20 may. 2014

La ficha de Vara, apresado en Paraguay
  (Foto: bahialegal.com.ar)
(Por La Retaguardia) El ex capellán militar Aldo Vara estaba prófugo y fue detenido en Paraguay. Mientras se espera su extradición, la justicia allanó el Arzobispado bahiense ante la presunción de que Vara era protegido desde allí. En tanto, Vicente Massot, director del diario La Nueva Provincia, está complicado en la investigación por las desapariciones de los obreros gráficos Heinrichs y Loyola. Sobre estos temas, dialogamos con Gabriel Cena de FM de La Calle, quien adelantó el inicio de un juicio contra integrantes de la Marina luego de la feria judicial de invierno.

En setiembre de 2012, el Tribunal Oral Federal subrogante daba a conocer su sentencia en la causa por crímenes de lesa humanidad cometidos en Bahía Blanca. En el veredicto, no sólo se condenaba a diecisiete represores (catorce de ellos a perpetua), sino que además se le pedía al tribunal de primera instancia y a la fiscalía impulsar investigaciones acerca del rol de la Iglesia, en particular del capellán militar del Ejército Aldo Vara, y del diario local La Nueva Provincia y su director Vicente Massot, durante los años de Terrorismo de Estado.
A menos de dos años de la sentencia, dialogamos con Gabriel Cena de la radio comunitaria FM de La Calle, sobre los avances judiciales tras este pedido del tribunal.
Las principales novedades al respecto se dieron en los últimos meses: primero con la citación a declaración indagatoria de Vicente Massot y luego con la detención de Vara que se encontraba prófugo en Paraguay.

La pata eclesiástica

A raíz de la detención de Aldo Vara en Paraguay, el viernes 9 de mayo se realizó un allanamiento en la sede del Arzobispado en Bahía Blanca, sospechado de proteger a Vara. “La Iglesia tiene una especie de caja en la que los curas realizan un aporte durante toda su actividad y cuando están en su retiro lo cobran como jubilación. Lo que surge de la información y los testimonios en este último tiempo es que Vara lo venía cobrando desde hacía muchísimo tiempo y en eso tenía responsabilidad el Arzobispado de Bahía Blanca más allá de dónde estuviera Vara. Recordemos que Vara aparece muy visible ya en los Juicios por la Verdad, que llevó adelante Hugo Omar Cañón a fines de los '90, principios del 2000-2001, y donde Vara incluso queda complicado, aparece muy visible su rol de entonces y sobre todo en un presente también muy complicado para las comunidades religiosas donde lo sufrían. Yo era muy joven, pero recuerdo que ya habíamos hecho la cobertura de esos juicios y recordaba los testimonios de la comunidad del barrio donde estaba, y lo malo que era Vara con los pibes que jugaban a la pelota en la cuadra de la iglesia. Era un tipo complicado por donde lo miraras. Él de ahí se va a Mendoza y le perdemos el rastro hasta que aparece entre Brasil y Paraguay, que es donde finalmente se lo detiene. Sin embargo, durante todos estos años, estamos hablando de fines de 2000 hasta el día de hoy, siguió cobrando esa jubilación”, contó Gabriel Cena de Fm de La Calle a Oral y Público.
De la documentación con la que cuenta la justicia, surge que Vara tenía un apoderado que se encargaba de cobrarle la jubilación. Se trata de un empresario muy conocido de Bahía Blanca: “no es que lo conoce a Vara desde hace dos días, sino que ya en 1979 había algunos negocios inmobiliarios que los unía, estamos hablando de Leopoldo Bochile, que es quien cobraba esta jubilación en el Arzobispado y hacía una transferencia en este caso a Paraguay. Pero la jubilación estaba a nombre de Vara. Oficialmente desde el Arzobispado han respondido que ellos no sabían que Vara estaba prófugo. Veremos si avanza la investigación y se imputan responsabilidades no sólo al Arzobispo sino también a quienes administrativamente tenían responsabilidad en eso, esto es tremendamente grave por el rol que tenía Vara al ser un prófugo de la justicia”, explicó Cena.
Aldo Vara fue capellán auxiliar en el Comando Quinto del Ejército de Bahía Blanca y actuó entre 1971 y 1979. Durante la época del terrorismo de Estado, era una persona muy conocida en la localidad bonaerense: “era un hombre muy visible –agregó Cena–, que jugaba discursivamente un rol muy importante, como lo tuvo en los setenta cuando se lo vio en (el centro clandestino de detención de Neuquén) La Escuelita y en las dependencias militares hablando con las víctimas y con los familiares de las víctimas, no era alguien que estaba refugiado en la parroquia. Si tuviera que sintetizar su rol en aquel momento diría que era un doble agente, llevaba y traía. Más que contener religiosamente a quienes estaban en una situación de detención ilegal, que obviamente le pasaban información para que llevara a sus familiares, él le daba esa información a los militares, era usar su rol religioso casi como un interrogatorio y eso servía para los planes de la dictadura. El caso paradigmático es el de unos chicos de la Escuela Técnica, que eran pibes de entre 16 y 18 años, torturados, pasados por un centro clandestino, y la desesperación de encontrar un tipo que no tenía ropa verde, militar, para llevarle información a sus familias y él jugando un doble rol de agente... esto del bueno y el malo que es un clásico también del plan sistemático que utilizó la dictadura, y después obviamente esa persona usaba esa información con otro fin”.

La pata civil (y comunicacional)


Massot cada vez más preocupado
El otro pedido de investigación realizado por el tribunal oral federal subrogante en 2012 estaba dirigido al diario La Nueva Provincia y su director, Vicente Massot. Desde aquel momento, el periodista pasó dos veces por los tribunales a declarar, y su situación se va complicando.
Está señalado por el rol que tuvo su medio durante los años del golpe de Estado, y también por las torturas y muerte de Enrique Heinrich y Miguel Angel Loyola, dos obreros gráficos y delegados del diario.
Al respecto, Gabriel Cena señaló: “estamos a la espera de las definiciones de Álvaro Coleffi, que es el juez al que le ha tocado esta causa después de varios vericuetos ya que nadie en el fondo quería tomar la decisión judicial de llevar a indagatoria a Massot, pero le tocó a él que es en realidad el secretario del Juzgado Federal, pero está haciendo su rol como juez de primera instancia. Se le tomó declaración a Massot, hubo importantes aportes por parte de la fiscalía de documentación que cada vez lo compromete aún más en su rol orgánico en la empresa en un momento crucial como fue un conflicto gremial donde terminan después desaparecidos y asesinados dos trabajadores gráficos. En este tiempo se ha ido sumando más información, por otro lado, del rol importantísimo que jugó La Nueva Provincia y Massot en particular en los distintos debates que tenía la propia dictadura. Parte de lo que nosotros conocimos de lo que se ha ido aportando como prueba, incluye una especie de correo de Massot entre las distintas fuerzas militares, entre Buenos Aires y Bahía Blanca, y el dato interesante es que hay un video donde la propia anécdota la cuenta el imputado. Con eso se desayunó en la última indagatoria Massot así que en este tiempo que ha pasado, que han sido más de quince días, lo que entendemos es que las partes están sumando más pruebas, que están siendo analizadas por el juez. La última vez que hablamos con el fiscal Miguel Ángel Palazzani, nos comentaba que ellos no descartaban seguir sumando más pruebas, e incluso ampliar la imputación a otros delitos. Por otro lado, no se sabe si Massot va a volver a pasar por otra indagatoria, o sea que la decisión final de si queda imputado, procesado con o sin detención hasta un juicio oral todavía no está, suponemos que va a haber en el medio otro trámite administrativo de esta instancia”.

Otro juicio en Bahía y el rol de los medios comunitarios, alternativos y populares

Gabriel Cena de FM de la Calle adelantó que seguramente después de la feria judicial comenzará un nuevo juicio, en este caso a integrantes de la Marina: “es la fuerza que ha tenido un protagonismo muy importante, y hoy tiene una vigencia muy importante también dentro de la ciudad, no solo como parte del aparato represivo sino como un factor de poder determinante para los sectores concentrados de la economía, de los negocios. Seguramente vayan a juicio oral los primeros imputados después de la feria. Aún no hay fecha definida, pero será un juicio largo, nosotros calculamos que llevará un año y medio por lo menos, casi como el primero en el que se juzgó a los diecisiete represores. Así que tendremos mucho tiempo con este laburo periodístico de llevarle a la comunidad, no solo de Bahía sino en general, lo que vaya sucediendo porque en estos juicios también hay una revisión sobre nuestra propia historia”.
Permanentemente se están conociendo novedades en Bahía Blanca respecto al avance en las investigaciones referidas a los crímenes de lesa humanidad, pero en su gran mayoría se ven reflejadas únicamente en los medios alternativos y comunitarios, como es el caso de FM de La Calle: “por lo menos en lo que es la actividad y nuestro rol militante de la pata periodística de esta lucha por la memoria y la justicia no nos da respiro y nos pone muy contentos que sea así porque las noticias sobre aquellos actores de poder, los civiles como el caso de La Nueva Provincia y en este caso el tema de la Iglesia y sus responsabilidades en la dictadura, es un tema no menor en cualquier lugar y en particular en esta ciudad en la que han tenido un rol protagónico, y para nosotros es muy importante y la ciudad lo vive de distintas maneras, por supuesto que puede haber un poco de temor respecto de cómo se viven estos procesos, no es fácil ir contra esos actores de poder que son permanentes, que están activos, que tienen obviamente muchísima incidencia sobre el presente y el futuro. Entonces en este escenario estamos con mucha expectativa de lo que va a suceder o lo que tendría que suceder en los próximos días en los casos de Vara y Massot”, afirmó Cena.
El integrante de FM de La Calle también hizo referencia a la disolución del Instituto Espacio para la Memoria, confirmada el miércoles 14 de mayo con la aprobación por parte de la Cámara de Diputados del traspaso de los sitios de memoria del ámbito de la Ciudad de Buenos Aires al de Nación: “en los juicios por delitos de lesa humanidad están los que se llaman testigos de concepto, y muchos integrantes del IEM pasaron por la primera etapa del juicio bajo este rol, y es muy importante la elaboración que ha hecho el IEM, el estudio sobre ese proceso histórico de nuestro país para entender y para pensar el rol de las fuerzas represivas en esta etapa. En eso el IEM fue determinante. A mí me tocó cubrir el juicio y la verdad que el laburo que está materializado en los libros, en las producciones teóricas del IEM ha sido muy importantes. Desde FM en la Calle hemos sacado a José Schulman de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, y él se refería a lo que significa no digo la desaparición porque seguramente esa experiencia y esa militancia se va a ver volcada en otro lugar, pero es una locura lo que ha pasado en estos días”.
Tal como sucedió con la disolución del IEM, el traspaso de los sitios de memoria, como en los juicios de lesa humanidad en todo el país, y el avance en las investigaciones contra Aldo Vara y Vicente Massot, los medios alternativos y comunitarios somos quienes sostenemos la tarea comunicacional en estos temas, con la misión de profundizar lo que unos pocos medios tradicionales muestran. Cabe preguntarse: si los derechos humanos, los juicios por crímenes de lesa humanidad son una política de Estado, ¿por qué no se ven reflejados en los medios tradicionales? Quizá la respuesta sea que de política de Estado, pasó a ser política partidaria, por lo tanto solo lo reflejan los medios que están a favor. O los que estamos por la causa, muchos más allá de los partidos.

0 comentarios:

Publicar un comentario