. Los vicepresidentes no tienen fueros. Y yo creo que toda la campaña del PRO va a ser ‘Cristina corrupta y ladrona: presa’. Es lo que van a intentar hacer. La verdad es que no los veo. Pero vamos a tener que estar atentos”, señaló.
 
Vicentín y lo que pudo haber sido
 
D'Elía analizó con dureza el proceso que se vivió en la gran empresa cerealera que incluyó un anuncio de expropiación que nunca fue: “Vicentín hubiese sido una enorme posibilidad a los efectos de tener un puerto estatal testigo. Si querés hasta podría haber sido mixto entre hegemonía estatal con participación de capital privado ¿Por qué no quieren una empresa testigo? porque una empresa testigo en el sector agroexportador podría cumplir el papel que cumple YPF en el sector petrolero”, se respondió. “Ser testigo de lo que sale, de lo que se evade, de lo que se contrabandea, de lo que ingresa en dólares, del manejo de los dólares y de esa manera poder prevenir golpes de mercado, o golpes contra el tipo de cambio, o contra los precios de la economía, que en definitiva, si son drásticos los precios de la economía, terminan golpeando la capacidad de compra y el salario de los trabajadores. Por eso no querían una empresa testigo, por eso se enloquecieron, y acá estamos... Yo creo que fue una mala idea ese retroceso que nos termina haciendo daño al conjunto de la economía argentina”, respondió el dirigente piquetero.
 
La aparición de D'Elía en la escena pública se dio en el vasto y hambreado territorio de La Matanza. Otro de los dirigentes de movimientos sociales de allí, para la misma época, era Héctor “Toty” Flores, . De raíces trotskistas y luego de un paso por el autonomismo con mirada zapatista, Floresterminó siendo diputado y senador por el PRO. 
Si bien se diferenció de Flores, D'Elía aprovechó para hacer una autocrítica hacia adentro del peronismo: “Yo no comparto lo que hizo Toti, me parece que con esa representación él no se juega. Que hay que obrar con claridad, con consecuencia, con coherencia. Ahora, el PRO se animó a poner a un dirigente piquetero de diputado nacional, cosa que los nuestros nunca hicieron. Bueno, ahora entró  de casualidad (el dirigente de la CCC Juan Carlos) Alderete, pero iba en el puesto número 29 si no me equivoco. Entró porque más de 10 pasaban al Ejecutivo. Pero convengamos que la política argentina es bastante refractaria a abrir representaciones. Si no sos blanco, si no cumplís con determinadas características, no podés acceder a una banca. No comparto lo que hizo Toty, pero me sirve para comentar esto: a la hora de las representaciones nos falta abrir espacios y tener más generosidad”, reflexionó D’Elía.
 
La justicia

 ¿Qué opina sobre la justicia un dirigente político que está preso?: “Yo estoy preso. El 25 de febrero cumplo dos años preso. Y fue muy duro. Estoy preso por encabezar una protesta social ante el asesinato de un dirigente, Martín Cisneros. Y varios años después me vine a enterar que estoy preso por el cable 1222 de Wikileaks. Un cable donde EEUU, a través de su embajadora Vilma Martinez, le pide a Macri mi detención. Preso político con certificado de preso político. Esa es la situación que nos toca vivir”, respondió Luis D’Elía.
Por último, luego de reflexionar sobre la historia de los movimientos sociales de la Argentina de los últimos 70 años, analizó el futuro de su espacio político: “Es un país complejo. Diverso culturalmente. Con muchas cosas jodidas. Pero vamos a tener que, entre todos, construir una unidad y un grado de conciencia política. A mí me gustó mucho que Cristina se haya puesto el Lawfare al hombro en el estadio de La Plata y haya salido con todo a instalar la temática. Me parece extraordinario. Me parece que a partir de esa intervención cambió el tenor de la discusión en la Argentina. Eso es muy positivo. Ahora es muy difícil saber qué va a pasar en los próximos meses que, intuyo, van a ser muy pero muy duros”, concluyó.

0 comentarios:

Publicar un comentario