6 ene 2022



El médico infectólogo Ricardo Teijerio respondió las dudas acerca de cómo transitar de la mejor manera la tercera ola de Covid-19 en Argentina. En diálogo con el programa radial Oíd Mortales, repasó las diferencias entre la portación del virus y la enfermedad, y destacó la importancia de la vacuna que ha aminorado la cantidad de personas fallecidas. “Tenemos un montón de positivos, pero no tenemos enfermos”, planteó. (Por La Retaguardia)


🎤 Entrevista: Cristina Varela/Luis Angió
✍️ Redacción: Nicolás Rosales
💻 Edición: Pedro Ramírez Otero/Agustina Sandoval Lerner
🖍️ Ilustración: Antonella Sportelli


—¿Qué hacemos si estuvimos con alguien que dio positivo?

—Es muy común en estos momentos ese tipo de consulta sobre contactos estrechos. Debemos tener claro que el contacto estrecho es el que estuvo con alguien que después resulta ser positivo y uno estuvo 48, 72 horas antes, sin distancia debida,  a menos de dos metros sin barbijo y más de 15 minutos. Ese tipo de contactos son muy frecuentes, sobre todo cuando uno va a eventos, a reuniones o bailes. Si aparece una persona positiva, todos aquellos que estuvieron en contacto se tienen que aislar. Si no tienen síntomas por cinco días. Luego debe permanecer cinco días más sin aislamiento estricto, pero sin ir a eventos y usando barbijo cuando sale a la calle. Esos son los cuidados actuales. Y una de las consultas más frecuentes en este momento es qué pasa si me toca el momento de vacunarme y estuve con un contacto estrecho. Lo que decimos es que no pasa nada, se deben vacunar igual, no deben esperar ni el aislamiento ni tener síntomas, porque no hay ningún tipo de riesgo. La vacuna no va a alterar ningún tipo de evolución. 




—¿El barbijo y la vacuna son los elementos que nos salvan cuando somos contacto estrecho?

—Sí, seguro. Como mecanismo de barrera es lo mejor. Si estoy al aire libre puedo estar sin barbijo. Y lo otro que tenemos que interpretar en este momento es que nosotros estamos viendo muchísimos positivos, pero por presencia de virus. No estamos viendo enfermos, no estamos viendo enfermedad, solo estamos viendo pacientes con presencia de virus, que es importante. Igual, aunque no tenemos un consumo de camas alto, tenemos un promedio de 20 y un poco más de muertos por día. Tenemos que protegerlos a ellos, por eso las medidas de prevención no hay que abandonarlas. La realidad es que estamos viviendo otro episodio de esta pandemia, donde antes cuando teníamos esta cantidad de contagiados teníamos dos hospitales completos, en cambio en este momento no está pasando lo mismo. Porque tenemos un nivel de protección en nuestra sociedad bastante alto por aquellos que tuvieron contacto con el virus y porque fueron vacunados. 

—Las personas que han fallecido en estos días, ¿ya venían con antecedentes de otras enfermedades y se les complicó con el Covid-19? ¿Son personas mayores o es gente joven también?

—Hay de todo, pero en general son personas que vienen con otras enfermedades y se positivizan con Covid, pero no mueren por enfermedades respiratorias. Mueren por la enfermedad de base. Como un paciente oncológico que está en tratamiento  profundo. Puede tener Covid pero no muere por Covid, sino por su enfermedad oncológica de base. Lo mismo un cardiológico. No estamos teniendo pacientes de terapia intensiva por Covid y eso es muy importante. Y los que hemos tenido estaban con vacunación incompleta. 

—Esto último no se aclara debidamente en los medios. Dicen “se murieron tantas personas por Covid”.

—No mueren por Covid, mueren con Covid. Creo que hay una alarma, y se está siguiendo muy de cerca a la cantidad de positivos. La vacuna ha demostrado lo que está pasando ahora, que tenemos muchos positivos pero no tenemos enfermos. Eso es pura y exclusivamente por la vacuna, por el nivel de protección que tenemos, no hay duda. En países como Alemania, Rumania, Austria, que no tienen una buena cobertura de vacunación, tienen una internación muy alta y mucha más mortalidad. En cambio, Israel, que también tiene brotes importantes, no tiene  muertos porque está bien vacunado.

—¿Los síntomas son  los mismos o se modificaron con las variantes?
 
—Las variantes que prevalecen son la Delta y la Ómicron. No estamos viendo los mismos síntomas de antes. Pero también esto está muy modificado por la vacunación, entonces casi no tiene síntomas la gente. Está evolucionando en forma muy leve, pero no estamos viendo ya pérdida de olfato, gusto, trastorno respiratorio, no estamos viendo neumonía. La verdad es esa, vemos quizás un paciente con un poco de malestar, dolor de cabeza, inclusive con diarrea, sobre todo en los chicos,  dolor de garganta. No pasa más de eso. 

—No está autorizada la vacuna para menores de tres años, ¿qué pasa con eso? 

—Tenemos que tener claro que pueden ser transmisores, pero no estamos viviendo realmente riesgos de salud de esos chicos, sobre todo con esta variante (por la Ómicron). Creo que la gente está confundiendo la enfermedad con la portación. Hay chicos que se hacen el hisopado porque son contactos estrechos y tienen presencia de virus, pero no es que estén enfermos con Covid. 

—¿Qué diferencias existen entre los tipos de tests?

—Más que nada hay diferentes tipos para no juntar a la gente en las UFU (Unidades Febriles de Urgencia) que tienen síntomas y pueden estar contagiando, con gente que es contacto estrecho. Uno puede hacer un antígeno rápido o PCR. En todos lados se están haciendo los dos. De todas maneras, yo creo que la gente tiene que interpretar que aquel que es contacto estrecho debe respetar los días para hacerse el estudio. Porque hay mucha gente que está viniendo a los hospitales a hacerse un estudio, tanto un antígeno o un PCR a los dos días de haber tenido contacto. ¿Y por qué lo hace? Porque al otro día tiene una reunión y quiere ir tranquilo, pero no sirve eso. Realmente, si se tiene que hacer un estudio por contacto estrecho, tiene que dejar pasar como mínimo cinco o siete días. 

—Puede darle negativo teniendo el virus en menor escala y contagiar igual. 

—Claro, en general el asintomático que está vacunado tiene menor cantidad de virus y la posibilidad de contagio también es mucho menor. 

“Estamos viendo muchos grupos de gente positiva, pero también en muchos jóvenes que son los que se descuidaron un poco más: fueron a bailar, tuvieron contacto social, hicieron reuniones sin ningún tipo de medidas de prevención y eso ya se venía advirtiendo permanentemente. Pero la gente que tuvo cierto nivel de prevención, inclusive los que estamos debidamente vacunados, tenemos muchísimo menos riesgo”, dijo el infectólogo Ricardo Teijeiro. 

En medio de la preocupación general, e incluso del señalamiento hacia la juventud aun cuando todas y todos conocemos personas adultas que toman pocas prevenciones, la situación continúa requiriendo cuidado, solidaridad y distanciamiento físico, pero no social.



0 comentarios:

Publicar un comentario