16 jun. 2017


El lunes pasado Higui fue liberada de la prisión preventiva a través de una excarcelación extraordinaria conseguida por su abogada Raquel Hermida Leyenda, que dejó la frase del título, en referencia al audio que se viralizó con su alegría tras haber conseguido la libertad. Higui fue acusada por homicidio cuando en realidad se defendió de una patota que abusó de ella. La abogada Hermida Leyenda explicó cómo se desarrolló el proceso legal que permitió su liberación. Fue en el programa Otras Voces Otras Propuestas, que conducen Luis Angió y Rosaura Barletta. (Por La Retaguardia)

"Yo asumí la defensa el 7 de febrero. Después de haberme entrevistado y estudiado la causa, vi que había un montón de pruebas que no estaban y que todo lo que había declarado Higui a través de la indagatoria era cierto. Todo lo que ella decía se estaba comprobando con las pruebas que iban apareciendo en la causa. A raíz de eso, en primer término me ocupé de tener una pericial psicológica porque sin eso no te pueden dar jamás una excarcelación extraordinaria y también una pericial psiquiátrica. Paralelamente, fui a testimoniales y empecé con todo lo que es el trabajo de una defensa. Yo pedí la excarcelación extraordinaria y la atenuación de la coerción, que significa que Higui se vaya a su casa hasta el juicio y que tenga una detención domiciliaria”, comenzó su relato Hermida Leyenda.
La abogada de Higui, a pesar de lo que le aconsejaban sus colegas y de una estadística en contra, siguió insistiendo en su pedido de excarcelación y llevó la apelación a otra instancia: “El juez de primera instancia me negó la excarcelación extraordinaria -la jueza estaba de vacaciones, me lo negó un juez suplente-. Las chicas me decían que seguramente no me iban a dar la domiciliaria, que no insista. Yo les respondí que no, que había que insistir. Si nosotros googleamos lo que es una excarcelación extraordinaria vamos a encontrar un montón de hombres a los que se las otorgaron. A hombres como el carnicero, como el cirujano (ambos casos con muertes tras intentos de robo), como (José) Arce, un montón de gente que la tiene otorgada y no tiene nombre de mujer. Yo digo, ¿por qué siempre a las mujeres nos mandan a casa? ¿Somos más peligrosas hasta el debate oral? Además, tenés que ser madre de un menor de 5 años, si no tenés que pasar en prisión todo el tiempo. Entonces yo dije que iba a seguir insistiendo. Apelé. Así llegamos a la Cámara I de Apelaciones de San Martín, que de algún modo es el Tribunal Superior de estos que me decían que no. Apelé y pedí por favor una entrevista para hablar directamente con ellos y para fundamentar en la jurisprudencia argentina y extranjera toda la temática de la excarcelación hasta el debate oral. Me sorprendieron. El presidente de la Sala I me sorprendió. Me dijo, 'Mire doctora, yo ya sé que usted sabe toda la temática técnica, cuénteme cómo es Higui, cuénteme como usted conoció a Higui y por qué se ofreció como garante de un cliente'. Me preguntó cuántas veces me había ofrecido y le dije que nunca. Me recibí a los 23 años, soy demasiado vieja y es la primera vez que tengo plena confianza en que Higui no se va a fugar. Además, una persona que solo cuenta con el título primario tampoco puede entorpecer un proceso que manejan grandes sabios que nosotros abonamos todos los meses, que es el Poder Judicial”, ironizó la doctora en dialogo con Rosaura Barletta en Otras Voces, Otras Propuestas por Radio La Retaguardia.
Finalmente, Higui fue citada por la Cámara de Apelaciones y, al constatar su relato, se le concedió la excarcelación extraordinaria. Hermida Leyenda agregó que Higui desconocía que una violacion colectiva le daba lugar a argumentar una defensa propia, por lo que no pudo haber inventado el hecho: “Este lunes, la citó a Higui y le hizo las mismas preguntas que a mí, para ver si alguna de las dos mentía. Lo que encontró fueron dos personas que se basaban en la realidad de la causa y certificó que no mentíamos y decíamos la verdad. Higui no miente, no tiene un capital ideativo tan grande como para inventar una defensa de una violación colectiva. De hecho, Higui no sabía lo que era la violación colectiva. No tenía idea de lo que significaba. Sin embargo, repitió las palabras que le dijo el abusador: 'Te voy a hacer sentir mujer, forra lesbiana'. Ese famoso 'Te', que históricamente identifica, que le atribuye ese macho a su falo el poder de corregir la identidad sexual de una lesbiana. Además, le atribuye una especie de poder curativo donde, con el acto sexual, él va a hacer que ella deje de ser lesbiana, que se convierta en una mujer y por lo tanto, para lo que él piensa, deje de ser una enferma y vaya por el buen camino” explicó la abogada, remarcando el nivel de violencia con el que Higui fue atacada. “Evidentemente y gracias a este Tribunal compuesto por tres jueces, dos hombres y una mujer, certificaron que Higui no puede entorpecer la justicia, que no va a fugarse y que no está en su ánimo hacerlo” expresó.
La abogada remarcó lo importante que fue esta decisión que puso en libertad a Higui, más aun en el contexto de lo que fue su vida en general y este proceso en particular: “Yo la fui a ver días anteriores y le dije prepárate porque me parece que salís. Todo el proceso lo fuimos llevando juntas. Yo iba a verla dos veces por semana. Nos conocimos mucho, generamos mucha empatía. Cuando ella gritó de emoción, fue propio de alguien que se encuentra oprimido con un estado de estrés postraumático como el que padece, compatible con el abuso sexual. Es propio que tenga una especie de saltar de alegría, como que algo le sale bien en la vida. Queda claro que Higui tuvo una vida muy dura y que el proceso le dio la espalda. No solamente fue abusada por estos tres hombres, sino que además fue violentada por la Policía, por el Poder Judicial, por su defensor oficial que no se ocupó de apelar la prisión preventiva. Ella vivió lo que se llama la violencia institucional, violencia judicial, el machísimo… Todo el patriarcado junto, con todo lo que significa ese nombre, lo padeció. Si ella gritó de alegría, quiere decir que una, por primera vez, le salió bien".
Raquel Herminda Leyenda informó también acerca de las amenazas que los integrantes de esta patota violadora le propició a Higui y a su familia durante todo el proceso y cómo se vio afectada: “Hoy estaba más triste y con miedo a raíz de las constantes amenazas que recibió su familia por parte de este grupo. Ella tiene miedo. Se cuestiona si al estar libre estará poniendo en riesgo a su familia y eso es lo que la tiene mal. Hoy disfrutó el día con sus sobrinos, con sus hermanas, que tanto abogaron por su libertad. Mañana (por el miércoles) le toca la parte jurídica, que es charlar conmigo y de alguna manera dirigir lo que es este proceso de libertad para que sea efectivo y bueno para llegar en libertad, pero con una excelente conducta, trabajando y teniendo todas las actitudes positivas para ser absuelta. Es muy importante lo que una persona hace durante su excarcelación extraordinaria” cerró.

0 comentarios:

Publicar un comentario