30 ene. 2013

Foto: Camilo Moreira Biurra
(Por La Retaguardia) Este jueves 31 de enero se realizará un festival en solidaridad con el referente de la Unión de Trabajadores Desocupados (UTD) de General Mosconi, Salta. Fernández tiene diabetes, una enfermedad que se agravó luego de viajar a la Ciudad de Buenos Aires, y no recibir asistencia médica en hospitales públicos como el Ramos Mejía, Argerich y Durand, según denuncia, por orden de las autoridades porteñas, para quienes en la Capital Federal no se puede tratar a las personas que viven en otras provincias. Como producto de esta demora en la atención, sufrió la amputación de dos dedos. El festival que se desarrollará a partir de las 17, en Herrera y Osvaldo Cruz, a metros del Puente Pueyrredón, en el que actuarán Arbolito, La Brancaleone, La De Mora, entre otras bandas, le permitirá a Fernández seguir luchando.

“Fui a Buenos Aires, pero como no soy de Capital en los hospitales no me quisieron atender, por orden de  Macri, porque él dice que a la gente del interior no se la puede atender. Fui al Ramos Mejía, al Argerich, al Durand, y me han dicho que hay orden de no atender a la gente del interior. Me tuve que volver a Salta y ahí me dijeron que me tenía que cortar el dedo, porque la enfermedad sigue avanzando y peligran las piernas. Gracias a unos amigos de los movimientos que me dieron una ayuda, recibí atención a través de médicos amigos de ellos, y enfermeros a quienes agradezco la ayuda que me dieron”, así contó José Pepino Fernández, desde General Mosconi y en diálogo con La Retaguardia, su experiencia en la Ciudad de Buenos Aires, pero también relató los gestos de solidaridad que recibió y recibirá, como la actividad que se realizará este jueves 31: “este festival a mí me viene bien para seguir peleando y luchando -afirmó Fernández -, porque acá la situación es muy mala. A pesar de los grandes cortes que hacemos, de las grandes riquezas y los recursos naturales que tenemos como el gas, petróleo, somos el segundo productor de gas en el país, doscientas cincuenta mil hectáreas para tratar de cosechar soja, porotos. Sale muchísima plata del gas, el petróleo, la soja. Del Chaco sale como treinta y cinco mil millones de dólares, y nosotros carecemos de hospitales, no tenemos médicos profesionales de las diferentes patologías, no tenemos enfermeras profesionales para que curen un pie diabético, tenemos que viajar a Salta. Este es el feudalismo que hacen tanto el ex gobernador (Juan Carlos) Romero como el actual (Juan Manuel) Urtubey, por eso las grandes luchas. Nosotros no somos terroristas como dicen, los mismos funcionarios nos hicieron esto”.
Pepino Fernández era trabajador de YPF en General Mosconi, una localidad, que como tantas otras del país, vivía de la petrolera. Tras la privatización en la década del `90, muchísima gente quedó desocupada, y un gran grupo de ellos encontró como forma de subsistencia la organización, y así fueron apareciendo los primeros piquetes en Argentina. “cuando estaba YPF, trabajábamos bien, tres generaciones vivíamos bien, no hacíamos cortes de ruta. Desde que privatizaron se vino todo abajo. Esto empezó con la época de la dictadura en 1976, empezaron a privatizar todo y a traer plata de Estados Unidos, grandes equipos que han gastado millonadas. Por eso luchamos, queremos recuperar los recursos naturales, en beneficio del pueblo argentino, porque de acá salen el gas y el petróleo para los grandes centros urbanos. Ahora la soja, con la destrucción de todo el Chaco boreal, de la selva y la yunga del norte argentino. Pero a nosotros no nos dan nada, migajas, algunos subsidios. Los mismos funcionarios nos hicieron piqueteros, es un orgullo ser piquetero en Argentina porque han transformado al país, porque empezaron a contar y mostrar que había gente que necesitaba en todo el interior, en los pueblos”, aseveró Fernández.
Pero las grandes movilizaciones, cortes de ruta y reclamos obtuvieron como única respuesta la represión y la criminalización. Fernández tiene en su haber un raro récord: está involucrado judicialmente en trescientas causas. Estuvo preso y recorrió todas las comisarías de Salta y Jujuy; también estuvo detenido en Buenos Aires. “Cuando me detienen para ir a reclamar lo que nos corresponde como obreros de YPF -relató Fernández en diálogo con La Retaguardia- un juez me dijo que tenía que ir a reclamarle a los funcionarios. Fui entonces a la Cámara de Diputados y Senadores cuando estaba Duhalde como presidente y me sacaron esposado y estuve tres meses en la cárcel. Me hicieron responsable de todos los cortes de ruta. Yo he luchado desde adentro y desde afuera de la cárcel. Y hasta quisieron pagar fianza por mí pero yo no quise aceptar para que se haga justicia. El mismo juez federal que me juzgó, Abel Cornejo, que pertenece a la Magistratura, se agarraba la plata del narcotráfico de los secuestros que había en Salta. Se ve que interferimos en los negocios de ellos, tanto de las fuerzas de seguridad como de ellos, por eso la bronca contra mí, que me querían derrotar de toda forma, hasta le pusieron precio a mi cabeza. Entre todas las peleas que hemos dado, han muerto compañeros como (Orlando) Justiniano, (Matías) Gómez, (Aníbal) Verón, (Carlos) Santillán, también más personas en los departamentos que tienen yacimientos, más de cien mil personas han muerto por culpa de Menem, que sigue siendo senador y nadie lo juzga, pero al que reclama la justicia es rápida para meterlo preso, los tortura, los reprime para acallar las voces”.
Sobre la situación actual en su provincia, Pepino Fernández aseguró que Salta es un feudalismo: “han corrido a los chaqueños, los originarios que han vivido hace años en esa tierra natural, y acá están todos los Macri, los Massera, se adueñan de estas grandes tierras. Antes el monte chaqueño no era nada, era seco, mucho calor, y ahora con el nuevo ligeramiento de la semilla de la soja esto es rico, hay muchísima plata y dejan los pueblos abandonados. Queremos recuperar los recursos naturales, volver a plantar la vegetación que había antes, la flora y la fauna, pero es muy difícil con estos gobiernos que son cómplices de esta destrucción para salvar su período de gestión”.
También se le preguntó a Fernández su opinión sobre la recuperación de la propiedad de YPF. Afirmó que en un principio estaba contento: “pensaba que por fin la gente iba a recuperar aquello que nos dio tantos beneficios, pero para mí está mal hecho, va a seguir siendo lo mismo. Nosotros estamos olvidados acá, es una recuperación parcial, siguen estando las mismas empresas, como Panamerican Energy, hace convenios con quienes han destruido Malvinas. Han hecho convenios para seguir saqueando”.
Pepino Fernández describe y vive una realidad en la que el Estado y los gobiernos le cierran la puerta de la atención médica, el trabajo, los bienes comunes, las tierras; en la que la base de la lucha sigue siendo la organización y la solidaridad. Y es en este marco que este jueves 31 de enero, a partir de las 17 se hará un festival para colaborar con el tratamiento de este luchador social y en apoyo a la UTD de Mosconi. Será a metros del Puente Pueyrredón, en Herrera y Osvaldo Cruz, en el barrio porteño de Barracas. Actuarán, entre otros, Arbolito, La Brancaleone, y La De Mora. Habrá también transmisión especial de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), junto a otros medios populares, alternativos y comunitarios, y el bono contribución será de 20 pesos. No se suspende en caso de lluvia.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario