26 feb. 2018



Lo dijo la médica generalista Viviana Mazur en el marco del análisis de la maduración del debate por el derecho al aborto y de las prácticas de interrupción legal del embarazo en la Ciudad de Buenos Aires. Mazur también es referente de la Comisión de Salud Sexual y Reproductiva de la Asociación Metropolitana de Equipos de Salud y de la Federación Argentina de Medicina General, forma parte del equipo de salud sexual del CESAC 7 y coordina el Postitulo de Especialización Docente en Educación Sexual Integral en el Joaquín V. González, del que también habló en el programa radial La Retaguardia, en diálogo con Fernando Tebele.  (Por La Retaguardia)

Foto: Agustina Salinas


En el momento quizá menos esperable, teniendo en cuenta que un gobierno de derecha está en el poder, el proyecto para convertir ley el Aborto Seguro, Legal y Gratuito, ingresará el lunes 6 de marzo al parlamento y tiene chances de ser tratado en el recinto dos días después, ni más ni menos que el #8M. El diálogo con Mazur se dio antes de que se supiera esto. Sin embargo, la médica ya dejaba ver algo de expectativa. "Tengo un optimismo importante en relación al aborto. A pesar del silencio que siempre rodeó al tema desde distintas situaciones, como las consecuencias que trae la práctica ilegal y clandestina, la posibilidad del derecho de las mujeres a la interrupción voluntaria del embarazo en el marco de nuestro país, que permite la interrupción legal en muchas circunstancias, tengo la sensación de que ha llegado un punto como si se hubiera roto un dique. Las aguas, particularmente simbolizadas en el pañuelo verde, han invadido los medios de comunicación más oficiales", celebró Mazur. "Entre eso, la imagen de los miles de jóvenes que estaban en el Congreso con sus pañuelos verdes, la sensación es que estamos realmente en otro momento que permite un análisis distinto, desde lo que implica el aborto para la salud de las mujeres. De alguna manera todas las personas han transitado alguna situación en su cuerpo o cercana. Han acompañado más allá incluso de sus valores morales. Me canso de escuchar mujeres que dicen 'yo jamás pensé que haría esto', 'yo siempre estuve en contra', 'nunca pensé que me podía pasar'. Pero cuando les toca en su vida, en su momento concreto, en su situación de riesgo para la salud o de situación social o familiar que viven, no tienen otra forma de decidir más que la interrupción del embarazo", explicó. "Se encuentran ahí con esos prejuicios, conceptos que tuvieron en otro momento y que jamás pensaron que iban a modificar a partir de su propia experiencia. Lo mismo pasa con los profesionales. Algunos dicen hoy en día 'jamás pensé que iba a poder acompañar a una mujer en esta situación'. Eso me llena de expectativas, porque cuando una mira ese proceso vinculado a los equipos de salud, hace treinta años era una situación sumamente aislada que un profesional pudiera acompañar a una mujer en una interrupción de embarazo. Hoy esto está en discusión, está instalado el conocimiento de que los equipos de salud tienen entre otros roles la misión de acompañar a esas mujeres para garantizar su salud", definió Mazur y siguió: "son profesionales que en otro momento no hubieran formado parte de ningún proceso de ese tipo. Hoy no hay ninguna institución en la Ciudad de Buenos Aires que se considere a sí misma objetora de conciencia. Todas las instituciones de salud, hospitales generales y pediátricos y el 90% de los centros de salud están dando acceso a la interrupción legal de embarazo en el marco de lo que se permite a los equipos de salud. Ese proceso es heterogéneo, dispar, hay equipos que son más abiertos y accesibles, pero fue dándose de una manera increíble y año tras año se aumentaron las cifras de manera considerable del acceso que se da a la interrupción legal de embarazo en el sistema público de salud", destacó. Según Mazur, "el Estado provee la medicación, como el Misoprostol, para garantizar las prácticas; se capacitan los equipos para realizar las prácticas con una calidad adecuada y con una idea de mejora permanente. Incluso lo que nosotros tenemos como un precepto en atención primaria, que el 80% de los problemas de salud deben resolverse en los centros de salud y sólo un 20% necesita la intervención del hospital, lo repetimos hace años pero nunca lo vemos en la realidad, y en el tema de interrupción voluntaria del embarazo sí sucede en la Ciudad. El 80% de las situaciones son resueltas en el primer nivel de atención, en los centros de salud, y sólo un 20% requiere la intervención del hospital", explicó como un gran avance.

La situación de abortos clandestinos hoy

"En la medida en que el aborto no sea realmente legal y no requiera la aprobación de un profesional de la salud para ser considerado legal desde una perspectiva de causal salud, como decimos nosotros, va a seguir habiendo abortos clandestinos. De todas maneras, también se ha mejorado en ese sentido el acceso a la información. Principalmente de la mano de las organizaciones de mujeres, del socorrismo, que permitió que muchas más mujeres conozcan cómo hacer una interrupción de embarazo con el menor riesgo posible", contó. "Por lo tanto, también las prácticas que no se hacen en el sistema de salud, gran parte de ellas son acompañadas por lo menos por las organizaciones de mujeres en la información y el acompañamiento y la detección de situaciones de riesgo. Fue el movimiento feminista el que presionó al Estado para que dé respuesta y el que fue formando, cuando hace diez años la línea Más información, menos riesgo, de Lesbianas y Feministas por la Descrimininalización del Aborto junto con la Asociación de Medicina General dieron la primera capacitación sobre el uso de Misoprostol, se fundó una alianza muy interesante en la medida en que el movimiento de mujeres fue formando y empujando a los equipos de salud para que den respuesta a las necesidades de las mujeres", explicó sobre el ida y vuelta formativo entre profesionales y militantes.
"Desde mi perspectiva sueño, al menos, con que estamos muy cerca de la posibilidad de cambiar el marco jurídico. Es llamativo y sería disonante con todo el resto de lo que ocurre en nuestro país, donde encontramos un gran retroceso en relación a los derechos económicos, civiles, sociales. Tengo una sensación importante de que se ha dado un paso del que no sé si hay retorno. Está en un montón de gente que dice 'no estoy de acuerdo, no me haría un aborto, pero acuerdo con que cada mujer tiene derecho a decidir'. No sé si es idealismo o una evaluación más material de la realidad pero creo que tenemos las mejores condiciones de nuestra historia para hacerlo", sentenció. Ahora, con las noticias frescas, puede ser que fuera idealismo, pero su lectura de la realidad también resulta acertada.

Educación sexual para educadores

En pocos días se abre la inscripción para la Especialización Docente de nivel superior en Educación Sexual Integral. Mazur es la coordinadora de este espacio que crece cada año y se dicta de manera gratuita en el Profesorado Joaquín V. González. "El postítulo que hacemos es un espacio sumamente interesante porque tanto este tema como todos los temas vinculados a la sexualidad, a la posibilidad de que las personas puedan disfrutar, gozar de sus cuerpos, de que el aprendizaje y la enseñanza sean un proceso en el cual esté incluido ese derecho, y de que los y las docentes estén capacitados para dar herramientas y acompañar los procesos. Eso permite evitar el sufrimiento que habitualmente el sistema educativo produce sobre las personas que desafían algunos de los mandatos de género, o de orientación sexual. Se trata de un espacio muy interesante en este sentido, este año cumplimos diez años, han pasado cientos y cientos de docentes y profesionales de la salud y sabemos cómo el pasaje por el postítulo cambia sus prácticas, sus posicionamientos frente a cuestiones importantes de la vida", destacó. "Invitamos a que se sumen, la inscripción empieza el 5 de marzo, recibimos cientos de consultas por día y eso nos pone muy contentos. Sumamos a todas aquellas personas que sean docentes o trabajen en equipos de salud vinculados a la educación sexual integral a que se inscriban en el Joaquín V. González a partir del 5 de marzo", invitó. El mail para recibir información es [email protected]

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario