8 abr 2021

Lo dijo Rocío Girat, horas más tarde del fallo de la Cámara de Casación que absolvió a su esposa Marian Gómez, quien había sido condenada hace dos años, después de que la detuvieron en 2017 por besarse en el centro de trasbordo que hay entre subte y tren en Constitución. Luego de la condena de un año a prisión en suspenso, se conoció el fallo de Casación que revierte aquella sentencia. En diálogo con el programa radial La Retaguardia, Girat contó cómo recibieron la noticia. (Por La Retaguardia)


🎤 Entrevista: Fernando Tebele
✍️ Redacción: Agustina Sandoval Lerner
💻 Edición: Pedro Ramírez Otero
📷 Fotos: Rolando Andrade Stracuzzi


“Estamos cayendo, de a poco. Nos enteramos a las cinco de la tarde de la absolución de Marian, mi compañera, de que los tres jueces por unanimidad decidieron absolverla de los dos cargos por los que estaba condenada, tanto el de lesiones leves y el desacato a la autoridad”, comenzó Rocío Girat, la esposa de Marian Gómez, quien había sido condenada a un año de prisión en suspenso. Girat contó cómo vivieron estos cuatro años desde que comenzó el proceso: “Estábamos asustadas, no sabíamos si íbamos a terminar siendo embargadas, porque si la condena de Marian quedaba rectificada íbamos a tener que abonar los costos de este juicio así que más que agradecidas por el trabajo del abogado que nos acompañó, un compañero, desde un primer momento. Muy agradecidas y muy conmovidas”.

La molestia del amor libre al sistema judicial

Rocío manifestó qué significa este fallo para ella y su compañera, haciendo hincapié en el mal funcionamiento del sistema judicial. “Teniendo tantas urgencias, tantos emitidos, hay un montón de temas muchos más urgentes para dedicarle audiencia que por una situación de que a un policía le haya molestado ver a dos tortas besándose en Constitución. Me parece que en Argentina estamos viviendo problemáticas más importantes y que atentan con nuestra vida. Estamos viendo cómo personas denunciadas por abuso, donde el sistema judicial no está funcionando y no los enjuician y hasta que no matan a una piba no se enteran que estaba denunciado. Entonces, realmente es penoso que el sistema judicial gaste dinero en perseguir, en querer adoctrinar a un movimiento, un colectivo, que realmente se despertó. Estamos en otra generación. No deberían de suceder estas cosas”, expresó.







“El Estado gastó muchísimo dinero y es injusto para cada una de las muertas que tenemos todos los días. Es injusto. Es injusto porque muchas son compañeras que denuncian muchísimas veces y no son escuchadas. Y mirá qué rápido actúa la justicia para estigmatizar, para condenar, para procesar, para meter al sistema a una lesbiana visible, a una chonga. Esa diferencia”, dijo. Girat contó que Marian todavía tiene antecedentes penales y que al día siguiente del hecho fue la fiscal quien ordenó que la pusieran en el sistema. “Entonces vemos cómo se actúa con tanta rigurosidad en algunos casos y con tanta liviandad en otros. Realmente espero que esta sea la última vez que pase. Y si sigue pasando, los movimientos y ustedes desde su lugar de comunicadores tenemos que estar ahí para repudiarlos hasta que salga como salió hoy la absolución de mi compañera”, agregó.

Luchar y combatir con el miedo

En una charla con La Retaguardia en junio de 2019, previa a la sentencia, Rocío había dicho “Ahora me cuido de dar un beso y de otras cosas”. Acerca de esta frase, explicó: “Siendo sincera, si estamos en un grupo, contenidas, en un lugar seguro, obviamente no hay problema en estar visibles. Pero delante de la yuta la pasamos muy mal. No fue solamente el procesamiento, el enjuiciamiento, la condena, el embargo, los pedidos de allanamiento, no fue solamente eso. A Marian la desnudaron en una sede policial, la revisaron entre un montón de policías. Ojalá que esto sea como un poquito de sanación y que nadie, nadie debería sentir miedo ni esa sensación de ahogo de que en cualquier momento viene un yuta y te caga a palos. Nadie merece sentir esa sensación. Luchamos y combatimos ante todo con el miedo”.





Al momento de enterarse de la absolución, Rocío se encontraba junto a su esposa: “Realmente nos sorprendió porque una está tan acostumbrada al palo, palo, palo, que cuando te viene una absolución y vos ves con fundamentos que los tres jueces realmente están teniendo un poco de perspectiva de género, un poco de perspectiva de la situación de lo que vivimos nosotras ese día en Constitución, de que nadie debería de vivir una situación discriminatoria así, de que no debería haber agentes policiales que traten a las personas de esa manera y que estén sueltos, trabajando y ocupando cargos con tanta liviandad. Vamos cayendo de a poco”, finalizó.


DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario