18 ago 2021



Ricardo Ayala, el efectivo de la ex Policía Metropolitana condenado a 16 años de prisión por el intento de homicidio agravado de Lucas Cabello, violó la restricción de acercamiento. El joven se lo cruzó y lo filmó. Durante la tarde del martes 17 de agosto, se acercó ilegalmente a unas cuadras del domicilio de Lucas y su familia. (Por Colectivo de Medios Populares*)




El 9 de noviembre del 2015, Lucas Cabello fue atacado por Ayala en la puerta de su casa frente a su hija de 2 años y su compañera. El brutal accionar del efectivo, que disparó tres veces a quemarropa, le dejó heridas gravísimas a Lucas, quien se recupera en silla de ruedas. Durante 2019 se desarrolló el juicio que le impuso a Ayala una condena de 16 años de prisión por el intento de homicidio agravado contra el joven vecino de La Boca.

A casi dos años del fallo judicial, Ricardo Ayala está libre porque la Cámara de Casación aún no se expidió sobre el fallo del Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de la Ciudad de Buenos Aires, por lo que la condena no está firme. Y no sólo está libre, sino que en las últimas horas violó la restricción que le impide acercarse a Lucas o a su familia, tal como lo relató Cabello en sus redes sociales: “En el día de ayer fui a comprar zapatillas a mi hija Milena, con mi mamá. Íbamos por Av. Patricios, cuando volvíamos de la zapatería y casi llegando a la calle Tomas Liberti, cerca de mi casa, ¿adivinen a quién me encontré?: a Ricardo Ayala, el policía que intentó matarme en 2015, que todavía sigue libre y anda caminando a tres o cuatro cuadras de mi casa. Lo grabé con el teléfono, estaba muy seguro de que era él. Se quedó en la verdulería haciéndose el boludo como que compraba. Me tuve que ir del lugar asustado porque no quería hacerle pasar un momento ingrato a mi hija que es chiquita. Y con mi mamá, que tampoco podíamos hacer mucho”.

Lo llamativo de todo es que Ayala no es vecino del barrio de La Boca, lo que podría explicar eventualmente su tránsito por las calles de ese barrio. Vive en Florencio Varela, por lo que Lucas y su familia tienen miedo: “desde ayer no pego un ojo, no puedo dormir, hoy no la mandé a mi hija al colegio porque tengo miedo”. ¿Qué hacía Ricardo Ayala a cuatro cuadras de la casa de Lucas Cabello? Es la pregunta que quizá debiera responder la justicia, quitándole el beneficio de la libertad al policía.
Cuando en 2019 Ayala fue condenado, Lucas y su familia sintieron un poco de alivio. Pero los tiempos de la justicia generan miedo, incertidumbre y desconcierto en las víctimas: “no puedo creer cómo una persona que le dieron 16 años de prisión esté caminando lo más pancho por las calles de mi barrio y me lo tuve que cruzar. Estoy sin palabras. Tengo el alma paralizada. Ojalá que no pase nada. Haré todo lo posible legalmente para que esta persona vaya presa porque es una injusticia bárbara… yo todavía me estoy recuperando del ataque, de las lesiones y de todo lo que tengo que él me provocó y él se pasea a tres cuadras de mi casa. Es una falta de respeto de todos, de la justicia que no existe y de él rompiendo la perimetral que tiene”, denunció Lucas en el video que subió a la red social.

Es urgente que la condena sea ratificada por el tribunal de alzada y que el policía Ricardo Ayala cumpla la condena en  cárcel común. Este nuevo accionar delictivo del agente no da margen de duda: la vida de Lucas y su familia corren peligro con Ayala en la calle, sobre todo si nadie controla que cumpla con la ley. 

(*) FM Riachuelo / Revista Resistencias / La Retaguardia / Revoluciones / Sur Capitalino

0 comentarios:

Publicar un comentario