2 sept 2021



La jornada número 92 de la Megacausa, en la que debía comenzar el alegato de la Fiscal  Gabriela Sosti, fue suspendida después de un debate acerca de si los 20 imputados tienen que estar presentes en esta instancia.  El TOF N°1 de San Martín deberá resolver la situación de cara al próximo miércoles. En el cierre de la transmisión de La Retaguardia, la auxiliar fiscal Gabriela Sosti mostró su indignación. A las quejas de las partes acusadoras por las ausencias, se sumó la dolorosa situación que sorprendió a las partes cuando el secretario del TOF, Matías Ferrari, se retiró acongojado al enterarse de la muerte de su madre. (Por La Retaguardia)


🎤 Entrevista: Fernando Tebele/Lucrecia Raimondi

✍️ Redacción: Diego Adur

💻 Edición: Fernando Tebele

📷 Foto de portada: Captura Transmisión La Retaguardia



Una de las audiencias más esperadas del juicio comenzaba en la mañana de este miércoles. Con la etapa testimonial concluida y después de una ampliación de cargos para algunos de los imputados del juicio, el Ministerio Público Fiscal a través de Gabriela Sosti debía comenzar su alegato. Durante esta etapa, las partes acusadoras repasan lo ocurrido a lo largo del juicio y expresan la acusación formal que realizan contra los 20 imputados en este tramo de la Megacausa de Campo de Mayo.
Antes de comenzar con su alegato, Sosti advirtió que ninguno de los imputados estaba conectado a la plataforma virtual y lo hizo notar al Presidente del Tribunal, Daniel Omar Gutierrez. Los defensores dijeron que se harían cargo de transmitir lo alegado por la Fiscalía a sus representados. Sin embargo, Pablo Llonto, abogado querellante de familiares de las víctimas, presentó una reposición para objetar que la audiencia no podía continuar sin la presencia de los imputados. A ese pedido adhirieron el resto de las querellas y también el MPF. Luego, tomó la palabra Juan Carlos Tripaldi, defensor oficial, quien manifestó que las personas acusadas en el juicio tenían la posibilidad de elegir estar presentes o no en esta etapa. La audiencia fue suspendida y el Tribunal deberá resolver para el próximo miércoles si le exige a los imputados presenciar y escuchar los alegatos o si podrán ausentarse como en el día de hoy.
Fue una jornada sumamente accidentada en la que, además, uno de los secretarios del Tribunal, Matías Ferrari, se enteró del fallecimiento de su madre cuando la audiencia estaba comenzando.

Inmediatamente, Gutierrez dio sus condolencias y le dio permiso para que se retirara. Ferrari se levantó acongojado y fue sustituido por Amaro Torres. Tras un cuarto intermedio, la audiencia continuó. Este hecho pareció haber jugado también en la decisión del Tribunal de no definir la situación de los imputados con un cuarto intermedio durante la misma jornada.

Luego del final de la audiencia, Gabriela Sosti se sumó para el cierre de la transmisión en vivo de La Retaguardia. 

Sosti dio su pésame para el secretario Ferrari. Para la auxiliar fiscal, la audiencia debería haberse suspendido de inmediato: “Es un dolor. Es un compañero que durante dos años y medio estuvimos trabajando ahí, codo a codo, cada uno en su lugar. La verdad que yo esperaba que automáticamente, al mismo momento, el Tribunal suspendiera. Creo que es lo que corresponde, no se puede alegar en el medio de un luto”, razonó.

Sosti definió como un “escándalo” el pedido del defensor Tripaldi para que el Tribunal dispense a los imputados y les permita no asistir a la etapa testimonial del juicio: “Se están naturalizando cuestiones básicas basadas en errores, incluso en errores procesales groseros como el que manifestó el defensor. Se naturaliza que en los juicios de lesa humanidad, si los imputados no quieren estar, no están. El momento del alegato es el momento de defensa material por excelencia, porque es la acusación final. Una falacia que utiliza el defensor oficial es decir que la defensa material está en el momento de la lectura del requerimiento, como si el requerimiento fuera la acusación”, dijo la fiscal sin ocultar su molestia, y continúo: “Si esto fuera así, ¿para qué hay debate? Acusamos y defendemos con el requerimiento y listo entonces. A la acusación la perfecciona el alegato. La defensa material más plena es la de escuchar el alegato, porque no se dice lo mismo que se dijo en el requerimiento. Y no solamente tiene el derecho a escucharlo sino que tiene la obligación. El artículo 366 del Código Procesal Penal dice que el imputado asistirá, no hay posibilidades. Parece que los abogados defensores han naturalizado una interpretación o han derogado de facto ese artículo y entienden que hay facultades. No hay ninguna facultad. La interpretación literal del Código dice ‘el imputado asistirá’. No dice ‘podrá asistir’. Entonces ese es el origen. La madre de todas las desgracias que tuvo este juicio hoy fue no entender o no haber interpretado correctamente el Código Procesal”, arremetió la representante del MPF.




“Los acusadores no castigamos”

En su intento de justificar la ausencia de los imputados a los alegatos, Tripaldi increpó a las partes acusadoras. El defensor planteó la posibilidad de que en el deseo de la fiscalía y las querellas hubiera una suerte de venganza o búsqueda de castigo para los imputados: “Otra cosa que deslizó artera y taimadamente el defensor, fue plantear: ‘que estén escuchando es una forma de castigo’. Yo no sé qué tiene en la cabeza el defensor, pero eso es agresivo. Es bárbaro, es espantoso decir una cosa así. Francamente, es espantoso, porque es poner en intención de las acusadoras semejante cuestión. Los acusadores no castigamos. Pedimos justicia. Esa expresión es decididamente repudiable. No puede decir es un defensor y mucho menos un defensor oficial. Es una falta de respeto profesional lo que hizo”, señaló.  

Sosti apuntó también contra el Tribunal, que en ningún momento le avisó a las partes ni libró oficio alguno sobre la ausencia en esta instancia de los imputados. La fiscal se enteró de esta situación en el momento previo a iniciar su alegato: “Estaba poniéndome dispuesta, arreglándome la gola para ponerme a alegar y digo: ¿y los imputados? Empecé a mirar uno por uno en mi pantalla y por eso pregunté. Yo me empecé a poner histérica porque avanza el comienzo del alegato y veo que no estaban los imputados. Por eso dije de manera sorpresiva, incluso no lo planteé inicialmente como reposición porque entendí que podría haber algún problema de conexión. No entendí que daban por sentado que eso era así. Yo no sabía. El Ministerio Público Fiscal, que es el titular de la acción penal representante en la sociedad no sabía que los imputados, que los 20 imputados en uno de los juicios más grandes de Campo de Mayo, no iban a estar escuchando la palabra de la sociedad. Insisto, la palabra de la sociedad, porque el Ministerio Público es la palabra de la sociedad. Más allá de lo estrictamente procesal, simbólicamente es aberrante”, criticó.  

Otro de los argumentos esbozados por la defensa oficial para justificar la ausencia de los imputados fue el aspecto logístico y las supuestas dificultades para poder conectar a 20 personas más a la videoconferencia: “Esa es una trampa de vidrio opaco. La cuestión logística nos atormentó durante toda la pandemia, sobre todo en los juicios. ¿Cuántas veces hubo demoras en este juicio puntualmente porque el testigo no se conectó, porque no podía, etcétera? Nunca terminó de ser un problema o un obstáculo. Modos de resolver esa cuestión logística hay un montón. El tema es la cuestión de fondo. Yo no puedo no leerlo como una estrategia”, pensó Sosti. Para la fiscal hay “una actitud displicente por parte de los imputados” para afrontar estos juicios “en un momento donde el tufillo negacionista entra por todos lados”, y se refirió a los alegatos como “el momento más importante de un juicio”. “Es el final. Es el momento donde se recorre todo lo que fue pasando desde la Instrucción y lo que fue pasando en el debate. Es un proceso, un mecanismo de armado, de elaboración que se va perfeccionando. El alegato hace un recorte de esa realidad teórica y la fija. Después del alegato no hay nada más”.

Por último, Sosti repasó algunos de los puntos sobre los que se centrará su alegato en la próxima jornada e hizo un análisis de la relevancia de esta Megacausa: “Estos juicios no solamente tienen el objetivo de juzgar privaciones ilegales y tormentos, sino dar cuenta de qué fue lo que pasó y por qué pasó; Cuál es la dimensión histórica. Este juicio es uno de los primeros donde Campo de Mayo puede verse en una mirada periférica, desde muchos ángulos, y se puede advertir la centralidad del diseño del exterminio dirigido fundamentalmente a la clase trabajadora. Yo insisto en que el 67% de los desaparecidos fueron trabajadores, una clase trabajadora con una conciencia de clase muy marcada. Tiene, además, esto de poner en clave histórica la realidad de Campo de Mayo. Es uno de los campos de exterminio con más desaparecidos de nuestra historia. Campo de Mayo tiene un índice de sobrevivencia del 1%. O sea, fue la masacre más brutal lo que sucedió en Campo de Mayo y la responsabilidad primaria del exterminio fue del Ejército”, cerró la representante del Ministerio Público Fiscal, Gabriela Sosti, quien tendrá que esperar hasta la semana próxima para comenzar lo que será un extenso alegato. Lo que es difícil saber aún es si los imputados estarán en la audiencia para escucharla.

0 comentarios:

Publicar un comentario