3 mar 2021


Este 2 de marzo inició el juicio por el asesinato doblemente agravado de Cristopher “Bocha” Rego, ocurrido el 12 de agosto del 2018 en el barrio de Parque Patricios. Esa madrugada “el Bocha” intentó esquivar un control de tránsito y el entonces prefecto Pablo Brites disparó contra la camioneta en la que iba. Una de las balas impactó en su espalda y le ocasionó la muerte algunas horas más tarde en el hospital Penna. Otros seis ex miembros de Prefectura están acusados de abandono de persona y encubrimiento. 
(Por Colectivo de Medios Populares*)



El prefecto Pablo Brites llega al juicio detenido, exonerado y acusado de homicidio doblemente agravado por el uso de arma de fuego y por ser integrante de una fuerza de seguridad.  En el pedido de elevación a juicio que se leyó en la primera audiencia quedó claro que no actuó sólo, los seis jóvenes prefectos que estaban esa noche con él también llegan a juicio exonerados y enfrentando cargos por abandono de persona seguido de muerte y encubrimiento doblemente agravado. El Tribunal Oral en lo Criminal N°3, presidido por Julio C. Báez, es el encargado de juzgarles.

El juicio comenzó a las 11.51, casi dos horas después de lo pautado. También en la virtualidad la espera a la que someten a las familias es la regla. La explicación: dos de los imputados que se encuentran privados de libertad, Pablo Brites y Cristian Alberto López, no podían conectarse. Durante las más de tres horas de debate fueron constantes los cortes de internet del imputado López, quien se encuentra detenido en el  Complejo Penitenciario Federal de la C.A.B.A (Villa Devoto). A tal punto que, por esas interrupciones, el pedido de elevación a juicio, donde se detallan los hechos e imputados, tuvo que leerse dos veces.

La escena del juicio en la virtualidad es bien diferente de la presencial. Mientras que en los juicios orales tradicionales las personas imputadas están siempre de espaldas o de costado al público y sólo el juez puede tener plena visión de sus gestos y movimientos, en la dinámica virtual los rostros de los acusados están visibles para todo aquel que esté dentro de la sala de Zoom. Así fue como Jorge Rego, el papá de Cristopher, pudo ver de frente y por primera vez al asesino de su hijo. Al menos a través de la pantalla.   

Entre las cuestiones preliminares, el abogado defensor de Pablo Brites, Ricardo Mario Izquierdo, realizó un planteo que ya había sido rechazado en instancias anteriores: que no se realice el juicio en estas condiciones de virtualidad. Argumentó que con esta modalidad “no se respetan las garantías procesales, ni es posible controlar que los testigos no sean asistidos o tengan ayuda memoria”. El juez Julio C. Báez desestimó este pedido e inició el juicio oral, advirtiendo que garantizará la correcta comunicación entre los imputados y sus abogados, creando subsalas de Zoom, y que en caso de que los imputados quisieran declarar de manera presencial, se hará lugar a dicha petición. 

Además de Brites, serán juzgados Cristián Alberto López y Lucila Tamara Carrizo, a quienes se les imputa el delito de abandono de persona seguida de muerte ya que no asistieron a Rego cuando aún se encontraba con vida, y encubrimiento doblemente agravado. En tanto que Lucila Tamara Carrizo, Rubén Darío Viana y Javier Eduardo Fernández están procesados por encubrimiento doblemente agravado, por haber levantado las vainas de los disparos efectuados por Brites; y Axel Gregorio Díaz Guevara y Roberto Mariano Parédez llegan a juicio por encubrimiento doblemente agravado, al haber omitido realizar la denuncia sobre el hecho, del que claramente tuvieron conocimiento. 



La familia del Bocha está representada por la Gremial de Abogados y Abogadas, quienes se sumaron como querellantes en la instancia oral del proceso. 

Sobre el final de esta primer audiencia, la fiscalía, representada por Andrés Madrea, presentó dos pedidos: que integrantes de la Dirección General de Acompañamiento y Protección a las Víctimas (DOVIC) puedan presenciar el debate y que la madre y el padre del Bocha, Alejandra y Jorge, puedan declarar para contar quién fue el Bocha y como parte del proceso de reparación del daño que todo juicio busca. Yamil Castro Bianchi, defensor del ex prefecto Díaz Guevara se negó, aduciendo que sus intervenciones no podían hacer más que aportes subjetivos. Esta oposición fue acompañada por la mayoría de los abogados defensores. Sin embargo, el juez Báez dio lugar a la solicitud del Ministerio Público Fiscal, razón por la cual Jorge Rego y Alejandra podrán ser parte del debate y declarar como testigos de concepto.

 Mientras tanto en las puertas de Tribunales

Las familias de las víctimas del gatillo fácil saben lo importante que es estar, acompañar y unirse en estos momentos, a pesar de la virtualidad en la que transcurrió la primera audiencia del juicio, madres, padres y amigxs irrumpieron en la calle del Tribunal para exigir justicia por el Bocha. 

La convocatoria inició a las 9 de la mañana en Talcahuano 550, allí estaban los amigos y la ex pareja del Bocha. Desde temprano habían desplegado un pasacalle con el escudo de Huracán “Bocha siempre presente”. A medida que llegaban las familias, el muro de vallas que separa a la Justicia de las calles se iba llenando de banderas y volantes con los propósitos del encuentro. 

En el micrófono abierto hablaron familiares de las víctimas y también familias de las personas privadas de su libertad, que se encuentran acampando en la plaza del Tribunal desde hace un mes. Una de las madres, Inés Alderete, sintetizó el encuentro entre ambos reclamos: “Es tan simple lo que pedimos, queremos que dejen de matar a nuestros hijos”.

Jorge Rego, padre de Cristopher, llegó tras el intermedio que debió tomar la audiencia por fallas en la conexión de uno de los imputados. Luego de agradecer el aguante en las calles, fue contundente con el pedido: “Si tenemos jueces que correspondan, Pablo Brites tendría que tener perpetua sí o sí”. Y agregó: “Yo creo que las fuerzas de seguridad hacen las cosas exactamente lo contrario a lo que tienen que hacer, porque a los que tienen que cuidar los terminan matando. Brites podría haber tirado una alerta y en 4 o 5 cuadras lo agarraban”.

Jorge Rego, con la foto del Bocha estampada en el barbijo




En el año 2018, la repercusión mediática que logró visibilizar el caso del Bocha fue acompañada por la fuerte indignación de vecinxs de la zona sur de la capital que sufrieron, particularmente, la escalada represiva contra la juventud. Las madres que sentaron precedentes en la lucha contra el gatillo fácil y estuvieron desde el inicio acompañando a Jorge, pronunciaron nuevamente su apoyo. 

Carolina Vila, mamá de Lucas Cabello, en la misma sintonía que Rego, exclamó: “Tiene que ser perpetua, porque el daño que ellos hicieron es perpetuo, es para siempre”. Lucas Cabello, sobreviviente del fusilamiento también estuvo presente y dijo: “Estoy cumpliendo mi palabra, había dicho que iba a acompañar cada caso de violencia institucional, y a las madres mismas. En mi caso me sentí muy acompañado por las madres, que llenaron la audiencia. Me sentí muy afortunado. Lo mínimo que puedo hacer es estar acá, en este caso acompañando a Jorge”, dijo Lucas, quien desde hace más de un año espera que la condena a 16 años contra su fusilador, el ex policía de la Metropolitana, Ricardo Ayala, quede firme y de una vez por todas cumpla la sentencia en una cárcel.

Roxana Cainzos, mamá de Nehuen Rodríguez, expresó: “Nosotros podemos lograr una justicia popular en nuestros territorios. Nos queda también la esperanza, cuando terminamos de pelear con nuestros hijos que no tienen justicia, llegar a la juventud, llevar todo lo que hemos vivido, que tengan esa experiencia y puedan ver más allá de lo que se muestra. Quieren que nosotros bajemos los brazos, pero no lo van a lograr. Porque nos unimos entre las madres y nos damos fuerza, esa fuerza que nos saca adelante y nos marca el camino a seguir”.

Jorge Rego y Roxana Cainzos en un abrazo infinito




También acompañó este inicio de juicio oral Mónica Alegre, la mamá de Luciano Nahuel Arruga, desaparecido por la policía bonaerense de Lomas del Mirador, quien recordó: “No me es fácil hoy estar acá. Ayer el Negro hubiese cumplido 29 años, y no son fechas fáciles para una madre. Pero tenía que estar acá, afirmando que el mejor regalo que hoy el Negro podría tener es justicia por el Bocha”.

Las declaraciones que vienen

Varios de los abogados defensores expresaron que preferían que sus defendidos declaren de manera presencial al final del debate, tras escuchar a las y los testigos. A excepción de Díaz Guevara, quien solicitó hacerlo al principio. Sus palabras abrirán la segunda audiencia, el viernes 5 de marzo. El mismo día brindarán su testimonio la madre y el padre de Cristopher Rego.

*FM Riachuelo/Revoluciones/La Retaguardia/Sur Capitalino/Revista Resistencias.

0 comentarios:

Publicar un comentario