19 mar 2021




Pablo Lachener, reconocido abogado de derechos humanos y dirigente del Club Atlanta, ubicado en el barrio porteño de Villa Crespo, dialogó con el programa radial La Retaguardia. Allí brindó algunos detalles sobre la novedosa cláusula de "integridad" que se incorpora a los contratos de futbolistas y que entró en vigencia este año. Se trata de una medida que significa un paso más en la lucha contra la violencia de género, articulada con otras acciones como la creación de una Comisión y Protocolo específico para la intervención sobre múltiples formas de violencias. 
Además, destacó la posibilidad de ampliar y fortalecer la inclusión de las mujeres en el ámbito del fútbol en el club. (Por La Retaguardia)



🎤 Entrevista: Fernando Tebele/Pedro Ramírez Otero

✍️ Redacción: Nicolás Rosales

💻 Edición: Diego Adur

🖍️ Ilustración: Archivo Lorenzo Dibiase/La Retaguardia

 


La cláusula de “integridad” funciona como una herramienta para saber cómo actuar ante una situación o denuncia de violencia de género y se incluye dentro de los contratos de los futbolistas profesionales del fútbol argentino. Está siendo aplicada por el club Vélez Sarsfield, del barrio porteño de Liniers, y ahora por Atlanta, de Villa Crespo.




Una cláusula con perspectiva de género

El abogado y dirigente de fútbol Pablo Lachener hizo referencia de manera detallada a cómo se fue dando el escenario para establecer esta cláusula, “Es un motivo de orgullo que empecemos a instrumentar institucionalmente algunas barreras frente a la realidad de la violencia de género que lamentablemente se multiplica día a día y que la vemos constantemente en el ámbito del fútbol, en particular. Desde el club Atlanta, y desde hace unos años, vamos identificando a partir del empuje de muchas socias que los clubes de fútbol no son muy receptivos a la participación de la mujer. entonces, esos canales hay que ir creándolos, y en ese marco se creó la subcomisión de género, diversidad e inclusión. Además se sancionó mediante asamblea un protocolo específico de actuación del club para casos tanto de violencia de género y discriminación como para casos de violencia entre niños, niñas y adolescentes, esto último en un nuevo marco legal de la normativa para las infancias. En ese marco, una de la patas que nos quedaba un poco renga era saber qué hacíamos con la cuestión del fútbol sobre todo a partir de casos muy resonantes en determinados clubes, sobre todo de primera división, que impactaron mucho sobre la población. Observamos también que hay una tendencia internacional de agregar en los contratos de futbolistas profesionales una cláusula específica que hace referencia iluminando y alertando al jugador de fútbol: tiene que saber que mientras dure la relación contractual tiene que tener una conducta íntegra, por eso la llamamos cláusula de integridad. Colora un poco la conducta que tiene que tener el jugador adentro y afuera de la cancha y, en particular, le hacemos conocer la existencia del protocolo de género que tiene el club. En consecuencia, están avisados que en cuanto haya cualquier información de un caso dentro de la violencia de género y discriminación, va actuar el equipo de profesionales que se encarga de llevar adelante este protocolo y asesorar a la comisión directiva para que tome medidas”, explicó el dirigente y detalló en qué podrían consistir: “Las medidas no pueden ser penales, porque eso es un poder exclusivo, un monopolio del Estado, pero por otro lado hay cuestiones patrimoniales y que tienen que ver con la posibilidad de apartar al jugador del plantel profesional, un montón de medidas que uno puede tomar en el medio en función de la gravedad de la situación, o tal vez hacer una mediación por algún problema específico”, agregó.

Acciones concretas

Lachener contó que la llamada cláusula de integridad ya está vigente a partir de este año y especificó una de las medidas tomadas por el club contra sus futbolistas: “Esto es un tema que a los dirigentes los pone contra la espada y la pared. Nosotros tuvimos casos con dos jugadores profesionales y tomamos la decisión de apartarlos del plantel. Fuimos firmes en eso, aun sabiendo que iba a tener un impacto en un partido que se venía que era por el ascenso a primera división. La cláusula ya está vigente en los contratos que firmamos en este año y lo hicimos público en el marco del 8 de marzo. El club entiende que la violencia no es solamente física, muchas veces es simbólica y tiene que ver con casos de discriminación, o baja de las tribunas y a veces es muy difícil trabajar sobre eso”, opinó.

Por último, el abogado puso dos ejemplos donde el club Atlanta activó el protocolo. Uno de ellos fue en un chat público de un canal de deportes de televisión, donde la gente se insulta, y el otro caso fue por violencia de género:“ Fue cuando el tribunal de disciplina de la AFA (Asociación del Fútbol Argentino) manifestó que perdían vigencia las sanciones hacia los jugadores durante el 2019 y el 2020. En el caso del 'Pitu' González, un jugador del Club Chicago, de Mataderos, que salió haciendo gestos antisemitas en un partido contra Atlanta. Ahí también el protocolo actuó y se comunicó con las autoridades de la AFA, y exigió que en el caso de él la sanción se cumpliera”, concluyó.

0 comentarios:

Publicar un comentario