25 mar 2021


Lo dijo la licenciada María Andrea Dakessian, directora de Salud y Educación Ambiental de la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) en diálogo con el programa radial Oíd Mortales. La profesional habló acerca del estado de situación en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires respecto al dengue  y de  las medidas de prevención que deben tomarse para evitar las picaduras del mosquito que lo transmite.
(Por La Retaguardia)



🎤 Entrevista: Cristina Varela/Luis Angió

✍️ Redacción: Nicolás Rosales

💻 Edición: Pedro Ramírez Otero



La pandemia por Covid-19 desplazó de la agenda de los medios de comunicación la temática del dengue y la importancia de seguir trabajando en la prevención de esta enfermedad que cada año afecta a mayor cantidad de personas en el territorio nacional. 




“El tema parece que quedó como olvidado o no tiene tanta prensa. Pero por suerte no tuvimos y no tenemos la situación de dengue de años pasados. En ese sentido, estamos tranquilos porque no hay casos de dengue. Pero no hay que aflojarle a lo que veníamos diciendo desde el año pasado que es algo que no tenemos que olvidarnos: que aunque no tengamos dengue, tenemos al  Aedes aegypti (el mosquito vector de ésta y otras enfermedades). El escenario actual, nos pone en un lugar donde si se venían dando las condiciones de siempre íbamos a tener casos de dengue. Como la pandemia por Covid de alguna manera trastocó y alteró algunas variables para decirlo de alguna forma, hace que tengamos el mosquito Aedes aegypti pero no tenemos personas infectadas que hagan que sea posible la transmisión. Igual, eso no quiere decir tampoco que no aparezca algún caso de persona infectada. Porque como tenemos la circulación del mosquito hay que seguir batallando fuertemente el tema de la prevención para que no haya más proliferación. Para mantener casi a cero o muy controlada la población de aedes en nuestros domicilios”, comenzó explicandoLicelicenciada María Andrea Dakessian, directora de Salud y Educación Ambiental de ACUMAR.

No nos tenemos que relajar

“La zona del Riachuelo no es que en realidad incrementa o acrecienta por la cercanía del agua del río o pastizales la presencia de aedes. Las acciones de prevención que hacemos desde ACUMAR son en toda la jurisdicción. Lo que sucede es que desde una mirada de salud uno por ahí prioriza donde mandan los recursos. Hoy, la Ciudad de Buenos Aires o las grandes ciudades siguen centralizando sus recursos al Covid y la vacunación, y no hay tantos operativo de despliegue sobre el dengue, sin embargo se mantienen.  Se continúan trabajando bajo algunas pautas que consisten básicamente en la eliminación de criaderos. Porque las temperaturas siguen siendo amigables para que eclosionen los huevos, las larvas crezcan, se transformen en pupas y haya mosquitos. De hecho en nuestras casas seguimos encontrando aedes aegypti, que me pude picar a mí y si yo no tengo la enfermedad, el mosquito me pica nada más. Y va a picar a otra persona, después de haberme picado a mí, no va a transmitir la enfermedad. Pero no nos tenemos que relajar. Tenemos que continuar evitando la acumulación de agua en pequeñas, medianas o grandes cantidades, y eliminarla”, detalló.

Plan Sanitario de Emergencia

Dentro del trabajo que realiza ACUMAR de manera articulada con otros organismos estatales, la directora de Salud y Educación Ambiental brindó más detalles acerca del Plan Sanitario de Emergencia: “Se trata de la línea seis de lo que es Plan Integral de Saneamiento, dentro del PISA, que tiene catorce grandes líneas de acción. Por orden del juzgado, teniendo en cuenta las recomendaciones de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, de la Auditoría General, más observaciones que habían hecho grupos comunitarios y organizaciones, se nos había pedido casi al inicio de nuestra gestión, que se reformulara el Plan Sanitario. El mismo no deja de ser un documento que traza los lineamientos de acción que tendría una gestión para resolver problemas. En el caso nuestro, debería ser prevenir enfermedades asociadas con ambientes degradados, no con intervención directa de ACUMAR por ser una autoridad de cuenca, si no conjuntamente con los municipios que tienen la responsabilidad de llevar adelante los sistemas sanitarios con el Gobierno nacional a través del Ministerio de Salud con el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires y de la Ciudad a través de sus respectivos ministerios. Se detectan las áreas problemáticas a trabajar, y una de ellas son la sonosis y plagas. Y ahí se encuentran las enfermedades transmitidas por mosquitos, más comúnmente conocido como dengue. El plan sanitario tiene una duración específica que va desde el 2020 al 2023. Durante todo este año se plantearon cumplir más de 50 acciones”.

Por último, Dakessian mencionó el trabajo que se viene realizando en la Villa 21-24 de la Ciudad de Buenos Aires: “Es una de las poblaciones que se aborda de la manera más integral posible entre Ciudad, Nación, Aysa y distintas áreas de ACUMAR, porque se hacen varias cosas en simultáneo. Por un lado completar el proceso de reubicación de las familias que estaban viviendo sobre lo que se conoce el 'camino de sirga' (sector que bordea una parte del Riachuelo). Hubo dos relocalizaciones de grupos poblacionales o de familias en pleno contexto de pandemia y de emergencia sanitaria. Uno fue para un complejo habitacional que se llama Alvarado y otro que se llama Mundo Grúa que era un complejo que ya estaba construido y que faltaba hacer terminaciones y hacer el proceso de reubicación. Con todas las medidas de seguridad que implicaron hacer los traslados de mudanza. De apropiarse de las nuevas viviendas, de poder hacer las desinfecciones, la limpieza y la higiene. Lo que se pretendía era garantizar mejores condiciones de vida. Esto fue un logro que se llevó adelante con el Instituto de la Vivienda de la Ciudad y con otra áreas de gobierno. La vivienda cuanto más saludable sea en términos del tiempo que uno permanece ahí, no solo es un derecho, sino que mejora nuestro proceso de salud/enfermedad. Hay otra obra importante para mejorar las condiciones de vida y todos tengan agua y cloacas con conexiones a las que se conocen como redes formales”, cerró. 



0 comentarios:

Publicar un comentario