23 sept 2021



Lo dijo Sonia Sánchez, activista feminista abolicionista, sobreviviente de la trata de personas con fines de explotación sexual. En diálogo con el programa radial La Retaguardia, habló del avance del discurso reglamentarista y el peligro que significa la pornografía para los y las jóvenes. (Por La Retaguardia)


🎤 Entrevista: Fernando Tebele/Pedro Ramírez Otero

✍️ Redacción: Agustina Sandoval Lerner

💻 Edición: Pedro Ramírez Otero

📷 Fotos: Archivo Natalia Bernades/Valentina Maccarone/La Retaguardia



El 23 de septiembre, Día internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Mujeres, Niños y Niñas, fue establecido en 1999 en la Conferencia Mundial de la Coalición Contra el Tráfico de Personas en coordinación con la Conferencia de Mujeres, con el objetivo de concientizar sobre este negocio y su impacto global. 

La elección de la fecha tiene relación con la promulgación de la primera ley en el mundo contra la prostitución infantil comúnmente conocida como la “Ley Palacios” (9.143, impulsada por el socialista Alfredo Palacios).


Consultada acerca de la importancia de este día y del negocio de la trata, Sonia Sánchez, activista feminista abolicionista, dijo: “Para mí todos los días son 23 de septiembre. Para las personas abolicionistas no hay ‘un día de’, porque todos los días del año tenemos que estar luchando contra la explotación sexual. Hay que empezar a pronunciar la prostitución porque siempre sólo se está nombrando, y esto lo quiero dejar bien claro, ‘la lucha contra la trata’. Nombremos, ¿contra la trata de qué? Contra la trata laboral y sexual. Y porque hoy, en 2021, la embestida reglamentarista está tan fuerte y tan metida en este gobierno como en el anterior y en el anterior. Entonces digo:nombremos las cosas por su verdadero nombre. El 23 es un día más de lucha que tenemos las personas abolicionistas y en especial para mí, como sobreviviente de la prostitución y la trata. Tengo muchísima indignación. Antes era feminista abolicionista, hoy soy feminista abolicionista, radical”.

—Radical, ¿en qué sentido? Porque hay un sector del feminismo que se define como radical, que toma caminos transodiantes.

—No, no por ese lado. Yo en especial respeto a todas las identidades. Hoy acá también en Argentina hay un borramiento absoluto hacia las mujeres. Cuando te dicen “cuerpos menstruantes” Las mujeres no somos un cuerpo menstruante. Cuando te dicen “útero solidario”, como dice la señora Marita Herrera, porque la nombro con nombre y apellido, porque esta señora tiene el tupé de haber presentado un proyecto de ley por el alquiler de vientres, que esa es una nueva explotación, la más moderna de las explotaciones hacia nosotras las mujeres, y en especial las empobrecidas. Porque no hay una mujer rica en el mundo que haya alquilado el vientre para que un hombre o una mujer, en especial ricos, se conviertan en madre y padre. Yo respeto todas las identidades. Pero no me borres. Yo soy mujer. Lucho contra todo esto: contra el borramiento de nosotras las mujeres, contra este sistema que nos convierte en un objeto de uso y abuso. Porque hay una embestida muy fuerte para convertir a la prostitución en un trabajo más como ser diputada, senadora, presidenta de la Nación. ¿Es lo mismo eso que estar siendo prostituida en Plaza Once, o en cualquier ruta de nuestro país? No. Y en realidad lo más peligroso de todo esto, de toda esta gran embestida y esta lucha contra la explotación sexual, es que nuestras hijas, nietas y bisnietas están en peligro. Yo ya no. A mí me pueden parar en una esquina por falta de trabajo, porque hoy el hambre en Argentina tiene rostro de mujer. El feminicidio tiene rostro de mujer. El hambre tiene rostro de mujer. No queremos eso para las mujeres, no queremos como destino la prostitución. Queremos un trabajo digno y un salario tan digno como tienen nuestros representantes en el Congreso de la Nación. 











Los peligros que fomenta la pornografía

Respecto a la avanzada del reglamentarismo con un discurso que convence y que está ganando terreno, sobre todo en las juventudes, Sonia se refirió a la inteligencia del proxenetismo y a las agencias internacionales: “En Argentina no nació de ninguna puta la identidad fálica de trabajo sexual. No. Nos la bajó una agencia internacional que es el Banco Mundial. Y lo digo porque yo estaba organizada organizada en AMMAR (Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina) cuando el Banco Mundial nos bajó ese discurso fálico de trabajo sexual y le entra con esto de la libre elección, que eres dueña de tu cuerpo, cuando en realidad no eres dueña de nada”. Y continuó: “El tema es que es tan perverso este sistema prostituyente que hoy, desde el año pasado con el tema de la pandemia, la captación y la explotación sexual migró a las plataformas digitales. Entonces desde las páginas online, desde el Tik Tok, a nuestras hijas, nietas y bisnietas, a nuestras hermanas adolescentes, les están diciendo ‘puedes ponerte frente a la computadora, del otro lado está un viejo, que no te va a tocar, y ganas dinero’. Y nuestras adolescentes no están viendo que eso es explotación sexual. Una chica adolescente me dijo: ‘Sonia, pero a mí no me penetran anal, vaginal y bucal’. Y le dije que no, que no te penetran, pero te están explotando emocionalmente y utilizan esa foto que estás subiendo, y que le estás vendiendo, y puede ser parte de una película pornográfica o de la trata de personas”. 

—Además de las violencias que se naturalizan a través de la pornografía, ¿no?

—Absolutamente. Es sabido que desde los ocho años la están mirando nuestros niños varones, porque ¿quién no tiene hoy celulares e internet? Son muy pocas las personas que no los tienen. ¿Todas las madres y padres controlan lo que están viendo desde el celular sus hijos?  No, porque tenés que estar luchando para llegar a fin de mes todos los días, así que son muy pocas las personas que están controlando esto. Y la pornografía es la educación sexual que tienen nuestros hijos hoy. Y contra eso tenemos que luchar. ¿Qué le enseña la pornografía a nuestros adolescentes? A ser varones violentos, a abusar y a violar en grupos o de forma individual a una mujer. Porque siempre es una mujer y lo voy a dejar bien claro: siempre en la prostitución, en la pornografía, es una mujer la que está siendo violada. ¿Y sabes algo? Mi militancia es nombrar las cosas por su verdadero nombre. Cuando te dicen “trabajadora sexual”, ? es una mujer en situación de prostitución, es una puta. Te dicen “es una actriz porno”. ¿Perdón? Es una mujer prostituida que la violación que está padeciendo es filmada y después se va a reproducir en miles y miles de películas en el mundo. Y la violación que ella padeció la van a ver millones de personas, como yo lo he visto. Cuando fui mujer prostituida los torturadores prostituyentes, cuando me introducían en la habitación de un albergue transitorio o en una habitación del prostíbulo del traficante de personas multimillonario Tarantini, que sigue viviendo en libertad, en Río Gallegos, lo primero que hacían era prender el televisor. Y poner la película pornográfica fuerte. Claro que te educan. Entonces, educan a nuestros varones, a nuestros hijos, nietos y bisnietos. Un varón violento, varones violadores y prostituyentes. Y a nuestras niñas y adolescentes, que les hacen ver estas películas pornográficas, les están enseñando a ser mujeres sumisas, a callarse la boca y aguantar estas violaciones en silencio. Y contra eso, las personas que somos abolicionistas, estamos luchando. Ese es un gran negocio. La pornografía es parte de la trata y de la explotación sexual.

El Comité Ejecutivo contra la Trata

El Comité Ejecutivo, creado por la Ley 26.842, dirigido por Gustavo Vera, es coordinado por la Jefatura de Gabinete de Ministros y tiene como objetivo la articulación de las acciones de prevención, sanción y asistencia en materia de trata y explotación de personas. Respecto a su desempeño y evaluación, Sonia Sánchez dijo: “En el comité de la lucha contra la trata de personas tiene que haber una mujer, una mujer feminista y abolicionista. El señor Gustavo Vera no está haciendo un carajo. ¿Cuántos prostíbulos  cerró? ¿Cómo está luchando contra la trata? ¿Qué proyectos ha presentado para prevenir la trata? ¿Qué presupuesto tiene? Sólo se saca fotos. Y ‘llamá al 145’ ¿Eso es prevenir la trata?”. Además, se refirió a la situación de la pandemia y la profundización y agravamiento de la trata de personas con fines de explotación sexual: “¿Y el señor Gustavo Vera qué hace además de cobrar su buen sueldo todos los meses? Claro  que no hace un carajo además de sacarse la foto, y lo sostengo. Este hombre no debe estar ahí, tiene que haber una mujer que sepa lo que se siente cuando te hacen puta y te trafican. Lo que se siente cuando estás explotada laboralmente. Un varón no debe estar ahí y menos un varón como Gustavo Vera”. 


La letra muerta de la Ley 26.364

La Ley de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas fue sancionada en abril del 2008 con el objetivo de, como dice su nombre, prevenir y sancionar a la misma, estableciendo una asistencia a las personas que fueron víctimas. El artículo 1 habla de implementar medidas para lograr ese objetivo y más adelante enumera una serie de derechos que tienen las víctimas dentro del marco de la ley. 

Hoy, a 13 años de su sanción, la problemática de la captación con fines de explotación sexual sigue en aumento y la aplicación de políticas públicas por parte del Estado parece insuficiente. El negocio global de la trata sigue avanzando y se disfraza de discursos empoderantes. Mientras tanto, nos siguen arrebatando a las pibas.


0 comentarios:

Publicar un comentario