20 nov. 2018



"Ante la inacción policial, fuimos a la comisaría". Así se refiere Lito Borello, de la organización Los Pibes, a la denuncia de todo el barrio por el crimen del Oso Cisneros aquella noche del 25 de junio de 2004. Luis D'elía hace muy poco corrió peligro de volver a la cárcel por la manifestación que se hizo ante la Comisaría 24 en La Boca al momento del asesinato del militante de esa organización. El asesino de Cisneros, sin embargo, volvió a pasearse por el barrio. Lito Borello, que también es secretario de Derechos Humanos de la CTEP, dialogó con Fernando Tebele en el programa radial La Retaguardia sobre el asesinato de Cisneros y la actualidad del barrio. (Por La Retaguardia)


El crimen que importa

"Al Oso lo asesinó Juan Carlos Duarte el 25 de junio de 2004. Fue una hora y media antes del segundo aniversario de la Masacre de Kosteki y Santillán. Había casi 5 mil compañeros y compañeras en el puente haciendo la vigilia de las actividades que se hacen todos los años. Nuevamente, como un mensaje mafioso, golpean a una organización popular muy involucrada en la lucha de nuestro pueblo desde 1995. Ese día, la Policía, a través de Duarte, un dealer al servicio de la comisaría 24, lo asesinó. Liberaron la zona para que pueda hacerlo y escaparse", denunció. "Minutos después, se concentraron los vecinos y un montón de gente en la puerta que le decía a la Policía quién lo había matado, dónde se había ido a esconder y que lo fueran a detener. Era un personaje muy conocido en el barrio, con cuatro causas en la Comisaría 24. Ante la inacción y el silencio de los policías, naturalmente nos trasladamos a la comisaría a protestar y a reclamar que detengan al asesino y que queríamos justicia", recordó el militante. "Esto, después se constituye comunicacionalmente como la 'Toma de la comisaría' y es lo que hizo posible que lo tuvieran que entregar. Al otro día a la mañana fue detenido y acusado y sentenciado por asesinato, lo que decíamos no era ninguna locura", planteó Borello.

El foco en otro lado

"En vez de buscar las causas por las que habían asesinado a un dirigente social y político muy reconocido de muchos años en el barrio, nos criminalizan a nosotros y después de 13 años fuimos a juicio oral y público por la toma de la comisaría. Nosotros creemos que nuevamente esta ratificación que hacen sobre Luis D'elía, aparte de injusta, es parte de esta campaña de estigmatización, de judicialización y de crear el enemigo interno", denunció. "Por eso las cosas que le hacen a Baradel, a la compañera retenida por unas horas y tajeada la panza con la frase 'ollas no' en Moreno, Milagro Sala todavía presa sin ninguna justificación. Todo es parte de un gobierno que construye un relato, una cultura del miedo, e intenta amedrentar la resistencia de nuestro pueblo y, por supuesto, de sus organizaciones y dirigentes", consideró Borello.

El asesino, suelto

"No creemos que sea una casualidad. En el marco de la semana en que se daba la resistencia de nuestro pueblo al proyecto de presupuesto del Fondo Monetario, de este gobierno de ricos para ricos, vuelve a aparecer en el barrio el asesino a no más de cien metros de la cooperativa de vivienda autogestiva. Tiene cuatro pisos, treinta y tres departamentos de cuatro ambientes. Ya viven las familias ahí hace casi tres años. Duarte apareció en una actitud de provocación, de amedrentamiento, de demostración de impunidad y hasta poniendo una parrilla en la esquina de la cooperativa", denunció. "Es muy importante difundir eso y agradecemos cada una de las experiencias de comunicación que nos ayudan a difundir. También es muy bueno que nuevamente el barrio haya reaccionado en una actitud ejemplar. No solamente nos vinieron a contar sino que tuvieron una actitud activa y una intención de denunciarlo y se hicieron en el barrio pegatinas con sus fotos y se denunció su presencia, reclamando que se vaya del barrio. Esto muestra un grado de vitalidad", destacó. "Frente a un poder absolutamente ausente en cuanto a brindar justicia a los sectores populares y brindando impunidad a personajes como este, es muy bueno que la sociedad reaccione con vitalidad y tomando estas actitudes de autodefensa. No solamente nos parece bien sino que aparte nos pone muy contentos que después de tantos años en el territorio sigamos teniendo un grado de apoyo en el propio barrio. No lo entendemos como una cosa puntual hacia nosotros sino como parte de las políticas que está llevando adelante este gobierno de Mauricio Macri", explicó Borello.

0 comentarios:

Publicar un comentario