22 may. 2020



Por primera vez en Rosario, los delitos sexuales fueron considerados crímenes de lesa humanidad durante el Terrorismo de Estado. En la Megacausa Feced, de manera virtual, 6 genocidas fueron  condenados a prisión perpetua y 4 de los represores recibieron sentencias de entre 22 y 16 años de prisión. Federico Pagliero, uno de los abogados de la APDH de esa ciudad, habló en el programa Oral y Público y contó las sensaciones que dejó el veredicto del TOF 2 de Rosario. (Por La Retaguardia)

🎤 Entrevista: Fernando Tebele
✏ Redacción: Diego Adur
💻 Edición: Fernando Tebele
📷 Foto de portada: H.I.J.O.S Rosario

A pesar de la pandemia y en una sentencia histórica para la ciudad de Rosario, los genocidas José Rubén Lofiego y Mario Alfredo Marcote, quienes recibieron la pena de prisión perpetua, fueron condenados esta vez también por delitos sexuales contra dos de las detenidas donde funcionó el centro clandestino Servicio de Informaciones. Esa diferenciación específica que se logró ya en otras sentencias en el país, y es la primera vez que se consigue en esa ciudad separa los delitos sexuales de las torturas que recibían los y las detenidas y los considera crímenes de lesa humanidad en el marco del Terrorismo de Estado.
En una sentencia histórica, lo que sobresalió fueron las condenas a Lofiego y Marcote, también por delitos sexuales. Es que en las sentencias anteriores de la Megacausa Feced no se había atendido ese pedido de separar las violaciones de las torturas.
Los otros 4 genocidas condenados a perpetua por el Tribunal Oral Federal N° 2 de Rosario fueron Ramón Rito Vergara, Ramón Telmo Alcides Ibarra, José Scortecchini y Ernesto Vallejos. Mientras que Héctor Gianola, el único de los imputados que no contaba con sentencia previa, y Eduardo Dugour, recibieron 22 años; Julio Héctor Fermoselle fue condenado a  18 años y Lucio Nast a 16 años de prisión.


La megacausa Feced, que cerró el jueves las etapas III y IV, comenzó en abril de 2018 y juzgaba crímenes de lesa humanidad contra 188 víctimas cometidos por 14 imputados: 10 lograron ser condenados y 4 fallecieron durante el desarrollo del proceso sin recibir castigo.
El abogado de la APDH, Federico Pagliero, celebró la sentencia del juicio que se leyó sin público,  y consideró un “hito judicial” las condenas por delitos sexuales: “Fue muy importante lo que se vivió en la ciudad de Rosario. Sentimos la ansiedad y el sabor amargo de no estar en el Tribunal junto a todos los sobrevivientes, los testigos y familiares. Es muy importante que se continúen con los juicios a pesar de la pandemia. Celebramos esta victoria colectiva. Por primera vez en la región, se consideraron dos violaciones a compañeras como delitos de lesa humanidad. En algunos casos esto se viene dando, pero muchos jueces lo consideran parte de las torturas. Estamos contentos por las compañeras que tuvieron que relatar todo el horror que vivieron. Es una gran victoria también para el movimiento feminista y toda la sociedad. Estos hechos que quedan grabados en sentencias marcan la historia de las sociedades”, expresó.

Además, destacó la sentencia que recibió por primera vez Gianola: “Era el único que no tenía ninguna pena. Fue condenado a 22 años de prisión”, informó.
La conclusión de este juicio en medio de la pandemia es un motivo de alegría y un mensaje de esperanza para el desarrollo de otras causas de lesa humanidad, que comienzan a reanudarse.
Por último, Pagliero explicó quién fue Agustín Feced y por qué esta megacausa de Rosario es identificada con su apellido: “Un personaje nefasto en nuestra región. Un gendarme que después fue jefe de la Policía. Los que hoy fueron juzgados eran la patota de Feced. Operaban en el Servicio de Informaciones de la ciudad de Rosario, en pleno centro, a 2 cuadras de los Tribunales Federales”, concluyó el abogado.

0 comentarios:

Publicar un comentario