8 may. 2016


Lo aseguró Vicky Disatnik, docente de la Universidad Nacional de Tucumán y psicóloga de la Casa de la Mujer Norma Nassif, Belén fue condenada por la Sala 3 de la Cámara Penal de esa provincia, a 8 años de prisión por homicidio agravado por el vínculo y alevosía en el marco de su llegada al hospital Avellaneda de Tucumán, mientras cursaba un aborto espontáneo. Disatnik dialogó en el programa radial La Retaguardia con Fernando Tebele y María Eugenia Otero para ampliar la información sobre la causa. (Por La Retaguardia)

"Es un caso emblemático de la justicia del país pero, en particular, en Tucumán, que es una provincia sumamente misógina. Belén es una joven que en 2014 tenía 25 años y llegó al hospital Avellaneda, en la ciudad de Tucumán con un aborto en curso. Fue atendida por un médico en la guardia en el marco de una crisis muy grande y la denunciaron”, explicó la profesional, e informó que cuando despertó de la invervención que le hicieron, “estaba rodeada de policías. Nunca más volvió a su casa, de allí fue directo a la cárcel y nosotros nos enteramos recién hace una semana cuando el Tribunal la condenó a 8 años de prisión por homicidio porque la acusa de haber matado al bebé. Ella llegó con un aborto en curso, ni sabía que estaba embarazada, tenía un embarazo de veinte semanas. El juicio está plagado de irregularidades y culpabilización sin ninguna prueba científica. Solamente testimonios de los médicos, de la policía, de la partera que encontró un feto en un baño”.
Para Disatnik, el caso hace agua desde el punto de vista jurídico “pero muestra, sobre todo, lo que es para una joven pobre y mujer llegar a un hospital público con una emergencia relacionada con su condición. Por algo tomó tan rápidamente una visión nacional, porque es emblemático de la opresión. Lo que debe ser juzgado es el sistema de salud de la provincia. Estamos por hacer una presentación al ministerio de Salud para que se sancione a los médicos que rompen la confidencialidad médico-paciente”, denunció. “O sea, no pudo sostener el secreto profesional, no pudo ser atendida como una víctima sino como victimaria. Se la juzgó desde la moral y no desde las pruebas contundentes que tienen. Nunca se hizo un ADN de ese feto, con lo cual no hay una relación directa. El baño donde fue encontrado quedaba a 100 metros de donde estaba internada Belén. Hay otra incongruencia entre la hora en que entró Belén al hospital y la hora en que el feto fue encontrado, que es antes del ingreso de ella a la guardia”. Esas, aseguró la psicóloga, son sólo algunas de las irregularidades identificadas en el proceso.

Justicia moral

“Belén fue muy mal defendida por la defensora oficial. No tuvo la posibilidad de ser excarcelada cuando estaba procesada, como tienen la mayoría de los procesados. La condición para dejarla (detenida) debería ser que pueda fugarse y ella es una joven muy humilde, no hubiera podido ir a ningún lado. Tampoco se deja en libertad a un procesado cuando puede incidir en la libertad de las otras víctimas y en este caso la víctima era ella. No se le dejó salir porque la moral de estos jueces lo impidió, porque la justicia debidamente aplicada hubiera permitido que Belén saliera y esperara un juicio fuera de la cárcel”, aseguró. “Ahora hemos pedido, en primer lugar, la excarcelación de Belén; y en segundo lugar, la nulidad de la sentencia, por estar viciada. Esperamos tener un juicio justo. Queremos identificar a las víctimas de este sistema, de esta situación hospitalaria, y cómo médicos y enfermeras y el personal que participó de este circo siniestro, están todos libres, todos son acusadores, ninguno acusado”, denunció Disatnik.
La psicóloga planteó que se trata de un caso sin precedentes recientes: “Buscando jurisprudencia nos encontramos que no hay condenas por aborto en el último siglo. Como no la podían condenar por aborto, la condenaron por homicidio. Belén ha sido víctima de la moral de esos jueces. En ningún procedimiento judicial técnicamente justo se encuentra el delito. Aquí no hay delito, no lo hubo, no lo encontraron y lo inventaron sobre la base de que ella no tuvo una buena defensa”, sentenció. Disatnik recordó el juicio por el caso de gatillo fácil de Ismael Lucena, hace una semana: “Los responsables son 5 policías. 4 años, 5 policías. Fueron condenados el viernes pasado, pero durante los cuatro años de espera, estuvieron libres. Iban por el barrio, amenazaron a la familia, a los testigos. Hubo una gran movilización aquí. Ahora el principal culpable tiene perpetua, hay tres que van presos y dos libres porque les dieron dos años. Belén es una joven que no tiene ningún recurso y estuvo presa dos años y dos meses. De los tres jueces que condenaron en el caso de Lucena, dos estuvieron también en el juicio por Belén”, mencionó.
Sobre la situación actual, Disatnik contó que ya se realizó una presentación por la liberación de Belén y por un nuevo juicio. “También acompañamos el pedido de excarcelación de una gran juntada de firmas de personalidades, medios de comunicación, organizaciones. Los que quieran pueden mandar su firma a [email protected] Pueden acceder a la declaración en la página de facebook de La Casa de las Mujeres Norma Nassif”, informó. La lucha por Belén trascendió toda clase de frontera: “Amnistía Internacional sacó un reclamo, la cámara de diputados, otro. Es decir, estamos en un momento bueno en términos de movilización. El lunes que viene hacemos una reunión con organizaciones y la abogada para diseñar alguna actividad y marchamos el 28 de mayo, Día de la Salud de las Mujeres, exigiendo la libertad para Belén si no la conseguimos antes. Después del lunes vamos a tener novedades”, advirtió.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada