3 sept. 2017


El referente wichí de Ingeniero Juárez, preso desde el 13 de abril, fue procesado nuevamente por el juez Marcelo López Picabea. El magistrado hizo todo al revés, pero así son las cosas en el mundo del revés que es Formosa. Santillán ahora al menos está preso con una imputación por robo calificado por uso de armas de fuego, que será apelada nuevamente ante la Cámara. (Por Fernando Tebele para La Retaguardia)

El 2 de agosto publicamos una nota con el título "Agustín Santillán, más cerca de quedar en libertad". En ella dábamos cuenta de que la Cámara de apelaciones de Formosa había anulado el último procesamiento que le quedaba vigente. Eso implicaría en cualquier lugar con ciertas formalidades jurídicas que el juez, al recibir nuevamente el expediente y con un pedido de pronto despacho presentado por el abogado Daniel Cabrera, concediera la tan esperada libertad, ante la ausencia de procesamientos. Pero optamos por la cautela, entonces en lugar de titular "Agustín Santillán quedaría en libertad" decidimos transmitir cierta cercanía con , alguna chance de probabilidad más cercana. Es Formosa, dijimos. Pero no se nos ocurrió pensar que el juez redoblaría la apuesta.
Al momento de la presentación del pedido de excarcelación, López Picabea estaba de vacaciones. Fue subrogado por el juez Francisco Orella, un viejo lobo de las artes de la supervivencia en la justicia del que hablaremos en alguna próxima nota. Orella recibió a la delegación de organismos de derechos humanos que viajó especialmente para mostrar preocupación por la, ya en aquel momento, larga detención de Agustín Santillán. Cuando López Picabea retomó sus funciones, denegó la excarcelación de Santillán, por lo que el referente wichí de Ingeniero Juárez quedó preso aunque no tuviera un procesamiento firme o con prisión preventiva. No importa, la cuestión es tenerlo preso, más allá de cualquier circunstancia, parece ser la consigna del gobierno de Gildo Insfrán. Luego de la denegación de la libertad, el juez recaratuló la causa. En realidad debió haber sido al revés: primero el procesamiento, luego la prisión preventiva; pero fue al revés. Bienvenidos a Formosa.
Ahora Santillán y Víctor Hugo Delgado fueron procesados por "Robo calificado por el uso de arma de fuego". En la misma causa el juez le dictó la falta de mérito a Gabriela Torres, la esposa de Santillán; o sea que no fue procesada, pero López Picabea se dejó la puerta abierta para procesarla en otro momento al no sobreseerla, solo le dictó la falta de mérito.
Ahora deberá volver a resolver la Cámara de Apelaciones. Habrá que ver si les convence el robo a mano armada o revoca los procesamientos, como ya hizo en todas las causas hasta aquí. En ese ida y vuelta de expedientes, abogados y jueces, Santillán y Delgado siguen presos. De la misma redada también permanece encarcelado Roberto Frías. El poder continúa con su intento de disciplinar a los wichí. El mensaje es más claro: lo que hizo Santillán, difundir, denunciar, exigir, es lo que Insfrán no quiere que se haga. Allí están los costos.

0 comentarios:

Publicar un comentario