5 ago. 2016


Por la inmediata libertad de Belén y su absolución, once organizaciones se presentaron como Amicus Curiae ante la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, en instancias en que se estudia la apelación presentada por la abogada Soledad Deza. Desde Tucumán, Vicky Disatnik dialogó con la RNMA durante el programa Enredando las Mañanas y habló de Belén, el movimiento de mujeres y el patriarcado religioso. Luego La Retaguardia transmitió para la RNMA la conferencia de prensa realizada el jueves 28 de julio. (Por RNMA)

"Ustedes han sido, junto a otras radios comunitarias de Tucumán, los que primero han difundido esta noticia que estuvo oculta por dos años cuando Belén fue presa -expresó Vicky Disatnik, docente e integrante de la Casa de la Mujer Norma Nassif-. Hemos cometido el error de no habernos enterado antes de este hecho ocurrido en el 2014. Pudimos tomar parte recién cuando la condena estaba firme".
Belén es la joven tucumana de 27 años, condenada en abril a 8 años de prisión y sometida desde el momento de su detención a las irregularidades del proceso  criminal realizado contra ella. La joven fue detenida mientras despertaba del legrado realizado en el hospital Avellaneda de San Miguel de Tucumán, producto de un aborto espontáneo del que da cuenta su historia clínica inicial. Durante la conferencia de prensa dada por las organizaciones que se presentaron como Amicus, parte de las declaraciones allí vertidas refirieron al accionar de esta justicia y las similitudes que refleja con lo que les sucede a las mujeres en todo el país; experiencias que han permitido establecer una tendencia y patrón comunes.
"Un caso como éste muestra, en primer lugar, las terribles humillaciones que sufren las mujeres y sus cuerpos en los hospitales públicos. En segundo lugar, el encarcelamiento y el juicio estuvieron llenos de trampas y de barbaridades que han hecho que la condena sea absolutamente ridícula. El martes 26/7, el ministro fiscal de la provincia, Edmundo Giménez, ha hecho una declaración que muestra las irregularidades del fallo y pide que sea anulado", contó Disatnik en el programa radial Enredando las Mañanas, con referencia al dictamen que Giménez presentó a la Corte. Algunos de sus párrafos fueron leídos por la abogada de Belén, Soledad Deza, al finalizar la conferencia de prensa del jueves: "La existencia de violación del secreto profesional genera un vicio desde el punto 1 de la causa. Esto se debe a que el proceder de las autoridades estatales, médicas y policiales fue en desmedro del debido proceso legal de la defensa en juicio; de la garantía de no autoincriminación; del derecho a la igualdad, a la salud, a la intimidad, repercutiendo directamente en la intervención y asistencia del imputado". A su vez, el fiscal afirma que "no se tuvo en cuenta la situación de vulnerabilidad", en lo que se incliuyen 4 hojas de especificación sobre qué significa vulnerabilidad en la salud pública, aclaró Deza. Por otra parte, en esta causa faltó el reconocimiento de ADN porque no se hizo el secuestro del feto, dentro de una serie de "confusos episodios" que permitieron al ministro fiscal asegurar la necesidad de "declarar nulo todo el proceso".
"Hoy estamos en mejores condiciones de pelear por la libertad y absolución de Belén -agregó Vicky Disatnik-. Los once Amicus Curiae han sido presentados a la Justicia y con ellos se otorga elementos a la Cámara de Casación, donde está ahora el expediente, para demostrar estas irregularidades y las necesidades de rever el fallo".

Tortura, malos tratos y denuncia internacional

Los derechos reproductivos son un elemento de tensión para quienes pretenden mantener el control sobre los cuerpos; en contraparte existe el movimiento organizado de mujeres, sin el cual la "causa Libertad para Belén" no hubiera tomado  repercusión masiva a nivel local e internacional, "y el caso hubiera seguido callado y Belén hubiera estado en la cárcel durante ocho años. En esa pelea estamos", declaró Disatnik. "La otra institución que está al borde del colapso es la de Salud. Estamos hablando del hospital Avellaneda, con área de Maternidad -continuó-, donde los médicos enjuiciaron a Belén antes de que pudiera hablar: se despertó del legrado con la policía al lado. La médica que hace la historia clínica es policía. Estamos hablando de una absoluta humillación del cuerpo de las mujeres y hacia Belén en particular. Salió directo de la cama del hospital a la cárcel. Está detenida hace dos años y cuatro meses esperando que se la excarcele. No lo hemos logrado, hay una negatoria de la excarcelación, aduciendo que la familia tiene una casa -en un barrio muy humilde de la ciudad, por lo cual pareciera ser que son gente de fortuna-; éste es el argumento que han dado. En realidad, hay un ensañamiento contra la lucha de las mujeres, contra el cuerpo de las mujeres, contra las decisiones que hemos tomado ya hace muchos años, como el Aborto No Punible. El fallo está plagado de irregularidades y de desastres, esperamos que con estas presentaciones de los Amicus, con las declaraciones de Giménez y, sobre todo, con la lucha del movimiento de mujeres, podamos darlo vuelta. Eso sería -será, seguramente- un gran triunfo".
Paola García Rey, de Amnistía Internacional Argentina, se refirió durante la conferencia a los ratados y convenciones internacionales de Derechos Humanos que la Argentina ratifica y con los cuales asume el compromiso de cumplir. Recientemente, el Comité de Derechos Humanos, órgano de Naciones Unidas que monitorea este cumplimiento "recomendó y encomendó al Estado argentino revisar el caso de Belén en miras de su libertad. Según el Derecho internacional, los hechos ocurridos con la joven generan responsabilidad del Estado por tortura y malos tratos: los médicos que la denunciaron, los policías que intervinieron, o la violencia que se ejecutó a la hora de querer sacarle una confesión apenas finalizada la cirugía". De la misma manera, Leticia Kabusacki  (Equipo Latinoamericano de Justicia y Género) se refirió a la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, tratado incorporado a nuestra Constitución y de acuerdo al cual "las instituciones de Salud, como agentes del Estado, deben cuidar de no cometer ninguna acción u omisión que ponga a las mujeres en situación de vulnerabilidad, o de tener que sortear obstáculos para acceder a su derecho a la Salud, en este caso a la Salud Sexual y Reproductiva". Hay muchas Belenes, no es el único caso en que lejos de acceder a este derecho, han recibido "malos tratos, humillaciones o degradaciones cuando ingresan al sistema de Salud en busca de atención y contención".

Falsa moral y política religiosa

Las creencias religiosas y convicciones personales interfieren en políticas públicas que atañen particularmente a derechos de las mujeres en Salud Sexual y Reproductiva. "En Tucumán, la religión es obligatoria en todas las escuelas -comentó Disatnik-. Al ser obligatoria, hay uniformidad de credos con relación a la Iglesia católica que efectivamente tiene una presencia muy fuerte en la sociedad. Yo fui parte de la lucha por la libertad de Romina Tejerina, hace más de diez años. Si bien ese caso fue diferente, hubo gran  oposición a su liberación, a pesar de que el movimiento por la libertad de Romina abrió en la Argentina un espacio de mujeres único que nos puso en la escena política a las organizaciones que lo impulsamos", dijo. Ahora es distinto, por un lado "no hay oposición pública, y los sectores más reaccionarios se mantienen en silencio. Los jueces han planteado muchas veces algunos argumentos ligados a los credos, pero no ha sido públicamente planteado. ¿Por qué? Entiendo que se relaciona con el maltrato en el hospital; este caso tiene que ver centralmente con cómo se atiende a las mujeres pobres y jóvenes en los hospitales públicos, cuáles son los servicios que tienen los sectores más vulnerables en nuestra sociedad y cuál es el lugar del cuerpo de las mujeres en los servicios".

¿Objetores de conciencia o violación del secreto profesional?

La complicidad entre el sistema de Salud y la Justicia quedó expuesta cuando se violó el secreto profesional entre médico y paciente. Hecho grave en el que la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de Tucumán hizo hincapié durante la conferencia, además de resaltar la importancia del movimiento generado por la Libertad de Belén. "A través de esta violación del secreto profesional se incurre en una violación del derecho a la salud y en una violación del derecho al debido proceso", expresaron, a la par de señalar las cifras de criminalización del aborto en la justicia tucumana, "que surgen del libro Jaque a la reina. Salud, autonomía y libertad reproductiva en Tucumán, de Soledad Deza, Mariana Álvarez y Alejandra Iriarte".
Red de complicidades a la que se agrega la policía, tríada denunciada por la abogada de Belén, también en el caso de María Magdanela, ocurrido en 2012, cuando "denunciamos la misma cuestión y obtuvimos un pronunciamiento del fiscal Arnoldo Suasnábar" estableciendo la no formalidad en el vínculo médico-paciente, "con lo cual lo quieren sustraer del campo de los derechos de los pacientes. Por otra parte, sostenía en el mismo fallo que no iba a investigar la violación del secreto porque ante sospechas de maniobra abortiva, los médicos tienen obligación de denunciar", explicó la abogada al finalizar la conferencia, y recordó: "Como acusadora y denunciante de las médicas -caso María Magdalena-, no logramos que ninguna de las instancias de la Justicia de Tucumán (fiscal, juez de instrucción, Cámara de Apelación, Corte Suprema de Justicia) logre desarchivar la causa y que se investigue a las dos médicas que violaron el secreto, la legraron sin anestesia, le mostraron el feto a ella, a su madre y a su marido, y le pusieron custodia policial durante toda su convalecencia, una criatura de 26 años, madre de tres hijos".
Magdalena fue absuelta hace poco y en aquella oportunidad también fue denunciada por los médicos porque "acá los objetores de conciencia son todos -dijo Disatnik. El Aborto No Punible es un problema, cada vez que hay un caso, hay que salir a pedir que no se judicialice. Han llegado al extremo de mandar a la paciente al hospital Argerich (Buenos Aires) en colectivo para que allá le den la pastilla de misoprostol, porque ningún médico de Tucumán lo quiere hacer. Fijate el grado de atraso en ese sentido. Es una sociedad muy conservadora. Tucumán es la única provincia argentina que nunca adhirió a la Ley de Salud Sexual y Reproductiva".

Patrones y tendencias

En Belén se representan todas las violencias que sufrimos las mujeres diariamente, esto es un patrón, malos tratos en el hospital; violación del secreto profesional; negligencia en la investigación; defensa ineficaz; no ser escuchadas ni valorar su palabra también es parte del patrón, y si bien en este caso a Belén la dejan hablar, en realidad no es escuchada completamente, no hay ninguna respuesta a lo que Belén plantea; otro patrón son las prisiones preventivas prolongadas, ya que van del hospital directamente a la cárcel, expresaron en la Conferencia.
La sentencia de Belén fue arbitraria, atravesada por cuestiones de clase y género; "cargada de indicios y ninguna certeza", coincidieron las siguientes organizaciones que se presentaron como Amicus: Andhes Derechos Humanos, APDH Argentina, Asociación de Abogados de Buenos Aires, Asociación Pensamiento Penal, Amnistía Internacional Argentina, Católicas por el Derecho a Decidir Argentina, CELS, Cladem Arg, Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, Innocence Project Argentina y diputados del FIT-Partido Obrero.


Conferencia de prensa completa 

ESCUCHAR O DESCARGAR EL AUDIO CON VICKY DISANTIK

0 comentarios:

Publicar un comentario