12 feb. 2016

La Sala IV de la Cámara de Casación Federal declaró inadmisible un planteo efectuado por los abogados de César Milani contra la decisión de la Sala B de la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba que, a su vez, había rechazado planteos de nulidad interpuestos por esa defensa. Dialogamos con Alfredo Olivera, ex preso político de La Rioja, sobre esta decisión judicial. Además repasamos la participación del ex jefe del Ejército en su detención y en la de su padre. Fue durante una emisión de Oral Y Público, el programa de los juicios a los genocidas. (Por La Retaguardia)

Foto: Milani se hace el zonzo, pero lo seguirán investigando.

“En cuanto al rechazo a los planteos de nulidad (…) hemos de considerar que la decisión impugnada no se dirige contra una sentencia definitiva de la causa, ni tampoco contra alguna de aquéllas que el art. 457 equipara a ella, en tanto ninguno de los planteos interpuestos pone fin a la acción, ni a la pena, ni hace imposible la continuación de las actuaciones ni tampoco deniega la extinción, conmutación o suspensión de la pena. (…) Entendemos que (…) no logra la defensa demostrar que se derive de su vigencia perjuicio actual y directo a ninguno de los derechos alegados. (…) En lo atinente al rechazo a la excepción por falta de acción, el recurso de casación interpuesto no se dirige contra la sentencia definitiva de la causa, ni tampoco contra alguna de aquéllas que el art. 457 equipara a ella, en tanto no ponen fin a la acción, ni a la pena, ni hacen imposible la continuación de las actuaciones, ni tampoco deniegan la extinción, conmutación o suspensión de la pena”, explicaron los jueces Juan Carlos Gemignani, Gustavo Hornos y Mariano Borinsky, integrantes de la Sala IV de la Cámara de Casación Federal, en el fallo que rechaza la presentación realizada por la defensa de César Milani.
Es por la causa en la que se investiga su participación en el Batallón 141 y en el centro clandestino de detención denominado Instituto de Rehabilitación Social (IRS) de la provincia de La Rioja, por presuntos crímenes contra la humanidad cometidos en la última dictadura, en particular dos hechos denunciados por privación ilegítima de la libertad, imposición de tormentos y allanamiento ilegal.
En el programa Oral y Público, que se emite por Radio La Retaguardia, dialogamos con Alfredo Olivera, ex preso político de La Rioja y uno de los principales acusadores contra Milani, quien señaló que el recurso del ex jefe del Ejército fue tan preliminar que se hizo cuando él ni siquiera estaba imputado: “y ya presentó su sobreseimiento”, expresó.
“En La Rioja tenemos solamente el Juzgado Federal de Primera Instancia, por lo que en esta causa actuó la Cámara de Apelaciones de Córdoba. Su fiscal general, Alberto Lozada, dijo que mis testimonios y los de mis hermanos son sumamente convincentes como para poder dictar el procesamiento de Milani, aseguró que los elementos reunidos en la causa son de tal convicción que por mucho menos ya hay represores detenidos por delitos de lesa humanidad en la provincia de La Rioja y en Córdoba, de manera que a él le parecía que no se podía dictar el sobreseimiento inclusive antes de ser imputado, que es lo que está pidiendo Milani y que es lo que evidentemente le están rechazando esta vez”, agregó Olivera, que al momento de conversar con Oral y Público se encontraba participando de la ronda que las Madres realizan todos los jueves por la noche en la Plaza 25 de Mayo de la capital riojana.

Yo te conozco

La primera denuncia que Alfredo Olivera hizo en contra de César Milani fue en 1979 cuando se encontraba detenido en la Unidad 9 de La Plata: “mi detención se inicia con la de mi padre que se lleva adelante el sábado 14 de marzo de 1977. Milani se lleva detenido a mi padre, y a los dos días me detienen a mí. Yo lo acuso a Milani de haberme acusado dentro del juzgado, donde yo estaba declarando, porque él me lleva a declarar, entra conmigo a la sala y se queda al lado mío en todo momento, estuvo acusándome de ser guerrillero. Esto es lo que yo denunció oportunamente en La Plata en 1979 y después en 1984 cuando se forma la Comisión Provincial de Derechos Humanos para investigar los delitos cometidos durante la dictadura, que es similar a la Conadep nacional; ahí hago mi propia denuncia donde cuento todo esto y denuncio a Milani y todas estas circunstancias. Esa denuncia va al juzgado provincial y de allí me llaman para ratificarla, por lo que la denuncia fue ratificada en el fuero de la justicia provincial que se declara incompetente y la pasa a la justicia federal y al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas. De manera tal que la denuncia está ratificada en el fuero provincial pero la justicia federal por la obediencia debida y el punto final deja muerta a la causa, no se investiga nada”.
Cuando el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner designó a César Milani como jefe del Ejército, Olivera volvió a ratificar la denuncia que había hecho ante la Comisión Provincial de DDHH..: “allí se sustancia todo esto en esta última ratificación pero mi denuncia se remonta al año 1979 porque mi padre fue detenido en calidad prácticamente de desaparecido porque no figuraba en ningún lado; sin embargo, yo pude demostrar a partir de diligencias propias y de nuestras abogadas que él había sido detenido, que ingresó a la cárcel, y el período que estuvo detenido, período en que yo estaba en la cárcel sin que la justicia militar me declarara como detenido, así que yo también permanecí un tiempo, unos 10 días, hasta que me llevan a declarar al juzgado federal, en calidad de desaparecido. Como a mí me sacaron de la propia municipalidad, el intendente le dijo a mi familia que les diga a los militares que él era testigo de que ellos me sacaron detenido, entonces a partir de ese momento es como que los militares me reconocen ya como detenido”.
Alfredo Olivera estuvo en total 4 años y 7 meses en la cárcel como preso político, entre 1977 a 1981: “en ese momento jamás podría saber yo que Milani iba a llegar a ser jefe del Ejército, creo que es indigno de haber ejercido ese cargo. Claro que últimamente los jefes militares eran gerentes de los servicios de inteligencia que respondían a la CIA, o sea que tampoco me puede extrañar demasiado ni rasgarme las vestiduras porque un jefe del Ejército haya sido represor. Es más, creería que muchos de ellos que actuaron allí fueron represores, nada más que por ahí no se conocían las denuncias de la gente o no se tenían todos los elementos para denunciarlos”.
Al ser consultado sobre si considera que el cambio de signo político en el actual gobierno nacional y la pérdida de poder de Milani abren una mayor posibilidad respecto a que alguna vez se siente en el banquillo de los acusados, Olivera se mostró escéptico: “no creo en eso, acá se mueven intereses. Los represores quieren que las políticas de derechos humanos se bajen, por lo tanto una de las cosas que piden es que se anulen todos estos procesos y también que se deje en libertad a los represores. Ese elemento pesa sobre el gobierno de Macri y no sé cómo lo va a resolver porque por otro lado quiere demostrarle al mundo que él respeta una política de derechos humanos, así que no sé cómo lo va a resolver, pero creo que (el fallo) es un paso positivo, al menos que nos da la razón, porque este es un paso preliminar, ni siquiera se inició el juicio y Milani ya pedía el sobreseimiento, este es un paso importante pero ellos tienen los mejores abogados y nosotros no somos nadie. En realidad somos militantes de nuestra causa de derechos humanos, y nada más, y ellos tienen los abogados, pueden comprar jueces, fiscales, yo no me hago ilusión de nada”.

40 veces 24 de marzo, ni un paso atrás

Alfredo Olivera no recuerda exactamente qué estaba haciendo el 24 de marzo de 1976 pero sí que en aquellos días vivía con mucha incertidumbre y dolor: “en el Barrio Ferroviario habían detenido a varias personas, ahí mismo hay una familia, Gómez, a la que le detuvieron 4 personas. Se habían sucedido ahí cerquita otras detenciones más, era una situación de incertidumbre y por otro lado yo mismo tenía que hacer el servicio militar, soy del año ’55 y tendría que haber estado junto a Alberto Ledo (conscripto desaparecido, caso por el que también se lo acusa a Milani) porque somos de la misma clase pero yo había pedido prórroga por 2 años para terminar mis estudios secundarios. La incertidumbre era qué iba a pasar conmigo una vez que me incorporara al Ejército. Toda una situación que pude plasmar en un escrito que hice que vaya a saber dónde quedó en una revista barrial que tenía Angelelli (Enrique, el obispo asesinado mientras transitaba una ruta riojana). La monja del barrio me dijo por qué no escribía para esa hojita la situación que vivíamos en el Ferroviario, detenciones, no saber qué iba a pasar, incertidumbre. Y yo lo escribí en ese momento, de eso me acuerdo”.
En cuanto a cómo se imagina que será el próximo 24 de marzo en La Rioja, reflexionó: “seguramente haremos como todos los años los actos recordatorios, el documento, marcharemos, pero este año vamos a tener que incorporar todas las lamentables señales que el gobierno actual de Macri ha dado respecto a las políticas de derechos humanos, desmantelando los organismos y todo ese tipo de cosas que nos preocupan, no sabemos exactamente si estos juicios van a proseguir porque si uno le quita el apoyo financiero se caen también. Creo que esa es la política de Macri, quitar el apoyo financiero a todos estos movimientos de derechos humanos y organismos. Y cada vez que nos quitan una conquista, algo que hemos logrado entre todos, es un paso atrás en la política de derechos humanos”.

De todos modos, este 24 de marzo los organismos estarán en las calles de todo el país dando 1, 2, 3, 40 pasos hacia delante, como siempre.


DESCARGAR

1 comentarios:

  1. Están calcando la actitud del gobierno narco politico de Horacio Cartes en el Paraguay.Con la diferencia que allá hubo sólo tres o cuatro juicios contra genocidas.Y ya casi ninguno sigue preso.La mayoría de los viejos torturadores ocupan puestos en la justicia y sus hijos y familiares las fiscalías.En paraguay,se dejó sólo al Director de la Dirección de Reparación y Memoria Histórica,porque al ser reconocido por las NN.UU, no lo pueden echar,pero no le dan presupuesto y se han caido los cuatro contratos de colaboradores imprescindibles. Mi caso es distinto,porque soy ad honorem. Le han sacado inclusive las lineas bajas o fijas de teléfono,la camioneta adscripta,etc..Aqui, parece que van por el mismo camino,pero las posibilidades son diferentes porque hay organizaciones fuertes.

    ResponderEliminar