Canción actual

Título

Artista


Buscar resultados para: label/Caso Belén

Resultados totales: 6 / Mostrando página: 1 de 1

Vicky Disatnik, integrante de la Casa de las Mujeres Norma Nassif, dialogó con La Retaguardia a partir de la decisión de la Corte Tucumana de absolver a Belén. La joven, que pasó dos años y ocho meses en prisión por haberse presentado en un hospital de esa provincia para ser atendida con un aborto espontáneo en curso, ya está libre de culpa y cargo. (Por La Retaguardia) “Estábamos esperando que el tercer juez de la Corte, porque ya teníamos el fallo de dos, se expidiera, lo que debería haber hecho el 14. Es una maravillosa noticia, estamos muy contentas. Las tucumanas tenemos un poquito más de derechos. Vamos a seguir la lucha porque el aborto es ilegal, porque esto es una lección para las jóvenes pobres de Tucumán, que no pueden ir a un hospital público.“Le han absuelto los cargos que tenía, así que queda libre de culpa y cargo. Es como si no hubiera pasado nada. Ella, por ejemplo, tenía que sacar el certificado de buena conducta para poder trabajar, ahora ya no, porque no existe más la causa. Es un fallo unánime, si no hubiera sido así se hubiera tenido que sortear un cuarto juez y se hubiera demorado más”, explicó Disatnik.“En lo local se generan buenas condiciones para el acceso a la salud de las mujeres, porque los médicos la van a pensar dos veces ahora. Tenemos ya una absolución, la de María Magdalena, otro caso que llevó la misma abogada. La joven fue judicializada aunque no presa. Después de cuatro años fue absuelta por la Corte Suprema de la Nación. Son elementos que ayudan a que hoy una mujer pueda ir a un hospital público sin tanto riesgo”, aseguró sobre los efectos del fallo.Sobre las repercusiones, consideró: “La sociedad tucumana es muy conservadora, seguramente va a haber revuelo en estos días. Son fallos ejemplares producto de la lucha que es lo único que garantiza que estas cosas den marcha atrás. Belén estuvo 2 años y 8 meses presa y salió en libertad por la lucha y fue absuelta también por la presión internacional. Si no, todavía estaría presa cumpliendo los 8 años”, planteó.Para Disatnik, esta noticia “es un golpe a la justicia misógina, a la justicia que no escucha. Fue gracias a la experiencia de la abogada (Soledad Deza) y porque las mujeres nos movilizamos. Belén estaba concentrada en las miles de mujeres que sufren estas condiciones por ser pobres. Acá en Tucumán fue enorme la marcha del 8 de marzo, una de las más grandes del país con unas 15 mil mujeres. Todo está caminando porque hay un nuevo movimiento de mujeres en las calles de todo el mundo y en la región y nos ha costado mucho el despertar de las mujeres”.Además, contó que “Belén marchó el 8 de marzo en la calle con nosotras. Estaba muy emocionada. Esperanzada. Estaba preocupada por conseguir trabajo”.Hoy la emoción debe ser mayor que aquel día. DESCARGAR

El feminismo vuelve una y otra vez sobre sus pasos para revisar absolutamente todo. En medio de grandes debates, cada vez más acuerdos establecidos y prácticas tradicionales se ponen en cuestión. La forma en que actuamos, las raíces de los problemas, lo que se viene, para qué sirve lo que hacemos, qué efectos tuvo lo que hicimos. Un análisis para sumar a la construcción de lo que nos falta. (Por Rosaura Barletta para La Retaguardia) ¿Qué importancia tiene separar abuso de acoso, de violación, de manipulación, de maltrato, de misoginia y de discriminación? ¿Es distinta la respuesta a dar frente a cada tipo de agresión machista? ¿Para qué sirven los escraches? ¿En qué casos sirven? ¿De qué otras intervenciones deben estar acompañados para no ser estériles? ¿Qué se hace con los violentos? ¿Debemos las feministas ‘hacernos cargo’ de buscar esa salida? ¿Y los varones? ¿Qué construcción de sentido necesitamos? ¿Qué grado de pragmatismo amerita nuestro movimiento? ¿Cómo respondemos a todas estas preguntas?La decisión de mujeres, lesbianas, travestis y trans de levantar la voz parió un proceso que sigue en curso y que recién ahora está volviendo sobre sus propios pasos en pos de un análisis. Para comprender sus razones hay que poner los puntos sobre las íes: estamos actuando en defensa propia. La campaña por la libertad de Belén, la campaña por la libertad de Higui –con las lesbianas a la cabeza, que no es un dato menor– , las masivas convocatorias de Ni Una Menos, el paro nacional e internacional de mujeres, la pelea de Diana Sacayán y todo el colectivo de travestis y trans por el cupo laboral, las inéditas denuncias de abusos en el rock y la música en general –que desencadenaron como un dominó denuncias por abusos en los medios y hasta en los colegios secundarios, donde los jóvenes se organizaron para exigir protocolos de actuación y aplicación de la ley de educación sexual integral-, son algunas de las peleas que a diario da nuestro movimiento. Las denuncias se han volcado, incluso, al plano de las organizaciones sociales y políticas, entre ellas las nuestras, las de izquierda. En este punto hay que revisar una cantidad enorme de posiciones, porque las respuestas han sido deficientes y en muchos casos más que eso: han sido revictimizantes y represivas de las víctimas, y apañadoras y excesiva e irresponsablemente consideradas para los acusados.Para analizar al escrache como herramienta política hay que partir de analizar qué problemas lo suscitan. Incluso podemos retomar la esencia de otro tipo de escraches (salvando las distancias): los de H.I.J.O.S, escraches por excelencia. Son respuesta a la impunidad, al silencio, al encubrimiento. Son respuesta a la complicidad del Estado. Son respuesta a la invisibilización de los medios de comunicación hegemónicos. Son, incluso, en lo que derivan años y años de opresión, de condena y vergüenza. “Las pibas que violaste ya crecimos”, esgrimieron las denunciantes de Cristian Aldana, que guardaron durante 10 años su secreto a voces.El centro de la cuestión dice otras cosas que nos dejan a todos como el rey desnudo: ya sabíamos. El público de El Otro Yo sabía; el de Salta La Banca también; los y las cercanos a las organizaciones sociales o políticas denunciadas, sabíamos; lo sabían de Ari Paluch; lo sé de otros sobre los que no se habló en público aún; lo sabían de Cordera todos los del ambiente y hasta lo dijo Enrique Symns en El Señor de los Venenos hace unos cuantos años: “(…) Walter era un auténtico caballero con las damas, era elegante en su juego erótico y no se las trincaba bestialmente como el Pelado de la Bersuit Vergarabat y sus adláteres que en los camarines de la disco Cemento se han apoderado del culo de pendejas vírgenes como si fueran lechones que carneaban sin esfuerzo antes de salir a tocar”.¿Qué implica saber? ¿Qué debimos haber hecho? ¿Qué sabemos aún hoy? ¿Qué hacemos por las víctimas? Un buen piso de acuerdo debería ser, indudablemente, que las víctimas deben prestar consentimiento para que, lo que hoy puede ser un secreto a voces, ridiculizado, encubierto, silenciado, reprimido, mañana sea una proclama. El escrache como respuesta al traumático silencio es para muchas víctimas liberador, por eso también podemos acordar que, en el camino que fuera que ellas decidan, sin imponer soluciones ni pasar por encima de sus deseos, podemos estar ahí, como movimiento, para ayudarlas a salir a la superficie. Sin embargo, para comprender nuestras posiciones y dejar de señalarnos entre compañeros y compañeras, es necesario aclarar algo: ninguna de las premisas recién puntualizadas implica que, por saber, tenemos que hacer público. Sobre todo porque es sólo una decisión de la víctima. Pongámonos de acuerdo en que por saber tenemos que hacer algo, tenemos que estar, y comencemos por ahí. Pongámonos de acuerdo en que no podemos tomar decisiones por otras personas, por más beneficiosas que las creamos para ellas. Revisemos si lo hicimos, aún con buenas intenciones.¿Y con los violentos qué? No sabemos qué. Aún no sabemos siquiera si pueden salir de ahí. Pero pensemos algunas cosas que nosotras no somos. No somos ninguna clase de redentoras, tampoco somos lo contrario. No seguimos los pasos de ninguna Iglesia para perdonar o no, no somos juezas de ningún sistema imperante –sí, claro, recurrimos a él por nuestra seguridad y reparación, aunque fuera parcial-, no somos liberales ¿A qué viene esto? A la necesidad de puntualizar nuestros objetivos mediatos e inmediatos. Repararnos, alzar la voz, que nos escuchen, producir cambios profundos, hacer crecer a nuestro fenómeno de masas, terminar con el patriarcado y la opresión de las mujeres, lesbianas, travestis, trans y todas las identidades que nuestro movimiento contiene, liberarnos y, al menos una parte importante de nosotras, terminar con el capitalismo. No solamente creemos que nuestros compañeros varones merecen ser parte, sino que lo necesitamos. No voy a proponer en este punto qué hacer con los que nos violan, nos matan, nos abusan, nos pegan o nos destruyen mentalmente. Sería actuar con la irresponsabilidad de la que reniego. Tampoco voy

Lo dijo Victoria Disatnik, que es psicóloga e integrante de la Casa de las Mujeres Norma Nassif. En los últimos diez días hubo tres femicidios en la provincia de Tucumán y por eso el movimiento de mujeres está en estado de alerta. Además, exigen que se apliquen medidas de Estado a tono con la sanción de la ley de Emergencia promulgada en febrero. (Por La Retaguardia) “Hubo cinco femicidios en cuatro meses en Tucumán. Tres fueron en los últimos diez días. Eso ha generado una alarma en la comunidad y especialmente en el movimiento de mujeres. Es una situación de suma gravedad y no vemos que se tome ninguna medida política frente a una situación que se ha transformado en un problema político porque la muerte de mujeres es un problema de Estado y no es considerado como tal en nuestra provincia”, denunció Disatnik, antes de la conmoción que provocó el hallazgo de los restos de otra víctima, ayer en San Martín. “Por eso estamos preocupadas y convocando a una conferencia de prensa y a una marcha que hemos denominado -acá hay una peatonal en el centro de la ciudad- ‘Peatonalazo’. Vamos a ir a la plaza y caminar con los familiares de estas víctimas, que están absolutamente desprotegidos”, planteó.Los casos Disatnik relató los últimos tres crímenes: “Hace diez días fue asesinada de la manera más cruel Ornella Dottori que era una niña de 15 años. Fue violada, estaba embarazada de dos meses, fue asesinada y tirada en un baldío al estilo de los femicidios de jóvenes. Realmente muy triste y la comunidad del pueblito Alberdi, de donde ella era, se ha conmocionado en relación al cuidado de sus hijas y mujeres. Hemos acompañado toda la movilización de ese pueblo en relación al femicidio de Ornella”. Sobre la historia siguiente, relató: “Hace una semana fue asesinada Elizabeth Ituarte de 28 años; a las pocas horas de su muerte, la autopsia cuya fidelidad desconocemos consigna una muerte natural. Esta joven tenía una pareja, estaba absolutamente golpeada su cabeza. Había sido operada hace un mes o más y tenía golpes muy recientes que no fueron considerados causa de la muerte”. También estuvieron en la conferencia de prensa que se realizó ayer por la mañana: “sus familiares,4 para denunciar que quieren conocer la carátula que es secreto de sumario y no les informan nada. Nosotros lo estamos denunciando como femicidio porque así lo dicen sus familiares”. El último caso es el de Silvia Morales: “El domingo a la mañana fue asesinada, era una mujer de 54 años, casada hace dos años con un vecino que vive exactamente enfrente y del cual se separó al poco tiempo. Este hombre la siguió persiguiendo a ella y a sus hijos de manera muy cruel. Silvia volvía de una fiesta el domingo a las cinco de la mañana y fue acuchillada en la puerta de su casa. Recién estuvimos en un programa de televisión con sus hijos. Ellos aseguran que algunos vecinos escucharon gritos. El hombre se entregó pero podría haber otros implicados, esto está por confirmarse”, explicó.Diagnóstico Sobre la situación, Disatnik analizó: “Ha hecho que nosotras, que consideramos que solamente con la lucha de las mujeres vamos a poder desentrañar medidas concretas que se tomen desde el gobierno para parar a los femicidios y asistir a las mujeres que son víctimas de violencia, nos pongamos en camino. En diciembre se aprobó en Tucumán la ley de Emergencia. Nosotras veníamos peleando por eso exactamente hacía diez años. Desde 2007, siguiendo la consigna de las jujeñas en relación a la violencia sexual. La tomamos nacionalmente como exigencia de la ley de Emergencia en dos aspectos de la violencia, una es la doméstica y otra la sexual”, informó. “Hemos peleado de miles de formas de expresión en la calle. Recién se promulgó en febrero, después de casi cuarenta días. Estamos a fines de abril y todavía no se ha tomado ninguna medida de emergencia. Tucumán no tiene un solo refugio para víctimas de violencia, la situación es muy grave. Hay una decisión política de no hacer nada, es una ley aprobada sin presupuesto. Sólo cuenta con el dinero de los ministerios a los cuales alude la ley. En los refugios se refiere al ministerio de Desarrollo Social, la dirección de Familia, de Mujeres, etc. En lo que tiene que ver con la vivienda para las mujeres víctimas de violencia, refiere a la dirección de la Vivienda. No hay ningún presupuesto específico de emergencia, nosotros la pedimos porque entendemos que el Estado argentino tiene en su presupuesto nacional y provinciales un parte guardada para emergencias”, aseguró. Por eso, el movimiento de mujeres plantea que “de ese presupuesto debe ser asignado una parte para asistir a las mujeres y abrir ese refugio. Se ha aprobado una ley que crea tres fiscalías específicas y defensorías dedicadas a la violencia contra las mujeres”.¿Por qué aumentaron los femicidios? “Estudiamos y reflexionamos bastante sobre este tema. Una de las cosas que hemos visto es que la crisis social que rige en el mundo, ligada a un sistema que no da respuestas a las necesidades de sus pueblos, ha hecho que la violencia y la emergencia sean innumerablemente mayores que antes. La crueldad en el delito común es como la conocemos hoy, y también la crueldad en el delito de los femicidios. Hablamos de femicidios sumamente crueles, con mujeres quemadas, acuchilladas, torturadas. Esa es una de las cosas que nos explicaría este incremento. Por otro lado, nosotros sí sabemos que existían antes y que no es problema de un gobierno en particular”, consideró. “Los medios en general, y sobre todo los medios alternativos que reflejan el tema de la opresión de las mujeres, han ayudado muchísimo. Hemos sacado la ’emoción violenta’, los ‘crímenes pasionales’ y el amarillismo que todavía existe en algunos medios hegemónicos. Eso ha ayudado muchísimo a que hoy las mujeres conozcan, por eso aumentaron las denuncias. Escribí un artículo hace quince años de una mujer llamada Nancy que fue asesinada un 8 de

A partir de una serie de episodios de represión policial que se repiten y acrecientan en las villas 21-24 y Zavaleta, la Red de Organizaciones Contra la Violencia Institucional de esos barrios (ROCVI), convocó la semana pasada a una conferencia de prensa en la Legislatura porteña para dar a conocer la situación. En el marco de la cobertura conjunta de La Retaguardia junto a Radio Sur, dialogamos con Alejandro Rivero de la organización Casa Cambalache, María del Carmen Verdú de CORREPI y Mónica Alegre, mamá de Luciano Arruga; además de los reportes de Miranda y Carlos, integrantes de Radio Sur, sobre el desarrollo de la actividad. (Por La Retaguardia)Foto: Matías Levonian Represión selectiva “En la conferencia hicimos un raconto de esos casos que no apuntan solamente a la población en general sino que están localizados. Empezábamos contando sobre dos casos de compañeros de la Casa de la Cultura que también son referentes culturales del barrio. Se estaban fumando un pucho y vieron cómo detenían a 5 jóvenes y por meterse terminaron siendo rodeados por más de 80 policías. Hay videos que muestran esto. También los golpearon, pero lo más tremendo es que los llamaron por los nombres sin que ellos se hubieran identificado. Les preguntaron por dónde andaban, qué medios de transporte utilizaban. También aplican contravenciones por pintar Libertad para Belén o Aborto Legal a la gente del Partido Obrero de la villa 21-24″, denunció Rivero, integrante de Casa Cambalache. “También la Corriente Villera Independiente ha sufrido aprietes en actividades que eran más políticas y en otras que no lo eran tanto, como reparar un mural de la calle California (también en el barrio de Barracas). En el caso concreto de casa Cambalache, días antes de una actividad que hicimos en agosto en el marco de la Campaña Nacional contra las Detenciones Arbitrarias se acercó un trinomio de la Policía Federal, dos varones y una mujer sin identificación y con mucha prepotencia pidiendo que se les dieran los datos de los que integramos Cambalache”, agregó. El militante aclaró que, “lógicamente no se los dimos y el día en que se hizo el festival sufrimos aprietes los organizadores. Después nos llamaron de urgencia porque fueron a casa Cambalache a sacar fotos, nosotros tuvimos el atino de empezar a filmar 50 metros antes de llegar, no eran sólo tres, eran más de diez los que estaban ahí. La mayoría se empezaron a poner las identificaciones que, entre nosotros, no sabemos si los nombres que llevan en sus chalecos son los nombres verdaderos, pero por lo menos se pusieron los carteles y con mucha violencia nos dijeron que como nosotros los estábamos filmando a ellos, ellos también tenían el derecho de filmarnos a nosotros como integrantes de una organización social”, contó. Represión preventiva “Tenemos casos que van desde un integrante de la escuela de música Orilleros de 18 años que fue detenido, golpeado, obligado a desnudarse varias veces dentro de las comisarías y le hicieron firmar papeles en blanco hasta una amenaza a un pibe en el marco de una detención arbitraria: ‘Te vamos a armar una causa, te tiramos un paquete con droga y listo’. Uno de los casos de otro vecino en Zabaleta cercano a la organización Zabaleteros que fue golpeado junto con su familia por personal de la gendarmería. Seguimos hablando de casos, uno de los más aberrantes es de un joven de 18 años que venía de un cumpleaños familiar de la provincia de Buenos Aires fue interceptado por agentes de la Bonaerense y fue violado”, denunció. “Él terminó inconsciente apareciendo en Retiro. Podría seguir contando un montón de casos de gente sobre la que lógicamente no estamos dando nombres porque no nos interesa exponer. Alejandra de La Poderosa contaba hace un rato que tanto Iván como Ezequiel, por razones preventivas, no pueden vivir en su barrio por haber denunciado”, planteó Rivero con respecto a la identidad de las víctimas.“Por otra parte, un amigo que no vive aquí pero milita en el barrio me contó que pararon el colectivo donde estaba como en la época de Bulacio y bajaron a hombres y esta vez también a mujeres. A la pareja de este chico, un policía masculino la manoseó toda y le dijeron ‘qué buenas tetas que tenés’. Eso es generar una reacción para golpearlo. La mujer lo detuvo, pero si no lo hacía no sabemos si no lo tenemos que ir a visitar al hospital. Esas prácticas son permanentes, son sistemáticas y no empezaron en este gobierno”, aclaró el militante. Causas comunes Para Mónica Alegre, la mamá de Luciano Arruga, “asistió mucha gente, los pedidos que se hacen están bien. Que la policía esté identificada, porque últimamente no llevan chapa, no tienen patente en las patrullas, porque vos no sabés quién te está pegando o quién te va a torturar. Es algo lógico y es un derecho que tenemos como seres humanos y como sociedad. La tortura es gravísima. Escuché decir por ahí ‘bueno, pero están con vida’ ¿Pero cómo viven esos pibes? ¿Cómo siguen? ¿Cómo vive un pibe después de una violación masiva? ¿Tiene un asesoramiento, acompañamiento psicólogico? No, él vive solo, solo y acosado porque lo viven hostigando y amenazando. Tiene que dejar sus raíces y se tiene que ir de ahí. Está muerto en vida. Esos son delitos cometidos por las instituciones policiales avaladas por el Estado”, aseveró.Además, Alegre contó: “El programa que hicimos a dos años del hallazgo del cuerpo de Luciano en Radio Zona Libre, en el destacamento de Lomas del Mirador estuvo muy sentido, pusimos nuestra cuota de alegría pero no se puede no derramar una lágrima, ¿no? Ya pasaron dos años”, recordó.Miranda, integrante de Radio Sur, aportó información sobre la radio abierta que se realizó afuera de la legislatura, en paralelo con la conferencia de prensa realizada adentro: “Graciela Rosenblum, de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, destacó la presencia de medios alternativos, comunitarios, populares que son casi los primeros que están al pie de estas luchas y estos reclamos

La médica activista por los derechos de las mujeres, Viviana Mazur, dialogó con Fernando Tebele y María Eugenia Otero en el programa La Retaguardia. A partir de la experiencia en el XXXI Encuentro Nacional de Mujeres, desarrollado el fin de semana del 8, 9 y 10 de octubre en la ciudad de Rosario, Mazur relató sus sensaciones en relación a la dinámica de los talleres, la impronta de la marcha y la sede del próximo año, entre otros temas. (Por La Retaguardia) “Nos espera Chaco para el año próximo. El Encuentro fue, como resultan siempre los Encuentros, conmovedor. Estaba presente la sensación de estar caminando por las calles de Rosario y que en todos lados había mujeres y mujeres y mujeres con remeras de colores, pecheras de distintos tipo con inscripciones de pertenencias políticas, sociales, o no. La imagen era muy impactante y, a la vez, había una sensación de que todo fluía, que todo lo que circulaba por las calles fluía con una calidez y un compromiso muy interesante”, destacó Mazur, aún entusiasmada. “Todos los talleres fueron duplicados, triplicados, cuadruplicados porque en la medida que se iban llenando se iban armando otros con el mismo tema, con más mujeres que se incorporaban. Por lo que vi en la escuela donde estuve, los talleres que abordaban el tema de Mujer y movimientos barriales fueron muy concurridos y también los que tomaban el tema de Trata, de Prostitución y Trabajo Sexual con todos esos debates circulando por los talleres”, contó. El intercambio puertas adentro de las escuelasEn relación al desdoblamiento del taller de Mujeres en situación de prostitución, del que este año se desprendió por primera vez Mujeres trabajadoras sexuales, Mazur explicó: “Hasta donde entiendo, se genera un espacio de debate pero, lo que me pareció mirando el programa, es que en este caso, con la denominación del taller de Trabajo Sexual, hubo desde la organización una impronta en relación a la postura. Estaba el de Mujeres, trata y explotación, Mujeres en situación de prostitución y Mujeres trabajadoras sexuales”. El movimiento de mujeres debate hace tiempo acerca del carácter de la prostitución como trabajo -posición reglamentarista- o como forma de opresión que debe ser gradualmente erradicada -posición abolicionista- sin que esto implique en ningún caso criminalizar a las víctimas.“En Derechos sexuales, reproductivos y aborto por primera vez en ese espacio no hubo nadie que expresara una posición en contra del aborto. Resultaba llamativo y era repetido en muchas de las intervenciones. Había una sorpresa ante la ausencia de otras posiciones, nos preguntábamos con qué tenía que ver, si con que los sectores de la Iglesia que venían a dar ese debate decidieron dejar de venir o que hubo un avance importante en la sociedad en relación al consenso. Quizás fueron ambas cosas”, reflexionó Mazur.“El taller fue muy interesante por esta posibilidad que se genera de escuchar mujeres de lugares tan distintos, estaban las compañeras de Tucumán que traían el relato de la historia de Belén y de lo restrictivo que es el acceso al aborto y a la anticoncepción en toda la provincia. También había compañeras de San Luis, de la provincia de Buenos Aires, de La Pampa. Llamaba un poco la atención escuchar que el acceso estaba realmente muy dificultado, no sólo a la atención del aborto sino a la adquisición de la anticoncepción de emergencia”, expresó. La médica relató uno de los tópicos de discusión: “Se dio un debate muy interesante en relación a si las consejerías que acompañan a las mujeres en situación de aborto con una política de reducción de riesgos y daños o las estrategias del socorrismo eran instancias válidas, si lo que hacían era tapar la obligación del Estado o si mientras se luchaba por la obligación del Estado las mujeres necesitaban ser acompañadas y poder acceder en concreto. Esos fueron los debates más importantes que se fueron dando. Después, algo que para mí era preocupante era que había un gran desconocimiento, por lo menos en las mujeres que participaban en el taller, sobre cómo acceder a la medicación, sobre cómo se usa, los efectos”. Para Mazur, la información en relación a eso era escasa: “Esto me sorprendió, porque yo pensaba que mujeres que estaban con un grado importante de movilización como para estar en ese Encuentro habrían podido acceder a mejor información. Una de las cosas que aparecía era la necesidad de seguir trabajando la multiplicación de espacios en los que se trabaja sobre la información concreta y cómo acceder a un aborto seguro”. La marcha “Yo no estuve en la ida a la Catedral. Me da pena que termine siendo el debate principal. Fue una movilización tan increíble… hablaba con un muchacho de una estación de servicio que me dijo ‘nunca en mi vida vi algo así, durante dos horas y media pasaron columnas de mujeres por acá adelante’. Me encontré también con un compañero que tiene mi edad y que el único recuerdo que tenía de algo tan masivo y tan impresionante en Rosario fue en 1983 con la vuelta de la democracia”, recordó Mazur. “Ese era un suceso tan importante y tan generador de impacto por sí mismo que la verdad es que tener que terminar discutiendo acerca de si estaba bien pasar por la Catedral o no, a mí me da mucha pena. Obviamente es indignante la represión y una entiende que se sacaron las ganas de todo lo que deben haber contenido en esos días viendo mujeres tan plantadas, tan bien paradas recorriendo las calles de Rosario y pensaba en cómo nos cuesta ser parte de las organizaciones de manera más democrática. Cómo cuesta sostener los acuerdos colectivos”, consideró.La próxima sede  Una polémica (más) rondó el postencuentro: en la votación final, ¿ganó Chaco o Buenos Aires? Más allá del modo en que se eligió Chaco, consultamos a Mazur acerca de lo que implica cada posible sede: “Lo interesante de lo federal de los encuentros es una riqueza que han tenido los encuentros durante todos estos años y que fue

Renée Ahualli, sobreviviente junto a Ángela Urondo Raboy de la cacería en la que fue asesinado Francisco Urondo y fue desaparecida su compañera Alicia Cora Raboy, conversó con Radio La Retaguardia durante el programa Oral y Público. La Turca relató las amenazas recibidas por referentes de derechos humanos de Tucumán y habló de las provocaciones sufridas durante la megacausa Operativo Independencia, que comenzó hace pocos meses. La casa de la abogada Laura Figueroa fue violentada por 6 hombres mientras se homenajeaba a Juan Carreras en Catamarca, cuyos restos aparecieron en el Pozo de Vargas recientemente y otro grupo de militantes sufrió una persecusión automovilística. (Por La Retaguardia)Foto: Reneé Ahualli declarando en el juicio que juzgó el asesinato de Urondo y la desaparición de Raboy. (www.unidiversidad.com)Tucumán tiene fiebre. Todos sus anticuerpos parecen haber despertado casi al mismo tiempo. El caso de la joven Belén, presa tras haber cursado un aborto espontaneo en un hospital público y recientemente liberada, movilizó al movimiento de mujeres, que conformó una Mesa por la Libertad de Belén amplia políticamente. Ahora es el turno de responder a las amenazas contra militantes de derechos humanos, justamente cuando se sustancia la megacausa que centra su mirada en el Operativo Independencia.En apoyo a la abogada Laura Figueroa se llevó a cabo una marcha el jueves pasado, el mismo día en el que Belén sería liberada. Cansada de la larga jornada, Renée Ahualli contó que “marchamos a Plaza Independencia, junto con la Dra. Figueroa. Hubo muy buena concurrencia de varios partidos políticos y de organizaciones de DD.HH”. Se redactó un documento que al momento de su lectura contaba ya con muchas adhesiones de todo el país, a las que fueron sumándose otras durante el acto en la Plaza principal de Tucumán.“Tenemos una agenda bastante apretada. Con juicio jueves y viernes, la militancia está muy movilizada y son muchas las cosas que se están haciendo. Sumado a ello, el problema de Milagro Sala, y el de Belén”, quien fuera liberada minutos antes de comenzar la entrevista, noticia que La Retaguardia le comunicó a Ahualli durante la charla. Las amenazasSobre las amenazas, el relato comenzó en la localidad de Belén, Catamarca, cuando “se realizó el homenaje a Juan Carreras, originario de aquella localidad. Recuperado del Pozo de Vargas -contó Ahualli-, sus restos fueron llevados al Panteón de la familia, porque no se recuperó el cuerpo, sino pedacitos. Hasta su completa recuperación tiene que estar en una urna accesible para ir poniendo los restos que (el equipo argentino de) antropología forense va identificando. Imaginate lo que es un cuerpo humano que cae desde 30 metros…”, dijo en referencia a la fosa común en donde arrojaron al estudiante, secuestrado en 1976.“Son días muy agitados”, explicó al destacar los preocupantes hechos de apriete. Uno ocurrió cuando “los compañeros que volvían a Tucumán tras un acto por la Masacre de Capilla del Rosario fueron perseguidos en la ruta y hostigados por una camioneta empujándolos fuera del asfalto. Allí viajaban 3 ex presos políticos”.Al día siguiente del homenaje en Catamarca, “acto en el que habló la doctora Figueroa, fue también hostigada por dos vehículos cuando volvía por la ruta de Catamarca a Tucumán. Pero en ese ínterin, durante su ausencia, irrumpieron en su casa y rompieron las rejas y la puerta de acceso. Revolvieron todo sin llevarse nada, y según contaron los vecinos, vieron salir de allí a 6 hombres vestidos con traje de civil”, relató.Ahualli calificó de claras acciones de amenaza y “hostigamiento a las personas que trabajan por los Derechos Humanos y que han intervenido en juicios. Aunque Laura en este momento no está en Operativo Independencia, sí ha estado en otros anteriores como querellante”, aclaró.La referencia del presidente Macri a una supuesta “guerra sucia”, la polémica acerca de la cifras de detenidos-desaparecidos y el festival desatado de domiciliarias, según Ahualli envalentona a los genocidas: “más que preocupados, están impunes y subidos al caballo. Remozaron nuevamente la teoría de los dos demonios, y la de “guerra”, en lugar de Terrorismo de Estado, como lo que fue. Por eso están incentivados desde arriba y muy envalentonados. Esto se nota también en los juicios; en la postura de los abogados defensores, los que defienden a los genocidas”, remarcó.La prisión domiciliaria resulta “otro hecho preocupante de impunidad, no sólo por enviar a sus casitas a todos los condenados a perpetua, sino porque este encierro tampoco se cumple y encontrás a los genocidas en cualquier lugar caminando libremente. Con el agravante que en provincias tan pequeñas como la nuestra, te los cruzas en el supermercado o en el café“, graficó. Copiar a los organismos La impronta de la impunidad se manifiesta durante el desarrollo de la megacausa Operativo Independencia, en Tucumán, donde el clima, sostuvo Ahualli, es “muy agresivo y provocador, inclusive los familiares llevan fotos, carteles, nos copian un poco, ¿no? Presentan también imágenes religiosas y les hacen el sana-sana o el arrorró. Todos los días tenemos que ver estas provocaciones durante los juicios”, aseguró. Las herramientas que los organismos de Derechos Humanos y familiares han utilizado en estos años son imitadas en este contexto en el que “se reflota la teoría de los dos demonios y todo lo que está pasando en este momento con DD.HH. Suelen llevar un cartel que dice ‘derechos humanos para humanos derechos’. Esto lo sufrimos a diario, no se conmueven ante nada. Uno ya está grande, también como ellos, que se hacen los viejitos pero que han cometido maldades terribles”.Ahualli, como la mayor parte de quienes asisten a los juicios de manera cotidiana, no pierden la capacidad de sensibilizarse ante los testimonios: “Por ahí se te pianta un lagrimón porque escuchás a los testigos y a las víctimas declarando todas las barbaridades a las que fueron sometidos; no podés creer que seres humanos hayan hecho lo que hicieron con las torturas. Se siente mucha indefensión, cuando luego de haber sido testigo y víctima, y de haber declarado en varios juicios, ves que éstos están impunes, con condenas a perpetua, pero recorriendo las calles”.La concientización social respecto


  • Páginas

  • 1