6 jun. 2015

Rescatistas comunitarios durante un
simulacro.
(Por La Retaguardia) Se trata de una iniciativa de la Corriente Villera Independiente que una vez más, ante la ausencia del Estado, construye de manera autogestiva herramientas para solucionar las problemáticas que ocurren cotidiana y permanentemente en las villas de la Ciudad de Buenos Aires. El programa Tengo una idea, que se emite por Radio La Retaguardia, entrevistó a Marina Joski, de la Corriente Villera Independiente en el Movimiento Popular La Dignidad, responsable del cuerpo de bomberos, quien detalló cómo es la formación y cuáles son sus principales objetivos.

El 2 de junio se recibió la primera promoción de Bomberos y Rescatistas Comunitarios para las Villas, unos días antes Tengo una idea dialogó con Marina Joski sobre esta iniciativa surgida por y para los vecinos y vecinas de las villas porteñas.
“Durante años los villeros hemos tenido que judicializar nuestra salud o penalizarla llamando a la policía cada vez que nos enfermamos, y lo mismo pasa en relación a los incendios. La falta de urbanización de las villas, por lo que luchamos todos los días, provoca accidentes que podrían ser absolutamente evitables. Cuando uno llama a los bomberos, en general vienen los bomberos de la policía una hora tarde y el caso es que siempre nuestras casas se queman y lo más terrible es que generalmente mueren niños, entonces hace mucho tiempo que teníamos como Corriente Villera el objetivo de poder organizar un cuerpo autogestivo de bomberos comunitarios”, explicó Joski.
Este año la Corriente se dio a esta intensa tarea y realizaron una autoconvocatoria dentro de 3 de los barrios en los que se organizan los vecinos: Bajo Flores, Lugano y Retiro: “comenzamos una formación intensiva en relación a rescatismo, primeros auxilios, formación contra incendios, para poder viabilizar de a poco la creación del primer cuerpo de bomberos comunitarios villeros, abriendo 3 destacamentos, el primero en el Bajo Flores, y luego en Lugano y en Retiro, aún a definir el orden de estos 2 últimos. Más o menos a partir de marzo de este año comenzamos la formación intensiva, teórica y práctica, con práctica permanente de simulacros”.
Este 2 de junio, Día del Bombero Voluntario, egresaron los primeros 50 bomberos comunitarios. “Son vecinos y vecinas del Bajo Flores que se formaron, son villeros, la formación fue diferencial a cualquier herramienta o cualquier formación de bomberos, porque nosotros tenemos principios que tienen que ver con la autonomía, la autogestión y la solidaridad y la lucha. Justamente los destacamentos de bomberos son en el territorio donde viven los vecinos, no es que uno vive en un lado y va a ir al cuerpo de bomberos, porque la concepción básica tiene que ver con la autodefensa, con una construcción de autodefensa de los barrios”, expresó Joski.
El proceso de formación lo iniciaron alrededor de 100 vecinos y vecinas: “no es que hayan quedado en el camino, pero la mitad no pudo hacer el proceso integral que se requiere para ser bombero, ponerse a disposición del vecino y la vecina desde recursos, herramientas, conocimientos muy concretos, es fue difícil, el entrenamiento es mucho, es muy físico, las técnicas que se aprendieron y sobre todo la implementación de la lectura, compañeros que no podían seguir el ritmo fueron dejando a medida que fue pasando y avanzando la formación. En realidad que hayan terminado 50 es un gran orgullo. Poder abrir un destacamento con 50 bomberos no es poca cosa”, aseveró Joski.
En cuanto a la formación, Joski especificó: “en general la Corriente Villera tiene una dinámica de lucha, de acción directa de salir a la calle, de lucha en la calle bastante intensa, entonces tampoco podíamos hacer muchas jornadas de trabajo, por lo que estructuramos en 2 niveles, trauma 1 y trauma 2. Hay una organización de un equipo de voluntarios y rescatistas que colaboró con la acción de la formación porque nadie posee la formación, en general está muy hegemonizada por la derecha, la formación en autodefensa y en primeros auxilios, entonces este equipo nos acompañó en el proceso de formación que fueron 2 módulos. En Trauma 1 se vio todo lo que tiene que ver con primeros auxilios, y en Trauma 2 multivíctima, rescate y contra incendio. Los sábados nos encontramos durante 4 horas, 2 de teoría y 2 de simulacro. Y en la última jornada de cada uno de los módulos, lo que hacemos es simulacro en una fábrica abandonada, con humo, fuego, gritos, con gente herida, es bastante impactante y hay que resistir la presión del momento. Luego de la formación nos proponemos darnos un tiempo antes de la apertura del destacamento  porque empieza una formación en barrio, un diagnóstico de riesgo, las campañas de prevención, la construcción de herramientas, el equipamiento del destacamento, la articulación con todas las herramientas del barrio que se van a necesitar y las cuales tenemos que responder, y después la intensificación del proceso de formación, nosotros dimos bastante comunicaciones en código Que pero eso hay que agilizarlo, dinamizarlo y en un proceso de un tiempo se construirán los liderazgos de una manera autogestiva y democrática”.

Mujeres

Joski también destacó la cantidad de mujeres que participaron de esta iniciativa: “muchas mujeres, que han tenido un desarrollo increíble, con mucha voz de mando. En general a los incendios se ingresa con 2 brigadas, una contra incendios y otra rescatista, entonces entre el tema de la construcción de un liderazgo que sea consensuado, colectivo y fue difícil. Las mujeres, las compañeras han tenido como mayor desarrollo en esto porque hace muchos años que vienen luchando en la organización de sus propios cabildos, comedores, la Corriente Villera es mayoritariamente de mujeres”.
El 2 de junio egresó la primera camada; en la Cazona de Flores se realizó el festejo que constó de una cena familiar: “quisimos valorizar la labor de los compañeros y compañeras que en general su trabajo está como mal visto para la sociedad, entonces vamos a valorizar eso, vamos a construir un ceremonial revolucionario, digno de nosotros, y a partir de ahí comenzaremos a trabajar en territorio”. En efecto, a partir de ahora comienza el tercer momento de la creación del cuerpo de bomberos que es la formación en territorio.
“Es una celebración para nosotros poder haber impulsado esto, y que haya tenido tanto impacto dentro de los barrios –continuó la responsable del cuerpo–; sentimos que estamos creando una herramienta que si bien los bomberos voluntarios existen, los bomberos comunitarios no, y tienen una responsabilidad mayor sobre la comunidad, porque actúan sobre su propia comunidad”.
La creación de este cuerpo de bomberos comunitario no tuvo difusión en los medios tradicionales. Al respecto, Joski reflexionó: “esto es también porque nosotros no podemos embanderarnos de algo que todavía no es, fue un proceso de formación que hoy está concluyendo e igualmente se siguen iniciando en otros barrios nuevas camadas de formación, esto no termina, pero nosotros hasta tanto no podamos autogestionar la autobomba, no podemos fundir porque también estamos en paralelo y casi las mismas personas construyendo el SAME villero con las 4 ambulancias, que son 2 unidades de traslado y 2 de terapia intensiva de alta complejidad, una que está en el Bajo y otra en Retiro, entonces nosotros lo que necesitamos es hacer una gran apertura y un diseño muy prolijo y muy pensado de ambas cosas, más allá de que cada una cubre sus funciones, pero la verdad que no hicimos gran difusión de esto, ahora seguramente saldrá la difusión de algunos compañeros y compañeras hermanas para que asistan al egreso de esta camada de 50 bomberos y bomberas comunitarios”.
Ante la falta de respuestas por parte del Estado a sus reclamos por la urbanización, los vecinos y vecinas organizados van de a poco resolviendo ellos mismos las problemáticas. Es así como colocan los semáforos en esquinas conflictivas, organizan el uso de las ambulancias y ahora forman y ponen en marcha a los Bomberos y Rescatistas Comunitarios para las Villas.


DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario