6 abr 2021



La jueza Mariel Borruto llamó a indagatoria a seis militares retirados que 39 años después de iniciada la guerra, deberán dar explicaciones a la Justicia Federal de la ciudad de Río Grande, en Tierra del Fuego. En total son 95 los militares imputados y más de 120 víctimas de distintas unidades militares que participaron en el conflicto. En diálogo con el programa radial Tengo una Idea, Silvio Katz, excombatiente de Malvinas brindó  detalles de la causa y contó cómo sufrió torturas en carne propia. “Tuve la suerte de no morir de inanición”, relató. La audiencia se reanudará el 13 de abril. (Por La Retaguardia)


🎤 Entrevista: Graciela Carballo/Carlos Morchio/Nicolás Rosales ✍️ Redacción: Nicolás Rosales 💻 Edición: Diego Adur 📷 Fotos: Paulo Giacobbe


Los juicios por delitos en la  guerra de Malvinas son procesos judiciales cursados tanto en  nuestro país como en Reino Unido. Comenzaron en el 2009 y buscan validar los reclamos efectuados contra oficiales y suboficiales por conspiración, tortura y maltrato a los soldados conscriptos en las islas durante  el conflicto bélico de 1982. Al momento hay solo cuatro militares procesados, 26 imputados y cerca de un centenar de acusados.

Los seis militares citados prestarán declaración por videoconferencia entre el 13 y el 22 de abril. Se trata de Edgardo Parada, Jorge Aníbal Santiago Cadelago, Jorge Guillermo Díaz, Emilio Samyn Duco, Horacio Francisco Vlcek y Jorge Raúl Masiri. No habrá medios de comunicación cubriendo el juicio, porque el juzgado no lo autorizó. 
Indagatorias

Silvio Katz recordó de qué se trata el llamado a indagatorias y dio su opinión respecto a lo que espera del juicio: “ Estos seis militares  son de los casos más sonados, los de Chaco y Corrientes, y fueron los primeros denunciados. Las indagatorias buscan que los militares implicados den explicaciones. Estos seis personajes nefastos de nuestra historia deberán dar explicaciones de por qué hubo estaqueos en Malvinas, por qué hubo muertes por inanición, etc. Hicieron sufrir a la propia tropa, en vez de enfrentar al enemigo, en este acto tan cobarde de torturar a chicos de diecinueve años. Una vez sucedido esto, la idea es que se continúe citando a más de cien militares imputados. Queremos que los que hicieron las cosas mal paguen, que se deshonre a los que actuaron de mala fe y se enaltezca a los que realmente fueron héroes. Tierra del Fuego es el lugar elegido para el juicio porque era la capital de Malvinas en 1982”, expresó.




Las torturas

Por otro lado, el ex combatiente  contó cómo él mismo sufrió torturas durante el conflicto bélico de Malvinas, como si el tiempo no hubiera pasado: “Tuve la desgracia de caer en un grupo comandado por Eduardo Flores Ardoino, un personaje que era subteniente en su momento, hoy ya retirado del Ejército. Tenía la mala costumbre de torturar a cinco soldados todos los días. Elegía según a lo que él le diera placer. Torturaba a la gente que tenía piel oscura y, en mi caso, el hecho de ser judío ya era motivo suficiente para torturarme y para establecer que no servía para ser militar”, relató Katz. Por cierto, todos los conscriptos denunciaron haber sido estaqueados y enterrados en la intemperie helada, en esa parte del mapa. 

“En realidad, nosotros éramos chicos que nos habían vestido de verde y nos habían mandado a una guerra. Yo me fui del Regimiento 3 de Tablada pesando 75 kilos y volví con 53, o sea 22 kilos menos. Tuve la suerte de no morir de inanición cuando hubo otros que no la tuvieron. Se denuncia cruelmente que hubo muertos por combate en Malvinas cuando todavía no habían empezado los combates. Fue gente que murió por inanición. Esto es algo terrible de la historia argentina y que no se puede perdonar”, aseveró. 

A pesar de lo vivido 

Silvio Katz, luego de haber vivido lo que vivió, siguió conectado con Malvinas desde otro lado: “Me conecté con colegios y empecé un derrotero de charlas que en mi caso me sanan el alma. El poder hablar con chicos de primaria, secundario; Aprender a tocar el tema de Malvinas sin hablar solo de la batalla si no de la parte humana de cada uno, de cómo volvimos, qué somos hoy, del ejemplo que podemos dar a pesar de lo que vivimos, me ha servido muchísimo. Ni la pandemia me frenó. Di charlas por Zoom y a falta del abrazo y la contención, recibí cariño por las redes, que sigue intacto, siempre nos viene bien”, compartió.




El reconocimiento como veterano

“Nosotros tenemos la desgracia de haber sido reconocidos legalmente como veteranos de guerra recién en 1999. En el ‘91 hubo una intención. A partir de ahí se abrieron diferentes caminos de lucha. Antes era ir solamente a Casa Rosada con carteles y volver pintados de azul por los camiones hidrantes. En el 2007, gracias al fiscal correntino de la Nación, Pablo Vassel, comenzó la causa. Yo me sumé en el 2009. Me siento acompañado por el pueblo en todo esto, hay cada vez más gente detrás de nuestra causa. Hace unos años la gente empezó a entender lo que era malvinizar, que es crear conciencia”, destacó el ex combatiente.

“Yo también hablo”

El Centro de ex Combatientes Islas Malvinas (Cecim) La Plata y la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) lanzaron el viernes 2 de Abril la campaña pública "Yo también hablo". La misma está destinada a soldados conscriptos que también hayan sufrido torturas y malos tratos por parte de sus superiores durante el conflicto bélico y que hasta la fecha no lo hayan contado.

DESCARGAR 

0 comentarios:

Publicar un comentario