3 jul. 2015

El día más agitado en 5 meses.
(Por La Retaguardia) Este miércoles 1 de julio fue el día más movido desde que comenzó el acampe QOPIWINI en febrero de este año. Incluso más que aquella tarde en la que una molotov fue arrojada contra el espacio montado en Av. de Mayo y 9 de Julio. Repasamos junto a Félix Díaz, qarashe de la comunidad Qom La Primavera, la madrugada que comenzó con la policía acechando; la tarde que tuvo su final en la reunión con el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, y otros funcionarios. Díaz dio cuenta además del susto que provocó su parálisis facial, consecuencia del stress de vivir en una ciudad tan inhabitable como superpoblada.

“El martes hubo una medida de fuerza de los estudiantes (secundarios) de Capital apoyando el reclamo, hicieron una fogata y de ahí empezó a moverse la policía, se presentó el comisario Camacho que estaba a cargo del operativo, y pidieron que los hermanos abrieran 2 carriles de ambas avenidas, 9 de julio y de Mayo, los hermanos cedieron; media hora después vino otra vez el comisario a pedir que liberaran las avenidas totalmente, los hermanos se levantaron y se fueron hacia la vereda del acampe, la policía volvió a pedir a los hermanos que se retiraran del lugar porque tenían miedo de que los indígenas fueran a provocar accidentes o cometer alguna irregularidad. Mucha presión, entonces empezamos a llamar a los contactos y así se desparramó a través de las redes sociales la información de la presencia policial”, relató Félix Díaz en diálogo con La Retaguardia.
Ya en la madrugada del miércoles, alrededor de las 4 de la mañana, arribó a la zona del acampe QOPIWINI una gran cantidad de efectivos policiales con carros de asalto, antimotines, que rodearon la zona: “se fueron sumando, pero también se fue sumando gente, algunos legisladores, algunos integrantes de organismos de derechos humanos, como el caso del Serpaj, Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora a través de Nora Cortiñas, APDH La Matanza a través de Pablo Pimentel. Fue un día muy intenso, complicado por la presencia inorportuna de la fuerza federal”, describió Díaz.
Alrededor de las 9 de la mañana, Pablo Pimentel recibió una llamada desde la Secretaría de Derechos Humanos, en la que le informaban que Martín Fresneda convocaba a una reunión con el objetivo de destrabar el conflicto. “Nosotros accedimos, pero le pedimos a Fresneda que retirara la policía para que podamos ir a hablar con él en esta mesa de diálogo a través de la Secretaría –contó Díaz–; se retiró la policía y se mudaron hasta la Avenida Belgrano, la misma cantidad de efectivos se trasladó hasta más adelante y estamos muy preocupados por ese tema. Las mujeres que estuvieron ahí tuvieron que ir a casas particulares de alguna gente que apoya la causa. Fresneda estaba muy molesto por los pedidos de muchísimos ciudadanos exigiendo que retiraran la policía y no reprimieran a los manifestantes indígenas. Creo que esto logró destrabar la presencia policial”.

Casi 5 meses después

De la reunión participaron referentes de las diferentes comunidades que integran la organización QOPIWINI; Martín Fresneda; Daniel Fernández y Antonio Dell´Elce del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) y otros representantes del Ministerio de Desarrollo Social. “Según los hermanos presentes, la reunión fue muy positiva pero yo siempre tengo que estar cauteloso por la experiencia que tengo en estas relaciones con el Estado nacional, siempre nos tratan muy bien pero en la práctica es otra cosa, así que no puedo estar seguro de que se va a resolver el problema, vemos que el Estado nacional está apoyando fuertemente al gobierno (de Formosa) de Gildo Insfran, por eso no toma medidas que afectan a la provincia y por eso tengo dudas sobre la resolución del conflicto”, expresó Díaz, que no pudo asistir a la reunión por un problema de salud. “No estaba bien, estuve con un problema de parálisis facial y el médico me indicó que tenía que estar en reposo. Ahora estoy mejorando bastante, pero tenía como algo que me trababa la lengua pero era por la inflamación de los labios, que todavía estoy como debilitado pero creo que entre hoy y mañana voy a estar cada vez mejor”, contó el qarashe Qom La Primavera. Los médicos le explicaron que esto le sucedió por muchas razones: “por stress, por nervios, porque a mí me están pasando muchas cosas, es un desgaste terrible lo que a mí me toca vivir porque tengo que estar trayendo hermanos de la provincia de Formosa, conseguir pasajes, mendigando de todos lados para poder socorrer a los hermanos que precisan asistencia médica, y también muchas veces las críticas que me hacen por muchas cosas que a veces no ayudan para nada a sostener la lucha. Hubo un problema que muchas veces se genera, dentro del acampe hay mucha gente que va y critica que el acampe no tiene que ser así, que tiene que estar liderado por una organización, una bandera social, muchas cosas que te quieren condicionar, pero nosotros no venimos aquí para levantar la imagen de una organización, nosotros los indígenas estamos luchando y queremos que las organizaciones sociales apoyen nuestra lucha porque nosotros hemos apoyado muchísimas veces a los partidos políticos, a las ONG, y creo que este es el momento de que nos hagan la devolución, que nos acompañen para poder ser nosotros los actores directos”.
De todos modos, Díaz destacó que en estos más de 4 meses el apoyo y acompañamiento recibido ha sido positivo: “hay mucha gente, particulares, que es quien más se compromete a apoyar esta lucha incondicional y yo creo que se le ha demostrado a través de poder acompañar sin condicionar, sin criticar ni sugerir, lo que ustedes hagan nosotros acompañamos y apoyamos hasta donde podamos. Creo que esto fortalece, entendemos que esa es la manera de conocernos y confiar en el otro a través de las relaciones que uno pueda tener”.
El próximo miércoles 8 de julio habrá una nueva reunión entre las comunidades y los funcionarios: “se armará una mesa de trabajo para ir resolviendo punto por punto, para que puedan venir los hermanos que tienen un problema grave por la falta de DNI y por eso no pudieron viajar, no tienen DNI para transitar libremente los caminos”, explicó Díaz, quien además afirmó que la situación de las comunidades en Formosa no es buena: “por eso es que estamos fortaleciendo acá el acampe, yo creo que si se destraba acá va a favorecer a nuestra comunidad”.
Al ser consultado sobre las condiciones de vida en Formosa y las que actualmente tienen en el acampe, el qarashe señaló que en este último se sufre más: “uno no tiene al lado el fuego para calentarse, no tiene agua, no tiene techo porque ahí hace mucho frío y se duerme en el piso, mientras que en las comunidades por más pobres que sean siempre hay una camita un poco levantada con un colchón y las casitas un poco cerraditas; y este acampe es una tortura, muchos de los hermanos que están ahí tienen problemas de salud porque no aguantan el ruido, la gente que va y viene y no para a hablar, entonces eso también afecta la salud de los manifestantes”.
El Estado nacional tendrá una nueva oportunidad el próximo miércoles para empezar a dar respuesta a los reclamos que las comunidades vienen realizando desde hace 4 meses en pleno centro de la Ciudad de Buenos Aires, luego de agotar todas las instancias en la provincia que gobierna desde hace 20 años Gildo Insfran.

ESCUCHAR O DESCARGAR EL AUDIO

0 comentarios:

Publicar un comentario