19 mar 2021


A finales de octubre de 2020 Chile decidió ponerle fin a la constitución pinochetista. Ese triunfo histórico comenzó a forjarse en 2019, cuando el país trasandino explotó y las revueltas populares lograron evidenciar que el milagro liberal chileno dejaba tras de sí un tendal de desigualdad, pobreza y racismo. A la rebelión, siguió una represión feroz, ejecutada por los carabineros, ordenada por Sebastián Piñera y avalada silenciosamente por la mayoría de los gobiernos de la región. Hoy, con el plebiscito constituyente consumado, algunos y algunas intentan decretar el fin de la historia, sin percatarse que la explosión que parió la consulta popular dejó cientos de personas presas, y que la persecución al pueblo mapuche, numeroso en Chile, nunca cesó. El jueves 18 de marzo organizaciones de diferentes espacios, residentes chilenos y chilenas en Argentina y población mapuche realizaron una jornada de protesta en el Consulado chileno de la calle Sáenz Peña al 500, en la Ciudad de Buenos Aires. Para ellos y ellas nada ha terminado y todo está por comenzar. (Por La Retaguardia)

📷 Fotos: Virginia Chaile/La Retaguardia
💻 Edición: Rodrigo Ferreiro



0 comentarios:

Publicar un comentario