5 jul. 2014

Convocaron a una conferencia de
prensa que terminó en asamblea
(Por La Retaguardia) Lo hizo el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Entre ellos, se encuentra El Café de los Patriotas, ubicado en Cucha Cucha y Nicasio Oroño, en pleno barrio de La Paternal. Francisco Scarzella, uno de los integrantes de la cooperativa, contó en el programa radial La Retaguardia que los inspectores porteños los inhabilitaron por estar en medio de una clase de tango: "tienen que habilitar como academia de tango", les recomendaron.

“El lunes 30 de junio vinieron por quinta vez inspectores de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) del Gobierno de Mauricio Macri a tratar de ver si podían clausurar El Café de los Patriotas. Se encontraron con una clase de tango, lo que fue motivo de inmediata clausura. Lo que manifestaron los inspectores es que como era una actividad que no estaba contenida en el objeto del café que es el expendio de bebidas y comidas, era motivo de clausura. Lejos de este principio que dice que todo lo que la ley no prohíbe lo permite, operaron al revés, como la ley no lo permite expresamente, entonces lo prohibimos. No es casual que nos hayan clausurado por una actividad social abierta al barrio”, explicó Francisco Scarzella, integrante de la cooperativa que lleva adelante El Café de los Patriotas en el barrio porteño de La Paternal.
En el local ubicado en Cucha Cucha y Nicasio Oroño, donde años atrás funcionaba un viejo taller de herrería, se dan de manera gratuita clases de tanto los días lunes, de ajedrez los martes, como así también se realizan proyecciones de películas, charlas y debate políticos, y presentaciones de libros. “Son todas actividades sociales que son el objetivo del Café de los Patriotas, pero que en la concepción muy estrecha del espacio público privatista y neoliberal del gobierno de Macri no entran, entonces la respuesta que tienen es la clausura”, agregó.
En forma irónica Scarzella reconoció que las actividades que se desarrollan en el café son peligrosas: “son de alto riesgo para quienes la realizan pero sobre todo de alto riesgo para quien pretende gobernar una ciudad en la que no quiere que vuele ni una mosca y en todo caso que esa mosca pague peaje. Para ellos lo mejor es que uno se limite a hacer negocios. La alternativa que nos daban los inspectores cuando vinieron a hacer la clausura era que nos pusiéramos una academia de tango. O sea si queremos dar clase de tango que nos pongamos una academia, cobremos por nuestras clases y que generemos un negocio en torno a eso”.
En este sentido, Scarzella señaló que están convencidos que la clausura es claramente política: “no han encontrado nada, ninguna irregularidad de lo que es el funcionamiento del café como tal, cuestiones de seguridad e higiene, cuestiones de normativa respecto a la salida de emergencia, de la cocina, de los matafuegos, libreta sanitaria, baños, etc., sino que la clausura viene por el perfil social y político que tiene el café”.
Por el contrario, Scarzella explicó que quienes integran la cooperativa que pone en funcionamiento El Café de los Patriotas, que se reconocen políticamente con identidad peronista, entendiendo que el kirchnerismo también forma parte de esa línea, han puesto esfuerzo y empeño para la puesta en marcha del Café: “en materia de recursos no somos un derroche pero le hemos puesto muchísimo al café, y eso obviamente significó una inversión colectiva muy importante. Nosotros hemos tomado la decisión de funcionar como cooperativa, y eso implica un esfuerzo adicional. Hemos hecho todo lo posible para que el lugar además de cumplir con la normativa, fuera lindo, agradable, ameno, justamente porque consideramos que los espacios públicos donde se construye cultura popular no tienen que ser espacios de segunda, ni ser más incómodos que un bar, entonces si bien la casa es chica tratamos de que el corazón sea grande y le ponemos bastante empeño y a veces detalles en que las cosas se hagan bien y la gente pueda estar en un ambiente agradable”.
En este punto, Scarzella remarcó que la discusión de fondo es, entonces, para qué se utiliza el espacio público: “no somos ni nos sentimos un caso aislado, sino que entendemos que si en diez días te clausuran cuatro, cinco centros culturales, evidentemente estamos ante una política de un gobierno”.
Algunos de estos centros culturales clausurados enviaron su adhesión a la conferencia de prensa que los integrantes de la cooperativa que lleva adelante El Café de los Patriotas realizaron el miércoles 2 de julio por la noche para denunciar lo sucedido: “la conferencia se terminó convirtiendo casi en una asamblea con todos los compañeros que se acercaron a expresar su adhesión. Y hemos sacado en limpio que nuestra pelea no se termina con que se levante la clausura del Café ni mucho menos, acá hay que ponerse a laburar sobre marcos legales que nos amparen a todos, sobre todo seguir dando esta pelea cultural que tiene que ver con cambiar la cabeza respecto de lo que el gobierno entiende por espacio público y para qué se puede utilizar”.
“Yo no soy un experto en esto –continuó Scarzella–, pero la interpretación que se hace normalmente es que esto es un lugar, como dice la habilitación, de expendio de comidas y bebidas, ahora nada impide que uno ejerza una acto privado como puede ser tener una charla o pararse y bailar, forman parte de los actos privados que no entran como actividades sociales y políticas, que no entran bajo la órbita de control de la Agencia Gubernamental de Control, con lo que incluso lo que se ve acá claramente es que hay una aparato del Estado que no tiene jurisdicción sobre una actividad sobre la cual pretende regir, y esto es aún un poco más peligroso porque si efectivamente hay una agencia gubernamental de control que pretende legislar y normativizar sobre las libertades públicas, eso es ya más problemático y estamos ante otro tipo de cosas”.
Durante la entrevista con Francisco Scarzella, se hizo mención a un comentario efectuado en el facebook del Café que denunciaba que en la calle Cucha Cucha había un viejo merendero, tomado desde hace tiempo por la barrabrava de Argentinos Juniors que no solo utiliza las instalaciones como gimnasio, sino que además recibe planes sociales de parte del propio Gobierno de la Ciudad. Al respecto, Scarzella manifestó: “leí ese comentario en facebook y durante la conferencia de prensa algún vecino lo mencionó. Nosotros no tenemos conocimiento directo de eso, pero de ser así me parecería bastante grave y hablaría de la completa contradicción del gobierno porteño, que ni siquiera es congruente con lo que plantea sino que dice una cosa para afuera y después lo que hace es apañar las mismas prácticas que supuestamente denosta”.
Con esta ola de clausuras contra centros culturales y sociales que ofrecen distintas actividades gratuitas pero que también funcionan como lugares de encuentro de los barrios, queda en evidencia una vez más, el concepto que maneja el actual Gobierno de la Ciudad acerca de qué es el espacio público y cuál es el uso que se le debe dar.

0 comentarios:

Publicar un comentario