6 sept 2021



Lo dijo Tamara Rossi, abogada e integrante de la Defensoría de Laburantes (La Defe), en diálogo con el programa Otras voces, otras propuestas. Allí explicó cómo el Gobierno de la Ciudad usa los datos personales en forma indebida para favorecer a María Eugenia Vidal, candidata de Juntos por el Cambio en Ciudad y a Diego Santilli, de la Provincia de Buenos Aires. Trabajadoras del call center GIV S.R.L. denunciaron ante La Defe que han sido obligadas a llamar por teléfono a personas para invitarlas a reuniones con Vidal y Santilli, proponiéndoles "tomar un café" con los candidatos. Además, Rossi comentó que los y las trabajadores del centro de llamado “no debían decir donde conseguían los datos, sino que debían fingir que eran militantes voluntarios". Por otro lado, denunció que toda la información recolectada en esta “campaña” fue provista por organismos estatales mediante la línea 147, línea telefónica usualmente utilizada para hacer reclamos por servicios, consultas, y para anotarse a la campaña de vacunación, entre otros. (Por La Retaguardia)


🎤 Entrevista: Luis Angió

✍️ Redacción: Nicolás Rosales

💻 Edición: Diego Adur

🖍️ Ilustración: María Eugenia Otero/La Retaguardia



El servicio de atención telefónica que ofrece la Línea 147 en la Ciudad de Buenos Aires lo maneja una empresa privada, GIV SRL. Trabajadoras de ese call center denunciaron ante la Defensoría de Laburantes (La Defe) que fueron obligadas a realizar llamados para invitar a las personas a encuentros con la precandidata a diputada nacional de Juntos por el Cambio por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y con el precandidato a diputado nacional por la Provincia de Buenos Aires, Diego Santilli, del mismo partido político.


La abogada Tamara Rossi, que forma parte de La Defe, dio información sobre el call center denunciado y alertó sobre la gravedad del asunto, ya que se están utilizando datos privados de las personas que fueron proporcionados por otros motivos para favorecer la campaña política de Vidal y Santilli.“Es una empresa privada contratada a concesión por el Gobierno de la Ciudad. La contratación se hizo de manera correcta para que la empresa cubra el servicio de todo lo que es el 147. Así funcionó durante varios años, sin embargo en marzo del 2021 esa concesión se amplió en un 2400%. Esto nosotros lo denunciamos en su momento. Meses después, empezamos a recibir denuncias y empezamos a acompañar a trabajadoras de este call center. Estas trabajadoras fueron de alguna manera coaccionadas para pasar a trabajar del servicio 147 a la campaña política directa y llana de María Eugenia Vidal en la Ciudad y Diego Santilli en la Provincia de Buenos Aires”, dijo. 

La abogada remarcó la importancia del asunto: “Esto es grave por el uso de la información sensible de los y las ciudadanas que hace el Gobierno, ya que ha tenido el acceso en algún momento a la información que ha dejado toda aquella persona que se haya comunicado con el 147 por algún reclamo, por algún centro de vacunación o testeo, etc. Con esta información lo que hacen es llamar e invitar a alguna charla, discusión o juntarse a tomar un café con los candidatos, según el barrio”.

Además, se refirió a las condiciones laborales de las empleadas del call center y especificó en qué consiste el engaño que son sometidas a realizar: “Las trabajadoras están en una extrema situación de precarización laboral. Tienen jornadas laborales extenuantes de 12 horas y prácticamente no tienen tiempo para descansar o para ir al baño. Las obligan a mentir y a decir que están militando, que están en la casa de un compañero de militancia haciendo llamados para parecer que nos son trabajadoras de un call center; Que llamaron de manera aleatoria o que lo sacaron de la guía de teléfono. La empresa se llama GIV SRL, su planta de trabajadores es muy grande. En la oficina desde donde nos llegaron las denuncias trabajan unas 70 personas, y por sus dimensiones es imposible mantener el distanciamiento social. Tampoco cumplen con las condiciones de aseo correspondientes”, relató. 

Otras irregularidades

"Primero que el servicio del 147 debería ser público, y no tendría que estar privatizado. Ahí ya tenemos un primer incumplimiento. Por otro lado, sus trabajadores y trabajadoras están precarizados, cobrando un sueldo por debajo del mínimo vital y móvil, con jornadas extenuantes de trabajo. Además, no están cumpliendo las tareas afines al 147. También, por las tareas que llevan a cabo, deberían tener jornadas laborales de no más de 6 horas. No es sano para nadie estar en constante comunicación telefónica”, manifestó la abogada. 

“Tenemos la expectativa, desde lo judicial, de poder frenar de alguna manera esta forma de manejarse del Gobierno de la Ciudad” cerró Tamara Rossi. 

0 comentarios:

Publicar un comentario