29 jul. 2020



Lo dijo Cristina Castro, la mamá de Facundo Astudillo Castro en diálogo con La Retaguardia. Cristina habló en el programa Hasta que vuelvan los abrazos sobre la búsqueda de su hijo, desaparecido desde el 30 de abril, contó acerca del pedido de recusación del fiscal Ulpiano Martínez. “No hay dudas de que la Bonaerense desapareció a mi hijo”, aseguró y se refirió al llamado del presidente Fernández: “He confiado en él”. (Por La Retaguardia)


🎤 Entrevista: Fernando Tebele/Giselle Ribaloff ✏ Redacción: Diego Adur/Pedro Tato 💻 Edición: Fernando Tebele/Pedro Ramírez Otero

—La Retaguardia: ¿Cómo estás?

—Cristina Castro: Estamos, nos sostenemos como podemos con mi familia y con amigos. Estamos firmes y seguimos en la lucha hasta que nos devuelvan a Facundo.





—LR: Después de una semana de muchas reuniones y encuentros, ¿qué sensación te quedó de la charla con el presidente Alberto Fernández?

—CC: Me quedó la sensación de que el señor presidente quiere tanto como yo que se sepa la verdad. Me ha manifestado que él no va a tapar ni va a encubrir a nadie. Que, si el gobierno tuvo algo que ver, porque recordemos que la policía pertenece al gobierno, él no va a tener miramientos con nadie. Me dijo que él va a poner tras las rejas a todos los responsables y los encubridores.

—LR: ¿Y a vos eso qué te generó?

—CC: Le he creído. He confiado en que el señor presidente nos ayude desde donde él está para tratar de saber la verdad de todo lo que le pasó a mi hijo. La verdad que acá se grita a voces en los pueblos. La verdad se grita a voces. No hay duda de que la Policía Bonaerense ha desaparecido a mi hijo. Nosotros no tenemos dudas.

—LR: Ayer hubo una audiencia en la que ustedes pidieron la recusación del fiscal Santiago Ulpiano Martínez y ahora el Tribunal tiene que resolver. ¿Es importante que aparten al fiscal?

—CC: Es importantísimo. Un fiscal que está tratando de desviar la investigación hacia otro rumbo no nos sirve y no sirve como fiscal. Ni para nosotros ni para nadie. También lo ha pedido la Comisión Provincial por la Memoria, que se aparte inmediatamente el fiscal. Hemos tenido la reunión con la jueza (María Gabriela) Marrón el día viernes. Estamos esperando que se expida lo más pronto posible. También lo han pedido las Madres de Plaza de Mayo y las Abuelas de Plaza de Mayo. Todos en conjunto hemos pedido el apartamiento del fiscal Ulpiano Martínez. Esta vez nos tocó a nosotros, nos pasa a nosotros como familia, pero ¿cuánto daño más va hacer este fiscal?

—LR: ¿Qué se sabe de los hermanos de la novia de Facundo que fueron llevados a la comisaría de Mayor Buratovich sin orden judicial?

—CC: Han sido llevados a comisaría, han sido hostigados y han sido apretados. Así también a Daiana, la novia de Facundo. Esta gente quiere sacarse la soga del cuello y culpar a otra persona. Me da mucha pena por esta familia porque es una familia a la que mi hijo adoraba, a la que pertenecía. A Daiana le han ingresado a su casa 2 o 3 veces, sin orden de allanamiento, intentando apretarla. Daiana ya ha declarado todo esto. Espero que la justicia federal le ponga custodia, tanto a ella como a los hermanos. No puede ser que estén apretando gente para que digan cosas que no son y para tratar de intimidarlos de esa forma.

—LR: En otros casos de desapariciones forzadas, durante los primeros meses hay maniobras de distracción y de culpabilización a las víctimas. ¿Pudiste hablarlo con otras mamás?

—CC: Con otras mamás, con otros hermanos y con muchísimas personas. Lo hicieron con el tema del teléfono, de dónde se prendió la antena. Han querido desviar de todas formas la investigación. Nosotros sabemos que los únicos responsables son la Policía Bonaerense de Villarino. Ellos son los que me tienen que devolver a mi hijo, esté como esté y esté donde esté. Tenemos la certeza de que mi hijo estuvo en los patrulleros que dijeron que no lo tuvieron. Estuvo ahí, en esos patrulleros. Se ha marcado el lugar, el patrullero Donde siempre se negó que estuvo Facundo, el perro lo ha marcado. Había esencia de mi hijo todavía ahí. Estamos esperando los ADN de las manchas hepáticas. Estamos esperando los ADN de las pericias que han hecho sobre los patrulleros. La jueza ha pedido el allanamiento de la comisaría de Teniente Origone, que es un destacamento que pertenece a Mayor Buratovich, y de otros móviles. No sé qué más quieren saber para darse cuenta lo que ha pasado, porque acá se grita a voces lo que ha pasado. Son estas las personas responsables de desaparecer a mi hijo, han cambiado los Falcon por las Hilux.

—LR: ¿Ustedes están llevando adelante una investigación paralela?

CC: Así es. Los abogados y nosotros, la familia, hemos seguido la investigación en paralelo a lo que el fiscal Ulpiano Martínez quería hacer. Hemos seguido rastrillajes en persona con Marcos Herrero (el adiestrador del perro que marcó el rastro de Facundo en el patrullero), basándonos en lo que la gente del lugar nos decía. Yo sé que no falta mucho para dar con el paradero de mi hijo. Tengo la certeza de que mi hijo no llegó nunca a Bahía Blanca. Acá están tratando de tapar y de encubrir a estas personas, inclusive ya desde Villarino, donde esta señora declaró haber llevado a Facundo hasta Bahía Blanca, el día 30 de abril. No fue así. Es un informe truchado completamente desde protección ciudadana de acá de Villarino. Se han encargado los abogados de ver parte por parte, patente por patente, de llamar a cada una de las personas que han viajado. Y esas personas han presentado pruebas de que no han viajado el día 30, el día que viajó la señora. Han viajado entre el 27 y el 29. Y esta gente ha querido también cubrir a estas personas.

—LR: ¿Qué está sucediendo con los integrantes de la Policía Bonaerense que están sospechados de haber participado en la desaparición de Facundo? ¿Están apartados? 

—CC: No, no están apartados. Han sido trasladados a distintos lugares de trabajo. Ellos siguen trabajando, siguen viviendo el día a día como si nada. Siguen trabajando y gozando de su vida normal como cualquier persona. Mi hijo no aparece y ellos están involucrados. Mientras que mi hijo no aparezca ellos van a seguir viviendo la vida loca como dicen, ¿no? Ellos están felices y contentos de que tengan que detener a muchas personas que los están tratando de encubrir. Pero vamos a llegar, y yo sé que ellos van a tener que terminar entre rejas. Van a tener que pagar por todo lo que le hicieron a mi hijo.

—LR: En algunas de estas charlas con funcionarios, ¿pudiste trasladarles esta queja o intranquilidad porque los policías bonaerenses sigan trabajando?

—CC: Sí, se lo hemos dicho tanto al señor Berni como al señor García, que se tomó la molestia de venir desde Buenos Aires a charlar conmigo. No los quiero trasladados, los quiero presos. Y por el momento me hubiese gustado que los tengan suspendidos de sus trabajos, pero no fue así. Ellos siguen trabajando y siguen haciendo su vida normal.

—LR: ¿Y qué te respondieron cuando les planteaste eso?

—CC: Dijeron que no podían estar en el mismo lugar donde se los está acusando. Mil excusas. Yo creo que se ha actuado mal del día uno, desde el vamos. Nos ha costado mucho llegar a donde hemos llegado, pero hoy en día tenemos la certeza de que esas personas no deberían estar trabajando. Deberían estar declarando y deberían estar tras las rejas. Tienen muchas manos negras que los están cubriendo. Siempre se trata de salvar el pellejo de los culpables, lo he visto en millones de casos. He seguido millones de caso y charlo con muchísima gente. No les vamos a permitir eso. Más allá de que su jefe te escuche y digan "por el momento, si la jueza no lo ordena no los vamos a apartar". Todo depende de alguien, siempre depende de alguien.

—LR: ¿Vos o alguien de tu familia está sufriendo hostigamiento en este momento?

—CC: La semana pasada le pusieron un auto en la esquina de la casa de mi abogado, acá en Pedro Luro. Lo pudimos identificar. Él sacó fotos y filmó. Ya sabemos cómo funciona esto. Se bajó una chica con una campera de la policía, pero estaba de civil. Estaba haciendo guardia en la esquina de su casa. Después, nosotros no hemos recibido hostigamiento de nadie. Yo siempre lo digo, no todos son malos, no todos los policías son malos. Yo conozco policías de Pedro Luro que son excelentes personas, que están ayudando, haciendo su trabajo como corresponde. Están en todo momento. Yo hostigamiento no. Conozco a la gente de mi pueblo. Lo que sí, también sé es que la basura hay que sacarla. De Pedro Luro se apartó a una sola persona. Ni siquiera se la apartó, se la trasladó hacia Bahía Blanca. Una persona que me hostigó todo el tiempo en el rastrillaje que se hizo el 29 de junio, y también se presentó en mi lugar de trabajo a decir que estamos gastando recursos en un pendejo de mierda. Esa persona ni siquiera ha sido apartada de la fuerza. Esa persona sigue cumpliendo sus labores en Bahía Blanca. Ha sido la única persona que a mí me ha hostigado y me ha molestado, más allá de las amenazas que hemos recibido del señor (Pablo) Reguilon, que en su momento era subcomisario y estaba a cargo de Mayor Buratovich. Eso sí lo hemos denunciado y a ese señor no sé dónde lo han mandado sinceramente. Yo sigo haciendo mi trabajo normalmente, seguimos saliendo a hacer nuestra vida normal buscando todo el tiempo a Facu. Mi familia no ha recibido hostigamiento. Han hostigado a Daiana y a sus hermanos para que digan algo que no es, que no fue, que no pasó.

0 comentarios:

Publicar un comentario