17 sept. 2015

López fue condenado a 13 años, 9 meses y 7 días de cárcel. No es sólo un activista. En el programa Tengo una idea, que se emite los martes a las 19 por Radio La Retaguardia, se informó parte de su trayectoria: fue acusado de incitar a la violencia durante las protestas antigubernamentales del 2014 que se saldaron con 43 muertos y cientos de heridos. Según explicó el periodista venezolano Modesto Emilio Guerrero durante su columna, el ahora condenado es hijo de Leopoldo López Gil y Antonieta Mendoza de López, una familia de la alta sociedad venezolana. En su juventud formó parte de la organización fascista Tradición, Familia y Propiedad junto a su primo Enrique Capriles, el principal líder de la oposición. El grupo que integraban hizo una aparición televisiva en la que López y Capriles se mostraban con vestimentas del Ku Klux Klan.(Por La Retaguardia)



Posiciones en la política global

Guerrero sostiene que la pena impartida a López fue moderada, pues “su instigación provocó 43 muertes” en el contexto de las últimas protestas masivas en Venezuela. El militante criticó el pronunciamiento del senado chileno: “Dice que no se puede meter preso a nadie por hacer política. Entonces, a Mussolini tampoco se lo podía meter preso, ni a Videla”. Dejó en claro, sin embargo, que de ese sector político “no me sorprende, es natural en su condición de senado de derecha, es como que lo haga el senado de Brasil”, comparó, pero sí lo sorprendió la posición de los líderes de Podemos: “Pablo Iglesias, dirigente y candidato a la presidencia en España, está en contra de la condena. La jefa de ese partido también opina que es una atrocidad contra la democracia y los derechos políticos”. Guerrero se mostró enojado con esta postura que calificó de “ingrata” y mencionó que Podemos “se formó al calor de la militancia chavista, con dinero bien ganado porque eran asesores muy calificados, en universidades que ayudaron a formar, en institutos y en el despacho del presidente Chávez, al que asesoraban”.
Todavía manifiestamente en contra de las declaraciones de Iglesias, el escritor venezolano fue duro: “Nunca leyó cómo se armó el fascismo en el mundo, o lo olvidó o es un idiota nuevo en la historia del mundo. Lo está diciendo el líder de la izquierda española. Pablo Iglesias es como el Tsipras de España, es el Felipe González de la nueva época, de los movimientos de los indignados. Es una contradicción completa”, concluyó la reflexión, al tiempo que rescató el respaldó a la condena expresado por Juan Carlos Monedero, cofundador y ex miembro de Podemos.

¿Quién es “el preso político”?

Sobre el prontuario de López, el periodista contó: “Está filmado y retratado en la prensa mundial, asaltando con su alcaldía, que es de ricos, a la Embajada de Cuba” y mencionó que el opositor dirigió con “su policía” el grupo de asalto durante el golpe a Chávez de 2002. En ese marco, un episodio particular tiene a López en el medio: “violentaron la casa donde estaba escondido en aquel entonces el ministro del Interior de Hugo Chávez, Rodríguez Chacín”. De ese ataque “están las imágenes de televisión filmadas por la prensa mundial donde agarran al funcionario a cascotazos, que en ese momento era un hombre de al menos 70 años”. El año pasado en el contexto de la rebelión, López fue entrevistado por la Cadena Caracol de Colombia, “como es en Argentina TN o Canal 13”, y se le preguntó cuánto duraría la embestida, él respondió: “hasta que caiga este gobierno”. En aquellos días se incendiaron 174 edificios públicos, más de 80 alcantarillados y bancos privados y uno público. “Vecinas ricas protestaron a la dirección de la alcaldía de los ricos, de la oposición, para que pararan a esos locos porque estaban quemando bancos donde tenían sus cuentas”.
López, además, “lidera a tres de los siete grupos neonazis que hay en Venezuela -contó Guerrero- y los siete brotaron el año pasado. El nombre del suyo propio es Voluntad Popular. Ya suena, ¡carajo!, a Mussolini”, ironizó y luego expresó su preocupación: “Son miles de muchachos, 5000 u 8000, eso es mucho”. Leopoldo López, informó el periodista, “es el único de la derecha venezolana que se atrevió, ni Capriles lo hizo, a reunirse varias veces con (el ex presidente colombiano) Uribe ante la prensa”. Uribe está denunciado en la corte de La Haya como genocida, “sería como aquí juntarse con Cavallo o con Menem”. Guerrero también mencionó una grabación de celular que está en youtube “entre él, María Corina Machado y los muchachos de San Cristóbal, donde ella transmite la indicación de asaltar la casa del gobernador y matarlo ¡Eso está publicado!”, exclamó.
Durante el juicio, “se burló de la jueza, la agredió sexualmente en términos verbales, se burló del tribunal y no fue a las audiencias hasta que quedó en desacato”.

Venezuela, el demonio

Guerrero aseguró que “Venezuela ha sido demonizada para todo el mundo” y marcó una diferencia con Cuba, que lo fue “para algunos sectores”. El militante afirmó que este fenómeno es un “efecto colateral o directo de la situación contemporánea con respecto a los medios”. Para caracterizar el comportamiento mediático, Guerrero explicó que en Venezuela la situación de la condena a López fue tratada “con más cuidado que en el exterior”. Un grupo de familiares y amigos del recluso sacó un comunicado en que lo defiende “a rajatabla”, pero la coalición opositora hace “una defensa limitada, relativa, cuidadosa, sombría. No queda claro si lo apoyan o no”. El periodista explicó que esa posición moderada se debe a que Leopoldo López cuestionó, incluso el liderazgo de Capriles y le dijo ‘cagón’. “Lo hizo el 4 de enero del año pasado, un mes antes de la rebelión: ‘Porque no te atreves a embarcarte en el proyecto de la salida’”, detalló Guerrero que le dijo López a Capriles. “La salida es el nombre de la estrategia de la campaña bajo la cual se ampararon políticamente para hacer los desmanes violentos que hicieron”.
Con respecto a la responsabilidad del propio gobierno de Venezuela, Guerrero sostuvo que la embajada en Argentina, por ejemplo, no hace nada para “limpiar la cara del gobierno o defender esta medida judicial. Ninguna campaña ni promoción explicando estas cosas. El resultado es que la suma de lo que no se hace, más lo que hacen los enemigos del gobierno permite la demonización”. “El candidato oficial de este país -dijo en referencia a Scioli- se reunió con Lula, se va a reunir con Correa, con Evo Morales y con Tabaré. No lo hará con Maduro. Si lo hace después, no es lo informado. Su fotografía progresista llega hasta ahí”. Guerrero caracterizó la situación: “Tiene un problema el gobierno. Tiene un problema el Estado: las embajadas, líderes, políticos, propagandistas, periodistas, están metiendo en un problema a Venezuela”. Concluyó la idea explicando su propio lugar: “Mi responsabilidad es explicar con datos e información verificable a los programas que me llaman ¡Coño! Yo no puedo más”, se lamentó. Guerrero afirmó que tiene un techo, “un límite en términos de penetración mediática” y se preguntó “¿Por qué carajos un embajador que tiene la capacidad de pagar información para repetir en la prensa masiva no lo hace? O traer diputados para acá, o hacer un evento importante, público y financiarlo...”.

Los levantamientos de comienzos de 2014

Los episodios de violencia se extendieron en Caracas y cuatro ciudades más, y “produjeron 43 muertos en menos de dos meses”. De los 43, dijo Guerrero, “sólo 7 son antichavistas”. “Él -se refiere a López- es el instigador, el que provocó, el que dijo que esto no terminaba hasta no echar al gobierno”. El periodista reflexionó sobre el significado de esa frase para los alrededor de 8000 jóvenes que siguieron todas sus indicaciones durante los levantamientos. “Significa ‘quemamos y disparamos hasta que se vayan’, por eso le llaman La salida, no Las elecciones. Fue profundamente antidemocrático”. Los desmanes se produjeron durante el primer año de gobierno de Maduro, que la constitución establece en 6. Guerrero mencionó otro episodio ocurrido en aquellos días: uno de los grupos de López “envenenó un reservorio de agua potable que sirve a 400 mil personas”.
Guerrero contó que los familiares de las 43 víctimas de los violentos levantamientos “están en contra de la pena de los 13 años a Leopoldo López”. Sembró las dudas sobre esta posición, pero aclaró rápidamente que consideran que “ese muchacho debe tener 35 años de prisión” y señaló, para evitar especulaciones, que los familiares “no son todos chavistas”.

Financiamiento mundial a la cruzada de López

Guerrero habló, además, sobre el apoyo internacional a Leopoldo López y el rol que cumplió su esposa: “Estuvo en el Almorzando con la momia de 144 años”, ironizó sobre el programa de Mirtha Legrand. Señaló que pudo hacer campaña porque cuenta con dinero de todo tipo de proveniencia: su padre es un importante productor de cacao y “se sabe que Macri le financió una parte”. Por otra parte, Guerrero supone que la cruzada también recibió dinero de la USAID (Embajada de Estados Unidos) y de “algún otro organismo internacional”. “Él creía es que lo iban a sacar este año de la cárcel, que entre Felipe González, el gobierno chileno, los amigos uruguayos de la derecha venezolana en el gobierno de Tabaré, Estados Unidos y Europa, eran tan fuertes”, denunció Guerrero y mencionó que el gobierno venezolano sufrió presiones: “Ministros del gobierno de Obama llamaron a Maduro. Es una cosa muy dura”. El gobierno venezolano y los tribunales, informó el periodista, “decidieron hacer el debido proceso”. “Tuvo su defensor, su fiscal, su sistema, todos sus derechos, nadie lo tocó, tuvo todos los privilegios de un preso rico en la cárcel donde estaba”, aclaró. “Cuando se dio cuenta de que no podía salir con la presión internacional”, analizó, “tuvo que asumir el juicio y someterse al debido proceso que siempre despreció”.

 DESCARGAR
Foto (Diario Los Andes): Leopoldo López en prisión

0 comentarios:

Publicar un comentario