13 sept. 2014

El mapa sobre los puntos narco en
el Barrio Illia
(Por La Retaguardia) Dialogamos con Lucas Manjón, integrante de La Alameda, sobre la situación en el Barrio Illia de Pompeya y en el Barrio Papa Francisco de Lugano tras el desalojo, y de cómo se ha extendido el narcotráfico en la Ciudad de Buenos Aires; además de la inacción de los políticos y la complicidad de la policía para encontrar una solución a esta problemática que, según se explica aquí, se extiende por la ciudad, el país y el mundo.

Todo lo que sucedió en el Barrio Papa Francisco desde la toma del predio, su desalojo, el abandono de las familias, y las denuncias por la presencia en un sector de narcotraficantes, generó que se potenciara una discusión que en un comienzo no fue reflejada por la mayoría de los políticos y los medios de comunicación tradicionales. “Aunque en un principio trataron de encarar hacia cierto lado, por suerte después se pudo abrir un debate que hacía mucho que se intentaba cubrir, que es la real situación de lo que está pasando por un lado con el narcotráfico y por el otro la persecución que se hace especialmente sobre los sectores más vulnerables”, reflexionó al respecto Lucas Manjón de La Alameda.
En diálogo con La Retaguardia, Manjón explicó: “el año pasado nosotros denunciamos cien puntos narcos, el fiscal (Federico) Delgado los comprobó y después denunció que las comisarías le prestaban complicidad con los narcos que operaban en esos lugares para funcionar. Cuando en el Barrio Papa Francisco se identificaron a todas las personas que se dedicaban al narcotráfico, se los denunció y después la Policía Metropolitana pactó con ellos para no desalojarlos, y estaban informados de quiénes eran los narcos porque nosotros en reuniones que le habíamos pedido a los funcionarios tanto de Nación como de Ciudad les entregamos en mano la hoja con la descripción de quiénes eran, dónde estaban ubicados además de presentarlo por mesa de entradas para que nos quede un comprobante. Durante un mes y hasta que llegó el momento del desalojo nunca hicieron nada”.
A su vez, en los últimos días, La Alameda denunció, junto a vecinos, a los narcotraficantes del Barrio Illia, en Pompeya: “para el que no conoce el Barrio Illia –detalló Manjón– son casas dúplex, es un barrio clase media, totalmente urbanizado, tiene una plaza , y de golpe y porrazo en 2011 se empezó a ver fuertemente cómo comenzaron a copar el barrio los narcos hasta llegar ahora a la situación que una vecina por denunciarlos le rompieron la casa, la fajaron en vivo y el Ministerio de Seguridad no le brindó ningún tipo de seguridad, se tuvo que ir de la casa y hoy recién pudo volver pero con una custodia que le determina el juzgado”.
De todos modos, Manjón aclaró que la problemática del narcotráfico no es propia de una zona en particular sino que se ha extendido: “antes parecía que uno se podía mudar de un barrio por ser complicado o para tratar de mejorar la situación, pero en Recoleta se denunciaron 55 puntos de venta narco, en Caballito en dos mapas que se presentaron se denunciaron 50, y ahora lo que pasa en el Barrio Illia es lo mismo y es en Pompeya. Estoy marcando tres lugares distintos de la Capital Federal. Si no empezamos a vincular a la sociedad en general para tratar de encontrar mecanismos para exigir a las autoridades que cese la complicidad que tienen, que empiecen a juzgar a quien tienen que juzgar y entre todos nos empecemos a involucrar para tratar de revertir esta situación, la verdad que se está volviendo una realidad extremadamente complicada”.

Capitalismo, Socialismo real y Narcotráfico

Vera y los vecinos que denunciaron
los puntos narco
Para Manjón estos delitos no solo se dan en el espacio público, sino   que el problema del narcotráfico es que “va generando una gangrena en toda la sociedad”: “hoy el Estado argentino, creo que se estableció que lo que se gastaba por ejemplo para atender a personas que se quieren recuperar de adicciones es de 150 millones de pesos, con un nivel de consumo de cocaína del 2% y siendo por ejemplo los estudiantes secundarios de la Argentina los mayores consumidores de éxtasis de toda Latinoamérica, entonces es como que el narcotráfico va generando muchas capas que no se ven en el momento pero que en la realidad después va a generar un inconveniente, la palabra concreta sería una gangrena total de la sociedad. Los pibes que son las víctimas más vulnerables hoy en día, en 10 o 15 años se va a terminar produciendo un exterminio si todo este veneno que se está repartiendo, vendiendo el Estado y los narcos sigue funcionando”, agregó el integrante de La Alameda.“El capitalismo claramente fracasó –continuó Manjón– y por ejemplo la representación de la Unión Soviética también fracasó, ahora hay una variante a nivel mundial que nunca se tuvo sobre los modelos políticos que se plantearon que es el narcotráfico. Hay informes que te sostienen que la quiebra europea la levantaron los bancos con plata del narcotráfico, HSBC, Santander, financiados por el narcotráfico. Entonces, vas entrando en una etapa cada vez más salvaje y no hay ninguna forma de respuesta”.

Bien Común

Desde las elecciones legislativas del año pasado, La Alameda apostó a participar y sumar un nuevo espacio desde donde denunciar y trabajar sobre las mismas temáticas que son la base de su lucha: “creemos que hay una necesidad de tratar de representar un montón de voluntades que hoy no se ven representadas en los partidos políticos”, e
En este marco, Gustavo Vera integró la lista del frente UNEN y obtuvo una banca dentro de la Legislatura porteña. Actualmente conforma junto al diputado de la Ciudad Pablo Bergel un bloque aparte, “Bien Común”. Ese es el mismo nombre del partido político que hace unos días lanzó La Alameda.
Uno de sus postulados es que hay que juntar a los honestos, sin importar de dónde provengan. Al respecto, Manjón especificó: “los honestos son las personas que desde una posición o lugar de poder, entendiendo poder desde el lugar de transformar la realidad, lo utilizan para el servicio de la sociedad y no para beneficio propio. Eso es una honestidad que en la clase política se perdió, creemos, desde hace mucho tiempo y uno lo puede ver con el nivel de enriquecimiento que tiene el 90% de la dirigencia política que estuvo durante este tiempo. ¿Por qué La Alameda intenta reunir a todos los honestos? Porque así como nosotros planteamos que hay una transversalidad mafiosa, que atraviesa todos los partidos, los estamentos judiciales, el legislativo, el ejecutivo, también hay una transversalidad honesta. Para tratar de recuperar un país, vos podés discutir una política con un honesto, pero con un mafioso, con un tipo que es cómplice de la corrupción, que se enriquece del Estado, por más que vos quieras discutir política, lo que va a pregonar esa persona es el enriquecimiento, no hay forma de discutirlo. La Alameda ha denunciado tanto al FAP (Frente Amplio Progresista), a la gente vinculada al macrismo, a Macri mismo, al gobierno nacional, pero nosotros también consideramos que dentro de esos partidos, de esas estructuras, también hay un montón de gente honesta, que muchas veces no se anima por miedo, o porque la regla de oro es no denunciar a nadie que sea del mismo partido. En La Alameda eso no va a pasar”.

La dieta del legislador que no engorda sus bolsillos


Vecinos y organizaciones de la Villa
Papa Francisco con La Alameda
Tras acceder a la banca en la Legislatura, una de las primeras decisiones que tomó La Alameda fue cobrar el salario de un director de escuela y el resto del sueldo donarlo a distintas organizaciones. Ya se entregó dinero al Hospital Borda, a los familiares de la tragedia de Once, a los inundados de La Plata y Saavedra, entre otros. Y en el último mes los receptores fueron los vecinos desalojados del Barrio Papa Francisco.
Desde que llegamos a la legislatura nos cansamos de explicar por ejemplo cuando  te tratan de decir que la postura que se toma es de demagogia de decir que los legisladores cobren como un director de escuela o de hospital, cuándo la clase política se toma el derecho de cobrar 50.000 pesos por mes y que la Legislatura teniendo una obra social te pague Medicus y te hagan un descuento de casi 1000 pesos para una prepaga. Nosotros planteamos el proyecto para que un legislador cobre como un directo de escuela, pero como por el momento no se va a votar, de igual manera nosotros lo queremos seguir haciendo. Se lo damos a organizaciones que nosotros conocemos en algunos casos, y en otros vamos conociendo.
Acerca del dinero que acercaron a los desalojados de la Villa Papa Francisco, sostuvo que:  “nosotros tuvimos vinculación desde el primer día y sabemos que realmente la gente que se desalojó es humilde, que tiene una necesidad concreta y que el macrismo llevó adelante después del desalojo la política que quería, que es que se desgaste la situación, que los vecinos se vayan dispersando, que sea cada vez más costoso sostener ese acampe y que el costo tanto político como económico sea el menor posible. Ahora de las 400 familias que ellos reconocen que desalojaron en los paradores por ejemplo tenían 80, del resto no tenían a nadie registrado, por lo tanto no tenían ninguna forma de asistencia. Los vecinos, con el acompañamiento de las organizaciones, decidieron llevar adelante ese acampe y hay un sector que fue cercado, donde no pueden ingresar baños químicos, colchones, a lo sumo se puede entrar un poco de ropa y comida; les prohíben la libertad de circulación, por lo tanto no pueden ir a trabajar. Entonces se decidió hacer esa donación a través de los curas villeros que trabajan en la Villa 20, y ellos junto a las organizaciones y los vecinos van evaluando para qué se tiene que utilizar ese dinero, que mayormente es para comida, carpas, recursos mínimos para que por lo menos los vecinos estén en las mejores condiciones posibles dentro de lo que es hacer un acampe en Pola y Cruz, con los días de lluvia  y frío que hemos tenido, sin baño y con la presión de la Metropolitana encima más la presión de los narcos porque todavía siguen todos sueltos”.

Desde los distintos espacios que fue construyendo, ya sea una asamblea, una fundación, una cooperativa, un bloque en la Legislatura, ahora un partido político, La Alameda sigue denunciando la trata de personas, el trabajo esclavo y -como en este caso- a los narcotraficantes y sus vínculos con el poder.

0 comentarios:

Publicar un comentario