3 ene. 2016

En una nueva charla con el psicólogo Jorge Garaventa hablamos del acuerdo político entre el macrismo y algunas comunidades originarias; de los medios de comunicación y la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, y hasta de su querido San Lorenzo, que alcanzó el sueño de volver a construir su estadio en Boedo, un hecho que lo emociona pero también le genera algunas contradicciones. (Por La Retaguardia)


Medios

Jorge Garaventa siempre se ha preocupado por buscar maneras alternativas de comunicación; en los revueltos años del prekirchnerismo impulsó grupos de correos donde miles de personas debatían por temáticas. Actualmente, sus opiniones sobre diversos temas son seguidas a través de las redes sociales y de unos pocos medios alternativos que lo convocamos cada tanto, sin duda menos de lo que merece.
En esta extensa charla con Fernando Tebele durante el programa radial La Retaguardia, abordamos varias temáticas. Una fue la de los medios de comunicación, a partir del disparador que implicó la intervención por parte del gobierno de Mauricio Macri de la AFSCA (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual) y la AFTIC (Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones).
En este sentido, le consultamos a Garaventa qué cree que va a pasar con los medios de comunicación. El psicólogo prefirió empezar por una reflexión sobre la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual: “fue ideada para algo que en realidad no tiene nada que ver con el control, que es lo que me parece que se va a intentar hacer ahora; estoy hablando del espíritu de la ley que me parece que cuando se empezó a trabajar en su diseño se buscó de alguna manera horizontalizar las posibilidades de acceso a los medios de comunicación; a mí me parece que la gestión de (Martín) Sabbatella no ha sido nada feliz, lo cual no justifica bajo ningún concepto este tipo de intervenciones de facto absolutamente innecesarias ya que la misma ley contempla mecanismos de remoción que son los que habría que haber puesto en marcha en todo caso”.
En relación a este intento de remover a Sabbatella de su cargo como titular de la AFSCA, Garaventa recordó: “estuve chequeando y en realidad todos los gobiernos democráticos, desde (Raúl) Alfonsín hasta hoy, han removido o presionado a funcionarios que en realidad por cuestiones legales deberían trascender la asunción y el vencimiento de cargos, entonces me parece que hay que empezar a pensar si estamos dispuestos o no a respetar esto, porque casi todos los gobiernos han removido jueces de la Corte, procuradores y presidentes de Banco Central y otros organismos”.
Volviendo al tema de la ley de medios, el psicólogo afirmó que el tema más serio es quiénes se han beneficiado con esta norma y quiénes no: “quienes participaron activamente en la lucha por una ley de medios y por derogar las leyes de la dictadura finalmente creo que, salvo excepciones, no se han visto beneficiados por la nueva ley, y no solo por las trabas que puso la Corte y distintos estamentos judiciales, sino porque en realidad me parece que no hubo voluntad política de aplicarla en la medida en que era necesaria. Esto significaba el acceso a los medios de comunicación de todos los sectores, me parece que finalmente lo poco que se pudo aplicar de la ley terminó siendo una pelea casi unidireccional con el multimedios Clarín, que era necesario darla pero no en exclusiva. Después creo que lo que se viene es una cuestión de control, que difícilmente se pueda pensar que va a haber una apertura”. “Además porque este gobierno –continuó Garaventa– está de alguna manera demostrando que en las temáticas que no le interesan puede ser generoso y dar secretarías como la Dirección Nacional de la Mujer (cuya presidenta, Fabiana Tuñez, es militante feminista), me parece que en otros temas donde piensa incidir y controlar tiene una cuestión de apropiación absoluta, sea por medios legales o no, de esos espacios”.

Pueblos y representaciones

La charla con Jorge Garaventa se originó en un intercambio en las redes sociales a partir de una nota que La Retaguardia publicó con la mapuce Relmu Ñamku, en la que hablaba sobre las reuniones que vienen manteniendo junto a Félix Díaz y otros referentes originarios con Mauricio Macri y funcionarios del flamante gobierno nacional.
“Yo he apoyado irrestrictamente toda la lucha que viene encabezando Félix Díaz desde hace mucho tiempo, y hago una crítica bastante cerrada y no negociable acerca de la actitud que el gobierno saliente y sobre todo el gobierno provincial (Formosa) ha tenido con la comunidad qom que de alguna manera lidera Félix. Esto me parece que tiene que quedar en claro. Lo que yo planteo es que a mí me parece que, nos guste o no, hay una diferencia muy grande entre la aceptación que hace Fabiana Tuñez cuando se le ofrece la Dirección Nacional de la Mujer, porque en realidad lo primero que hace es consultar con todo el colectivo de mujeres y consensuar de alguna manera la aceptación, me parece que ella llega a la Dirección con un respaldo muy importante y homogéneo, en cambio lo que planteo es que me parece que Félix al no representar a la totalidad del colectivo de los pueblos originarios creo que entra con una situación de debilidad y riesgo”, afirmó Garaventa.
En este sentido, aclaró que no cuestiona el diálogo sino la posible aceptación de un cargo: “creo que hay una especie de ingenuidad política al suponer que si vos entrás debilitado y representando solo un sector de la comunidad podés llegar a tener éxito en la gestión. Por otro lado, creo que justamente los dueños de este gobierno, que son los que han designado a Macri de alguna manera, son por otro lado los enemigos históricos de las comunidades originarias, son quienes pretenden explotar sus tierras, quienes los han desalojado, desde ahí es que yo planteo mi disconformidad con esta aceptación; además es muy difícil pensar que este gobierno puede llegar a tener buenas políticas para los sectores más desprotegidos, pero por ahí esto ya es más opinable”.

-Fernando Tebele: El hecho de las representaciones en las comunidades originarias es un tema difícil de resolver, ya que no cuentan con representaciones nacionales. Incluso ha habido comunidades que se sintieron atraídas por el kirchnerismo y que han ido a numerosos actos en la Casa Rosada y tampoco representaban a la totalidad, pero no por eso no representaban a nadie.

-Jorge Garaventa: Creo que las divisiones que existen entre las distintas organizaciones de los pueblos originarios no es en lo más mínimo responsabilidad de Félix Díaz, creo que lamentablemente, como ocurrió con otros sectores, valga la redundancia, se sectorizó para gobernarlos. Coincido absolutamente en que no digo que no representaban a nadie, pero que la representación de quienes estuvieron trabajando hasta ahora en el INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas) era escasa e irrelevante al conjunto, de eso no tengo ninguna duda; a mí me parecía que tal vez la tarea previa y a lo mejor es lo que están haciendo y estoy prejuzgando, pero me parecía que la tarea previa es intentar acordar absolutamente primero entre todos los sectores y tal vez después sí con una posición un poco más firme ir y en una de esas aceptar con condiciones y con un programa de ejecución la secretaría o el cargo que sea, pero me parecía como que se está encarando esa situación sin primero intentar restaurar las heridas... y si hay algo que sabemos es que Félix no es macrista, que no es reaccionario, que ha perdido familiares en la lucha, que le ha costado muchísima vida propia, que en algún momento por un poco por desilusión y en pos de la unidad de la comunidad estuvo a punto de renunciar y que fue la propia comunidad la que le pidió que continuara. Insisto, creo que está faltando esta tarea previa, y por otro lado quiero aclarar el concepto de ingenuidad política que no es lo mismo que ingenuidad. La ingenuidad política tiene que ver con esta cuestión de que se te escapan variables o que no estás poniendo todas las variables sobre la mesa.
Intercambiando con un amigo periodista me decía una cosa que creo que es absolutamente atendible, que de cualquier manera la comunidad pueblos originarios no tiene nada que perder, a lo mejor aceptando el cargo puede ser que puedan hacer algo que les permita avanzar en alguna cuestión. Pero, por otro lado, yo me acordaba lo que pasó con Romina Picolotti, (secretaria de Medio Ambiente al comienzo del gobierno de Néstor Kirchner, que venía de ONGs que peleaban contra las papeleras en Gualeguaychu, y que fue luego denunciada y llevada a juicio acusada de juicio oral por "administración fraudulenta"), además de algunas otras experiencias, donde el que entra desde un lugar de lucha a la función pública suele salir bastante rápido y bastante golpeado; esperemos que este no sea el caso, que de cualquier manera me parece que no se ha concretado, está en términos de negociación y a lo mejor cuando hablamos solamente del cargo no se nos tiene que perder de vista la terrible postergación que vienen sufriendo estos sectores. Otra cuestión que creo que hay que poner sobre la mesa es que hay un alto grado de indiferencia social acerca de la problemática de los qom: cada vez que mataban a un joven de la comunidad aparecían dos días los repudios pero nunca hubo una movilización masiva para decir ‘ni uno menos’, por ejemplo. Me parece que ahí también hay que entenderlo como un sector que está peleando en la soledad y que cuando Félix Díaz acampa en la 9 de julio por ahí pasamos y es simpático y hasta progre ir, saludarlo y darle apoyo, pero lo cierto es que tampoco hay una movilización social que permita levantar el dedo y decirle traidor porque va a la Casa Rosada, por eso las críticas que yo hago parten de un apoyo a la lucha, no parten de pararme en la vereda de enfrente, desde un lugar de pseudo progresismo”.

Sangre cuerva

El mismo día que hablamos con Jorge Garanventa se confirmó el acuerdo entre el club San Lorenzo y la cadena de supermercados Carrefour. La firma francesa aceptó el pago de 150 millones de pesos por el 75 % del predio de la Avenida La Plata, por lo que San Lorenzo volverá a tener allí su estadio, al que perdió durante la última dictadura cívico militar.
Resultó entonces inevitable tocar este tema con Garaventa, que al ser consultado sobre el significado que esta noticia tiene para un hincha de San Lorenzo aclaró que hablaría del tema a partir de la emoción pero también de sus contradicciones: “la última vez que fui al Viejo Gasómetro le ganamos 4 a 1 a Argentinos Juniors, habrá sido en la década del '70. En 3 años, como hinchas recibimos esta reivindicación y una Copa Libertadores, esto es bastante más de lo que se puede pedir. Esto lo digo si como hincha me quedara en eso y no pensara un poco más las cosas, porque por otro lado confieso que no me produce ningún placer que esto ocurra en el medio de un momento en el que se está viendo la mafia del fútbol en su expresión más descarnada y que este proceso haya sido justamente liderado por alguien que es un actor principal en esta cuestión que estamos visibilizando sobre la mafia en el fútbol. Me parece que lo bueno de todo esto es que se haya visibilizado de qué manera San Lorenzo perdió su cancha pero no tanto por San Lorenzo sino para que se pudiera ver de qué manera actuaba la mafia de la dictadura, me parece que esto es una cuestión importante. La otra cuestión que se me plantea en este momento es el conflicto de intereses entre nosotros, hinchas de San Lorenzo que logramos una reivindicación histórica y queremos volver a Boedo, y lo que parece que es la opinión de un sector importante del barrio que está preocupado y atemorizado con que se le enchufe de nuevo un estadio de fútbol ahí”.
En este sentido, Garaventa afirmó que será necesario abrir un diálogo en serio con el barrio y sus instituciones para ver si efectivamente existe un apoyo o una oposición, y de qué manera se puede resolver la situación: “tampoco pierdo de vista que una cuestión es el esfuerzo que hizo toda la hinchada y otra es el negocio para algunos. Nosotros festejamos muchísimo la construcción del segundo estadio que tiempo después supimos que era un negocio impresionante de unos pocos”, señaló.
Como cada vez que lo convocamos para hablar de los temas más diversos, es un placer compartir el aire de La Retaguardia con el psicólogo Jorge Garaventa, una persona coherente, fiel a sus opiniones y también a sus propias contradicciones.

1 comentarios:

  1. interesante sobre l ley de medios y los pueblos originarios

    ResponderEliminar