21 sept. 2017


El Secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación respondió a la pregunta que le hizo La Retaguardia y que circula en el país y en el mundo ¿Dónde está Santiago Maldonado? En la entrevista con Fernando Tebele para el programa radial La Retaguardia, Avruj estaba, al momento de la charla, recién llegado desde Formosa. Allí se entrevistó con el gobernador Gildo Insfrán, al que le agradeció "toda la libertad para poder desplazarme". También visitó en la cárcel al referente wichí Agustín Santillán, pero no se animó a calificarlo como preso político, aunque dijo que lo vio abatido y angustiado. Avruj aclaró por qué no visitaría a Facundo Jones Huala, otro preso político de pueblos originarios, e intentó desacreditar el testimonio de Matías Santana, de valor central en la causa por la desaparición de Santiago Maldonado, al mismo tiempo que dijo que había que dejar actuar a la justicia. (Por La Retaguardia)

Foto: DyN

- Fernando Tebele: ¿En qué consistió su viaje a Formosa y por qué en este momento?

-Claudio Avruj: Nosotros tenemos un pedido muy expreso del Presidente de la Nación, el ingeniero Macri, de llevar adelante una política de derechos humanos federal, al igual que los otros Ministerios de su incumbencia. Es decir, trabajar codo a codo con todas las provincias y desplegar todos los programas que tenemos. Hoy tocaba Formosa y se lo hicimos saber al Gobernador (Gildo) Insfrán. Le tengo que agradecer la gentileza que tuvo para conmigo de recibirme en su despacho y darme toda la libertad para poder desplazarme y hacer mis tareas. Cada uno tiene su incumbencia, él como Gobernador y yo como Secretario de Derechos Humanos, que es velar por el respeto y el despliegue de los derechos humanos en todo el país.

-FT: Tuvo suerte, Avruj. En la visita que hicimos con La Retaguardia a Formosa fuimos perseguidos constantemente por la policía de Insfrán y la pasamos muy mal.

-CA: Sí, yo sé que estas cosas suceden. Sabemos también que ha ocurrido tras nuestra visita al Lote 67. Personal de la policía llegó hasta allá para preguntar qué habíamos hecho, qué habíamos preguntado y qué habíamos dicho. Son parte de las denuncias que nosotros tenemos y queremos trabajar. Son parte del informe que le haremos llegar al gobernador después de este viaje.

-FT: ¿Hablaron con Insfrán sobre Santillán?

-CA: Le comenté que iba a ir a visitarlo. Él tiene su posición. No discutimos sobre la causa. No me pareció pertinente que desde el Poder Ejecutivo provincial y el Poder Ejecutivo nacional entremos a analizar la causa. Lo que le dije al gobernador fue lo mismo que le planteé al juez de Las Lomitas (Marcelo López Picabea): que aspiraba a una justicia independiente donde no haya intromisión política de ningún tipo en el proceso que se está llevando a cabo contra Santillán.

-FT: ¿Cómo lo vio a Agustín Santillán?

-CA: Tuve la oportunidad de estar con él. Vimos un hombre abatido y angustiado. Más allá de lo que implica esa situación de encierro para los detenidos, al fin está también la certeza que él tiene de su inocencia y de que es víctima de una persecución. Junto con esta tristeza, nos refirió a los temas de salud por la falta de atención médica correspondiente. Fue muy concreto. Nos comentó cómo fue lastimado en el día de la detención por los golpes que recibió y que no recibió atención. Fue curado por la familia en sus visitas. Antes de ser trasladado a Las Lomitas contrajo unos hongos muy fuertes. Nos mostró los brazos y las cicatrices son muy visibles. También fueron curadas por medicamentos que le trajo la familia y no por asistencia médica. Lo mismo planteó cuando tiene fiebre o problemas de pulmón, el médico no asiste. Nos planteó el problema de la falta de abrigo y cuidado en su celda. Él no sabía que yo viajaba, pero justo la semana pasada su celda fue pintada, limpiada, arreglaron el baño y el ventilador. Le faltaba abrigo para las noches. También nos habló de una situación de aislamiento. No le permiten conversar ni interactuar con el resto de los reclusos. Está todo el día en soledad si bien no está recluido. Todo eso se lo transmití al juez (Marcelo López Picabea) en una conversación muy respetuosa. Me dijo que iba a tomar cartas en el asunto e iba a darme las respuestas a mí y a Agustín. Creo que hay que velar por los derechos y la salud de todos los detenidos. En este caso, desde la Secretaría, estamos acompañando la causa de Agustín desde el primer momento.

-FT: ¿Santillán es un preso político?

-CA: La verdad no lo puedo determinar. Quiero ser muy respetuoso. Uno sabe los antecedentes y conoce toda la historia de persecución que hay detrás. Uno sabe que hubo 28 causas contra Santillán, de las cuales 27 fueron declaradas faltos de mérito y archivadas. Llama la atención o da a pensar que hay una intencionalidad. Yo no quiero abrir juicios de valor categóricos. Nosotros estamos trabajando. Nuestros abogados de la Secretaría de Derechos Humanos y del INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas) están acompañando. Se lo planteamos clarito al juez. En un momento, el juez nos dice que él sabe que sus fallos contentan a unos y producen enojo en otros. Yo le planteé que esa no es la discusión. La discusión es que el fallo siempre sea justo.

-FT: Igual uno puede entender en su visita a Santillán como secretario de derechos humanos que lo considera un preso político. ¿Usted visitaría a Facundo Jones Huala?

-CA: No. Son situaciones completamente distintas. Hay que poner en claro la situación de Jonas Huala (SIC)  y el RAM. No tienen nada que ver ni con el reclamo de todas las comunidades indígenas en el país ni con el reclamo mapuche. Jonas Huala (SIC) representa el RAM y el RAM es un grupo a todas luces violento, armado y usurpador de tierras. No representa el accionar de los Qom, los Wichí o Nivaclé, que uno los conoce, son pacíficos y están solicitando la atención del Estado. No es comparable en absoluto.

-FT: Respecto a Santiago Maldonado, el Gobierno ha ido modificando su discurso, desde negar tajantemente que fuera una desaparición forzada a este momento en la que esa es la línea de investigación para la justicia. ¿Se les fue de las manos la situación de Maldonado?

-CA: No, en absoluto. Tampoco hay una determinación de la justicia en esa dirección. Esto habría que aclararlo. La caratulación como desaparición forzada es un tecnicismo legal que permite una investigación distinta a la búsqueda de una persona. El Gobierno ha ido insistiendo desde el primer día con muchísima preocupación y ocupación en el tema de la desaparición de Santiago Maldonado. Nuestro deseo y nuestro afán es encontrarlo pronto, bien y saber la verdad. Siempre, desde el primer día, todos los que hemos hablado hemos dicho que todas las hipótesis estaban abiertas y teníamos que dejar a la Justica trabajar en total independencia y como Gobierno ofrecer todos los recursos y ayuda que tenemos para ser auxiliares como corresponde. Es lo que estuvimos haciendo hasta el día de hoy y vamos a seguir haciendo.

-FT: Bueno, pero han pasado de la defensa cerrada de Gendarmería a suponer que puede haber implicados aunque sea individuales de Gendarmería…

-CA: No. En esto creo que tenemos que tener todos una conducta responsable. Primero lo que se quiso y se quiere es no sindicar instituciones generalizando y tomar definiciones jurídicas cuando la investigación ni siquiera había comenzado. Además, todos nuestros dichos y fundamentalmente los de la Ministra (Patricia Bullrich), que fue la primera que habló, se basaron en los comunicados oficiales tanto de la fiscal como del juez. Aquellos primeros días del 3 y 4 de agosto, dijeron que no había ningún indicio ni ninguna base como para poder acusar (a Gendarmería). Hay que resaltar que aquellos testimonios que surgen de algunos gendarmes, que son aquellos 6 o 7 que llegaron hasta la orilla del río, es toda investigación que fue entregada justamente por el Gobierno a medida que fue avanzando el trabajo de las investigaciones sumariales y administrativas de la Gendarmería o mismo de la violencia institucional a cargo del licenciado (Daniel) Barberis. En ese sentido, no es un cambio de posición sino una evolución a medida que van avanzando los días. Así tienen que trabajar las instituciones. No hay que enloquecernos y tomar juicios de valor antes que la investigación se realice.

-FT: Seguramente habrá accedido a través de los medios de comunicación, al testimonio de Matías Santana es un mapuche que dice haber visto, primero con sus propios ojos y después a través de binoculares, cómo Gendarmería golpeaba a Maldonado y lo subía a una camioneta. ¿Por qué desde el Gobierno no se le da la misma importancia a esa declaración que a la declaración de los gendarmes?

-CA: A ver... le damos toda la importancia. El que tiene que determinar el valor de las declaraciones es el juez. Lo que nosotros sí decimos, y en función de la información que fue suministrada por el juez a la opinión pública, son las contradicciones mismas de Santana. Primero, en saber quién era Santana y su historial en cuanto a procesamientos que tiene y su rol dentro del RAM. Por otro lado, el binocular que planteó y a los pocos minutos diciendo que ese binocular se perdió. Después, la constatación de que su declaración primero a través de la PROCUVIN y la segunda, ante el juez, son contradictorias. Esto surge de la misma causa. Nosotros nos hacemos ningún juicio de valor. No han escuchado jamás de mí decir 'este gendarme dijo esto o lo otro'. Esto es lo que va surgiendo en la opinión pública del juez. En lo que sí tenemos que ser muy firmes, como dice el Presidente, en que no puede ser libre y gratuito mentirle al juez. No puede ser que se le mienta para distraer, para ensuciar y para manosear la causa: Un testimonio contradictorio como este de una semana a otra, este informe de la Policía Federal inventado de la PROCUVIN, que la PROCUVIN dé como testimonios válidos aquellos testimonios de personas encapuchadas que no se identifican… Estas cosas no pueden suceder.

-FT: ¿Usted dice que Santana le mintió al juez?

-CA: Lo que surge de lo que dice el juez es que hay contradicciones. Hay que terminar de valorar y cuando termine la investigación dirá si lo que dijo Santana sirvió como elemento de prueba o fue descartado.

-FT: Bueno, pero entonces está valorando esa declaración de una manera negativa...

-CA: Yo digo que hay contradicciones clarísimas, pero el que tiene que valorarlo es el juez.

-FT: ¿Usted cree que vamos a saber algún día lo que sucedió con Santiago Maldonado?

-CA: Yo soy siempre una persona esperanzada. Creo que algún día sabremos y tendremos justicia en las grandes causas que hay en la Argentina; en la causa AMIA, en la causa Embajada, en la causa Nisman. Sabiendo que tenemos una Justicia que tiene como sistema muchas falencias en la Argentina, tenemos que fortalecerla, tenemos que ayudarla a que sea independiente, tenemos que descontaminarla en todo sentido y dejarla actuar. Yo en ese sentido soy esperanzado. Vamos a saber la verdad. Es necesario para que sigamos creciendo como sociedad tener la verdad como valor supremo que guíe a nuestras familias.

-FT: Ha habido reclamos de todo tipo y se ha instalado no solo en el país y también en el mundo la pregunta ¿Dónde está Santiago Maldonado? Si yo le hago esa pregunta, usted qué responde: ¿Dónde está Santiago Maldonado?

-CA: Es la pregunta que también nos hacemos y por eso estamos colaborando en la investigación. Queremos saber dónde está y queremos saber qué pasó. Sabemos quiénes intervinieron para que hoy no esté. Queremos trabajar tranquilos, entregando toda la colaboración, sin apresurarnos en hacer juicios definitivos. Este es el afán. Hoy es una situación trágica para la Argentina. Es muy triste. No tengo la respuesta de dónde está, pero sí tengo la respuesta para decirles que desde la Secretaría de Derechos Humanos y de distintos organismos de la Nación estamos colaborando cada vez que el juez lo solicita para llegar a saber la verdad en esto que tanto nos entristece a todos los argentinos.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario